últimas noticias sobre el COVID-19

¿Me atrevo a decir: «Yo soy Vicente»?

por | Nov 22, 2015 | Familia Vicenciana | 0 comentarios

Aunque muchos de los enlaces en esta preciosa carta estén en inglés, merece la pena leerla y entusiasmarse con ella:

silouette-famvin-quote
CARTA A MIS AMIGOS JÓVENES DE LA FAMILIA VICENCIANA

Queridos amigos:

Al igual que la vuestra, mi vida está conformada por Vicente; en un sentido real, por pequeño que sea, yo soy Vicente. Y vosotros también lo sois.

Conocí a algunos de vosotros, por primera vez, en el Encuentro Familiar Vicenciano de EE.UU. y Canadá. Conozco a algunos de vosotros desde hace mucho tiempo. Me he encontrado algunos de vosotros a través de Sor Mary Beth y los Misioneros Laicos Vicencianos de EE.UU. Desde hace ya varias semanas, ha sido un privilegio el sentarme con vosotros para charlar, para compartir el pan (o compartir comida Thai o pizza vosotros), , para buscar juntos, para interpelarnos… Jess, RJ, Mike, Suzanne, Emily, Katy, Josef, Claudia, Jess, Lynne, Brian, Tom, Chuck, Katherine, Gianna, Michelle, Alex, María, Catalina, Kate, Clare, Coleen, Karli, Alison, Kristen, Loren, Natalie, Mary Frances, Bill, Katie…

Hablamos de lo que somos y lo que buscamos. Hablamos sobre las conexiones, y del futuro, y de dejar crecer el carisma. Algunos de nosotros ya conocía los estudios de «Laicos Vicentinos no afiliados» que se realizan en la Universidad DePaul. ¿Os reconocéis en este?

Así pues, ¿de qué estamos hablando?

jobsDe esto: Trabajo.
Vicente comenzó su vida profesional con los mismos sentimientos que todos compartimos: tratando de ganarse y construirse la vida. Esto no es una crítica. Tu realidad quizás sea estar en una universidad Vicenciana o Setoniana, o en un programa de servicio como los Voluntarios Vicencianos de Colorado, el Cuerpo Misionero Vicenciano o los Misioneros Seglares Vicencianos, o quizás hayas recientemente dejado uno de estos grupos, y ahora es el momento de comenzar una nueva vida. A veces esto implica mudarse a un nuevo lugar. Una de las grandes piezas del rompecabezas será «¿cómo puedo seguir ‘alimentando’ mi vida espiritual Vicenciana?» Hemos tenido interesantes conversaciones sobre los eficaces recursos en línea que podrían reflejarse en «iamdepaul» o en «Humans of New York. (gracias Mary)». Puede ayudarnos a ir más profundo. ¿Qué tal «iamvincent«? Hablamos de un banco de empleo a través de una conexión de LinkedIn.

cloud-puzzleDe esto: Espíritu.
Mirando profundamente, sabíamos que teníamos que encontrar una manera de unir las piezas del rompecabezas. Claudia mencionó el trabajo y ministerio de Jesuit Collaborative y los recursos que ofrecen a sus «alumnos». ¿Por qué nosotros no podemos desarrollar algo por el estilo? Prometí hablar con mi amigo Sean Sanford, que trabaja con el proyecto jesuita. Fue educado por jesuitas, pero también formado como laico vicenciano. El trabajo que comenzó con mi pequeña ayuda, aún continúa. Así que, ¿qué es lo que estamos buscando? El anterior superior general de la Congregación de la Misión, Robert P. Maloney, siempre nos recordaba que ser vicenciano no es tanto una espiritualidad que ha de ser comprendida, sino que es un «camino» que ha de ser recorrido. ¿Podemos desarrollar algo utilizando los recursos disponibles en .famvin y en la Universidad DePaul para poner las bases de «la formación al estilo Vicenciano?»

mercy1De esto: Misericordia.
Lo que estaba claro en las conversaciones es que las experiencias transformadoras en nuestro camino han de encontrarse al lado de los pobres y marginados. Todos descubrimos esta verdad en nuestras vidas, en algún momento. Algunos de nosotros la estamos viviendo actualmente. ¿Puede la Familia Vicenciana proporcionar este tipo de experiencias en todo el mundo, sin tener que unirse a algo? Seguro que algunos de nosotros vais a querer uniros a otras ramas, pero no ahora. «Estamos tratando de asentar nuestras vidas, comenzando nuevos puestos de trabajo y nuestras familias.» Necesitamos algo que se adapte a la vida, ya plena, que estamos viviendo.

Nuestras conversaciones nos ayudaron a darnos cuenta de que la vida no es un rompecabezas: es un laberinto que nos puede conducir meditadamente hacia lo central. En medio de una agetreada vida, necesitamos saber que estamos en el camino, siguiendo el camino que fue esbozado por Vicente de Paúl, Luisa de Marillac, Isabel Ana Seton, Federico Ozanam, y otros héroes locales, como Dorothy Day y Thomas Merton, Mary Oliver, Anne Lamott y muchos más.

place-setting-640De esto: Alimento.
Como dije anteriormente, los recursos están disponibles en vinFormation y otros lugares. Vamos a tratar de orientaros más profundamente en este «camino» del hombre que han llamado el «Santo de la Caridad«. Vamos a crear y conectar materiales de fácil acceso, que pueden llegar a la bandeja de entrada de tu email, y en nuestros canales de medios sociales, tan a menudo como quieras o necesites. Vuestro amigo Guillermo (Memo) Campuzano, C.M. lo dijo muy bien: «¡Soñad con nosotros!». Tal vez el comienzo sea parecido a «poner la mesa»: Alguna gran reflexión espiritual ya disponible ahora puede servir como aperitivo de lo que esperamos sea una rica vianda que te fortalezca para el viaje. Échale un vistazo.

 

connectionsDe esto: Conexión.
Así pues, empezad a utilizar #IamVincent y @famvin en Twitter y en Instagram @social.famvin. Deja que tu voz se abra paso hacia el «foro público» Vicenciano, para que sus hermanas y hermanos sepan que estás ahí. Subscríbete a las actualizaciones de famvin y comprueba si estás encontrando lo que te alimenta. Mientras tanto, vamos a trabajar en la idea de la bolsa de trabajo y la idea de la formación continua de por vida que se os ocurrió. Yo voy a estar en contacto a lo largo del camino, porque esto ha de ser vuestro proyecto. Ya me habéis enseñado mucho, pero sé que aún me queda mucho que aprender de vosotros. Por favor, considera unirte en este esfuerzo, no sólo «consumiendo» lo que se coloca sobre la mesa, sino trayendo lo que tienes a la fiesta. Una especie de vicenciana «potluck»! (fiesta americana en la que cada uno de los asistentes trae y comparte su comida, n. del. T.).

De esto:
Trabajo. Espíritu. Misericordia. Alimento. Conexión.

Eso es lo que oí. Eso es lo que vamos a crear juntos. Espero que hayáis hecho clic en todo lo azul. Si no, volved de nuevo, una y otra vez. Es buen material.

Bendiciones para vosotros. Contactar conmigo comentando esta reflexión, o en mi correo electrónico si lo tienes. O un tweet a @fatherratgmail si sólo quieres hablar conmigo, o a @famvines ¡si quieres hablar con todo el mundo!

aidan.famvinAidan

Gracias a los recursos en famvin.org y a la Oficina de la Misión y Valores en la Universidad DePaul, y por la hospitalidad de los Hermanos y Padres Paúles, y Mike y Katie en la Universidad DePaul, y a Kelli en DepaulUSA, y a la de Bill y Mary Frances Jaster y la comunidad CVV de Denver, CO.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This