Experiencia de la Misión en África

por | Ago 19, 2022 | Noticias | 0 comentarios

Amrita Manjaly, una Hermana de la Caridad de Nazaret (SCN), viajó recientemente al extranjero para vivir la experiencia de la Misión en Botsuana y Kenia (África). Allí fue recibida calurosamente por sus compañeras y por las comunidades. Sor Amrita comparte su experiencia a continuación:

Botsuana

Botsuana, «el país de la gente con corazón de diamante», me recibió con un «Dumela ma», que significa «hola, señora», cuando aterricé en Gaborone, Botsuana, el 2 de julio. En cuanto vi a las hermanas Ann Muthukattil, Nalini Meachariyil, Sunila Erumangalathu, Bibiana Kindo, Mary Michael Dang y Stella Kaiprampatt en el aeropuerto, sentí que estaba en casa.

Las Hermanas habían elaborado un plan meticuloso para mi visita, de modo que nunca me sentí en un país extranjero. Todo el tiempo que pasé en Botsuana fue realmente un tiempo de bendición, aprendizaje y renovación.

Considero mi visita a África como un regalo especial de nuestra comunidad de Hermanas de la Caridad de Nazaret, ya que pude rejuvenecer, experimentar una nueva cultura y nuevas formas de culto, conocer gente amable, escuchar nuevos dialectos y apreciar su hospitalidad. Me gustaría relatar algunas experiencias memorables de mi visita a este país encantador, lleno de gracia y bien desarrollado.

Metsimotlahbe fue mi primera parada, donde nuestras hermanas, Nalini y Sunila, están en misión. Se dice que la primera impresión es la mejor, y las hermanas se desvivieron por ayudarme a experimentar todas las facetas de este lugar. Tuve el privilegio de visitar al arzobispo de Gaborone, Su Excelencia Frank Nubuasah. Su comportamiento agradable y amistoso y su aprecio por las Hermanas de la Caridad de Nazaret que trabajan en su diócesis fueron muy enriquecedores y alentadores.

La visita a algunas de las familias pobres donde nosotras, las SCN, estamos llevando a cabo programas de ayuda, me abrió los ojos para saber cómo viven los pobres y cómo afrontan los retos diarios de la vida, especialmente la falta de agua. El ministerio del hospicio de Pabaelong está realmente en consonancia con nuestro carisma SCN y con los objetivos de dar atención personal y tratamiento a los enfermos y a los ancianos.

La comunidad SCN de Kanye es conocida como la Casa Madre de la misión SCN de Botswana. Nuestra veterana pionera, la hermana Ann Muthukattil, y la siempre joven y enérgica hermana Mary Michael Dang están en misión allí. Me impresionó el enorme trabajo que las Hermanas están realizando aquí. Me sorprendió ver a la Hermana Ann conducir cientos de kilómetros sola para llegar a las afueras de la parroquia para el ministerio pastoral. Estas carreteras son terriblemente solitarias y áridas, sin ningún hábitat humano, y los animales salvajes merodean por los alrededores.

La hermana Mary Michael es la directora de la escuela infantil de Santa Bakhita. Los pequeños son muy creativos, listos y dieron respuestas inteligentes a algunas de nuestras preguntas. Es una de las mejores escuelas de la zona. Me encantó conocer al párroco, el padre Gofaone Pehto, que ha pasado unos meses en Kerala para hacer renovaciones y cursos de espiritualidad. Los servicios funerarios de esta parroquia me parecieron muy devocionales y espirituales, ya que se rinde el debido respeto y reverencia a los muertos. El papel que desempeñan los laicos en este ministerio es único y especial para la cultura africana.

La hermana Bibiana Kindo y, últimamente, Stella Kaiprampatt ejercen su ministerio en la misión de Lobatse. Desgraciadamente, no pude conocer a los niños del preescolar de St. Mary debido a las vacaciones, pero tuve el privilegio de visitar a varias familias de la parroquia para conocer su estilo de vida.

Las hermanas de Botsuana se reúnen de vez en cuando para rezar, compartir y celebrar la vida comunitaria. Las tres misiones están a una hora en coche. Admiro y aprecio las habilidades de conducción de nuestras Hermanas en Botsuana. Tienen confianza y habilidad para conducir kilómetros y kilómetros por el país. Sólo hay dos congregaciones religiosas femeninas en Botsuana: las hermanas de la Caridad de Nazaret y las Hermanas del Calvario.

Toda la comunidad católica participa plenamente con su cuerpo, su mente y su espíritu cantando y bailando rítmica y vigorosamente durante las misas de los domingos y días festivos. Botsuana es un país cristiano. En todas las iglesias me acogieron muy bien. Me gustó la participación de los niños pequeños en forma de «Chicas de las Flores», que se acercan al altar bailando varias veces durante la misa. Parece que a la gente le gusta estar en la iglesia durante largas horas, ya que la misa es bastante larga, pero activa y viva en todo momento. Las mujeres vienen vestidas de diferentes maneras, ya que pertenecen a distintas congregaciones y organizaciones.

Otro rasgo de la Iglesia aquí, que aprecié mucho, fue que el pueblo es el responsable de la Iglesia, y no se deja sólo a la responsabilidad de los sacerdotes o de los religiosos. El pueblo se ocupa de la reparación y el mantenimiento de la Iglesia y de todo el recinto, incluido el sustento de los sacerdotes. El amor y el respeto del pueblo por las personas, la disciplina en la sociedad y el deseo de seguir las normas y reglamentos del país son admirables y dignos de elogio. El pueblo siente gran admiración y aprecio por el trabajo de las Hermanas y los servicios que prestamos a la sociedad, y las anima y apoya plenamente.

La visita a Kasane, el parque de animales salvajes como elefantes, jirafas, cebras, leones, tigres y muchos otros, y a las cataratas Victoria (en la frontera de Botsuana y Zimbabue/Zambia) fue algo memorable y especial. Pudimos ver a los animales salvajes moviéndose libremente por las aldeas, y nadie parecía molestarse mucho por ellos, lo que demuestra la afinidad de la gente hacia la naturaleza y el medio ambiente. La gente considera todo como una creación de Dios y, por lo tanto, trata de vivir de forma amistosa y armoniosa con todos. Podemos aprender mucho de esta experiencia.

Kenia

«Jaambo» es la palabra en swahili para saludar. Las Hermanas Vinaya Chalil, Philomena Hebrom, Cornelia Ekka y Helan Sathiya son realmente uno con la gente del pueblo de Marereni. En poco tiempo, nuestras Hermanas ya han aprendido la lengua swahili, que es muy diferente de las numerosas lenguas indias. Esto les ayuda a participar en todas las dimensiones del lugar y de la gente. Las Hermanas participan plenamente en las actividades de la Iglesia y de la sociedad, ya que viven entre la gente, en medio de los aldeanos. Las Hermanas viven realmente una vida muy sencilla, teniendo en cuenta nuestro carisma original, con muchos retos y dificultades, ya que las instalaciones son mínimas y los recursos son difíciles de encontrar.

Me encantó ver el Océano Índico muy cerca de nuestro lugar y sentí que estábamos más cerca de la India aunque nos separen miles de kilómetros. Malindi fue el lugar donde Vasco De Gama se detuvo en su viaje de exploración a la India, donde erigió un pilar que se ve en la orilla del océano Índico. Aquí me gustaría narrar un incidente: cuando las Hermanas fuimos a ver este pilar, tuvimos que comprar un billete, y nos dijeron que el precio del billete para los extranjeros es cuatro veces mayor que el de los ciudadanos. Como el importe era muy elevado para las Hermanas, decidimos volver. Cuando dimos la vuelta y nos dirigimos a nuestro destino, el funcionario de la ventanilla nos llamó y se dispuso a darnos los billetes a la tarifa de los ciudadanos. Cuando le preguntamos por el cambio de opinión, nos sorprendió una señora que nos señaló y que se llamaba Elizabeth. Estaba descansando de su trabajo en el jardín, un poco lejos del lugar, y observaba lo que ocurría con nosotros. Preguntó en la taquilla por qué nos habíamos ido sin comprar los billetes. Cuando el funcionario le habló de la diferencia de precio del billete, ella le dijo que estas señoras son hermanas religiosas/monjas que nos sirven aquí en Malindi y que por favor las considerara como nuestras. De repente se dio cuenta de su locura y trató de enmendar su regla para nosotras y nos dio billetes a la tarifa de los ciudadanos. Los buenos samaritanos se encuentran en todas partes. Me sentí orgullosa de nuestras hermanas, ya que se encuentran en un lugar seguro en el que los pobres se adueñan completamente de nosotros.

La cultura de la Iglesia en Kenia es muy parecida a la de Botsuana, aunque la gente es muy pobre aquí. Pero el espíritu de compartir entre la gente es digno de elogio, y se toman como una responsabilidad el cuidado de las personas consagradas. Me conmovió el hecho de que compartieran con las Hermanas las ofrendas del cuarto domingo. Las ofrendas de los otros tres domingos se destinan a los sacerdotes.

Tuve el privilegio de encontrarme con el obispo de Malindi, el reverendo Willybard Lagho, en «Emaús», su residencia. El viaje en Matato (pequeño vehículo para el transporte público) es muy similar a los auto Rikshaws indios. Las hermanas utilizan este transporte para desplazarse por el lugar. Me sorprendió ver el sencillo decorado de la iglesia catedral, al igual que las demás iglesias, pero éstas están llenas de gente que participa activamente en la misa con animados cantos y bailes. En Kenia hay más católicos.

El preescolar San Francisco de Asís, en el que enseñan las hermanas Cornelia Ekka y Helan Sathiya, ha llegado hasta la tercera clase con más de 250 alumnos. La escuela está creciendo rápidamente desde que las hermanas se unieron a ella. Estos pequeños salen de casa a partir de las seis de la mañana, caminando hasta la escuela. Fue muy interesante ver a los niños caminando por ambos lados de la carretera, casi en la oscuridad, lo que demuestra que están ansiosos por aprender y quieren estar en la escuela. Fue muy doloroso escuchar que la mayoría de estos niños no comen nada a lo largo del día. Fue un hecho muy doloroso de asimilar. La comunidad escolar nos recibió a mí y a las hermanas con su derroche cultural. Los niños son muy creativos y emprendedores.

Las Hermanas Vinaya y Philomena están metidas de lleno en los programas pastorales y sociales. Fue muy alentador ver que las Hermanas son acogidas y apoyadas por la gente en todas partes y que comparten lo poco que tienen con las Hermanas. La «Jumuiya» —reunión de oración de la Pequeña Comunidad Cristiana— me abrió los ojos, ya que todos los miembros presentes compartieron sus reflexiones, oraciones y peticiones no una sino varias veces, lo que demuestra la profundidad de su espiritualidad y comunión.

Mi experiencia de primera mano en África me ha enseñado varias cosas nuevas para la vida, algunas de las cuales nunca podré olvidar. Siento una gran admiración y aprecio, y saludo el espíritu de audacia de nuestras Hermanas y su «Sí» a la Misión de África. Estoy agradecida a Dios, a nuestra comunidad SCN y al Equipo Central de Liderazgo por darme la oportunidad de tener esta experiencia de emersión en este momento de mi vida. Deseo y rezo para que más de nuestras Hermanas tengan este tipo de experiencias, que son vivificantes, memorables y únicas.

Para concluir, creo que las Hermans de la Caridad de Nazaret hemos compartido nuestros recursos y experiencia suficientemente con nuestro país, la India, y creo que la necesidad del momento, en consonancia con nuestro carisma, es centrarse más en las necesidades apremiantes de las personas en África, que tienen gran necesidad de la presencia y los servicios de SCN.

PULSE AQUÍ PARA VER MÁS FOTOS

Fuente: https://nazareth.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This