El agua: nuestro sagrado salvavidas en un mundo cambiante

por | Mar 18, 2023 | Formación | 0 comentarios

El agua, recurso vital para todos los seres vivos, se está volviendo más sagrada que nunca. Los acontecimientos mundiales y el cambio climático están teniendo un profundo impacto en nuestro suministro de agua, y no sólo el agua se ve afectada, sino también el coste de los productos cotidianos. El Fondo Mundial para la Naturaleza predice que, en 2025, dos tercios de la población mundial podrían sufrir escasez de agua, y UNICEF afirma que unos 4.000 millones de personas sufren una grave escasez de agua durante al menos un mes al año. Esta situación es un obstáculo para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) nº 6, que consiste en garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos.

Son enormes los retos a los que nos enfrentamos hoy en día en relación con la escasez de agua, el saneamiento y la higiene. Estos retos se entrecruzan con todos los demás objetivos de los ODS, como la seguridad alimentaria, la pobreza, la igualdad de género, la salud, las ciudades sostenibles, la energía asequible y limpia y la acción por el clima. Sin embargo, la buena noticia es que existe la oportunidad de reunir a múltiples partes interesadas para forjar coaliciones y trabajar para encontrar soluciones.

Desde la Declaración Corporativa sobre el Agua de de las Hermanas de la Caridad de Nazaret de 2007, nuestra relación con el agua ha cambiado significativamente. Somos más conscientes de la importancia de la conservación del agua y del impacto de nuestras actividades cotidianas en el medio ambiente. También hemos comprendido que la escasez de agua no es un problema exclusivo de los países en desarrollo, sino una cuestión global que nos afecta a todos.

Muchas regiones del mundo han experimentado el impacto de la falta o la abundancia de agua. En las zonas donde escasea el agua, la gente tiene que recorrer largas distancias para ir a buscarla, lo que repercute considerablemente en su vida cotidiana. En las regiones con abundancia de agua, la contaminación del agua y las inundaciones son problemas comunes que afectan al medio ambiente y a la salud de las personas.

Para prepararnos mejor ante el impacto de la escasez de agua, debemos tomar medidas individuales y comunitarias. Los particulares pueden ahorrar agua arreglando los grifos que gotean, usando menos agua a la hora de ducharse y reduciendo el consumo de agua en actividades cotidianas como cocinar y limpiar. Las comunidades pueden poner en práctica técnicas de recogida de agua de lluvia, educar a la gente en la conservación del agua e invertir en tecnologías que promuevan la conservación del agua.

El agua es un recurso precioso que debemos conservar y gestionar de forma sostenible. Debemos reconocer el impacto que la escasez de agua tiene en la consecución del ODS nº 6 y de otros ODS. Sólo trabajando juntos podremos encontrar soluciones a los retos que afrontamos en relación con la escasez de agua, el saneamiento y la higiene. Si actuamos ahora, podemos garantizar que las generaciones futuras tengan acceso a agua limpia y segura.

Fuente: https://nazareth.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER