El norte de Mozambique: alerta para no caer en el olvido

por | Ago 13, 2022 | Noticias | 0 comentarios

Es evidente que el estallido de la guerra en el corazón de Europa entre Rusia y Ucrania, hace ya más de cuatro meses, ha polarizado la atención, dejando en la sombra u olvidados otros conflictos y tragedias, con su rastro de muerte, crueldad, migraciones forzadas, oleadas de desplazados y un sufrimiento indescriptible.

La opinión pública sigue las pautas de los medios de comunicación. Cuando la atención de los medios de comunicación se centra en una nueva parte del mundo y en los impactantes acontecimientos que tienen lugar en ella, se olvidan fácilmente otros lugares del planeta, por muy conmovedores que sean sus dramas. Es evidente que el estallido de la guerra en el corazón de Europa entre Rusia y Ucrania, hace ya más de cuatro meses, ha polarizado la atención, dejando en la sombra u olvidados otros conflictos y tragedias, con su rastro de muerte, crueldad, migraciones forzadas, oleadas de desplazados y un sufrimiento indescriptible.

Desde diversos ámbitos se pronuncian gritos de alarma contra el olvido de la guerra terrorista que se desarrolla en Cabo Delgado desde hace casi cinco años, apoyada por el extremismo islámico internacional, y que afecta ya a cuatro de las provincias del norte de Mozambique. Deseo aquí dar eco a los lamentos que se escuchan desde finales de 2021 a través de las principales fuentes de información de la Iglesia católica, las organizaciones humanitarias de la región y los misioneros sobre el terreno.

Nuevos atentados, nuevas oleadas de desplazados de guerra

Es cierto que, desde julio de 2021, una ofensiva de las tropas gubernamentales, con el apoyo de Ruanda, a la que luego se sumó la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC), ha permitido recuperar zonas donde había presencia rebelde, pero la huida de los rebeldes ha provocado nuevos ataques en otros distritos (Lusa, 22/06). A lo largo de este año, a pesar de algunos avances militares, la insurgencia violenta sigue haciéndose sentir y desde el mes pasado se ha expandido más al sur, a distritos como Ancuabe, más cercanos a la capital de la provincia (Pemba).

Pero la realidad es que «este conflicto corre el riesgo de ser olvidado con el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania; gran parte de la comunidad internacional está centrando su atención en esa situación, que también es dramática» (Arzobispo de Nampula, Vatican News, 09/06/22).

La peor consecuencia del abandono de este conflicto es la disminución de la solidaridad con las poblaciones afectadas: 784.000 desplazados, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y unos 4.000 muertos, según ACLED. Las nuevas incursiones terroristas de junio y julio aumentaron el número de desplazados o huidos a otras 25.000 personas (O País, Maputo, 27/06/22).

«La guerra en Ucrania está creando una tormenta perfecta, especialmente en África; esta crisis está provocando un aumento exponencial de los costes de los alimentos, la energía y los fertilizantes, con consecuencias devastadoras para los sistemas de alimentación y nutrición, y hace más difícil movilizar los recursos financieros necesarios para invertir en su población» (DN, Secr. G., ONU, 25/05/22).

Lamentablemente, la reducción de la ayuda se produce cuando hay un aumento de desplazados debido a nuevos ataques (Voa, 27/07/22). Sin medios, varias organizaciones han empezado a hacer llamamientos para evitar un colapso humanitario. Entre ellos se encuentran organismos de la ONU como el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y Unicef, pero también la sociedad civil y la Iglesia católica.

La oleada de desplazados internos está poniendo a prueba la capacidad de asistencia humanitaria en la región, según el PMA de Mozambique: «Tenemos que auxiliar a unas 941.000 personas en Cabo Delgado, Nampula y Niassa; son desplazados y familias de acogida que son vulnerables. Debido a la reducción de fondos, el PMA se ha visto obligado a reducir a la mitad la cesta de alimentos entregada, lo que significa que los alimentos cubren menos del 40% de las necesidades calóricas. La población (aproximadamente la mitad, niños y jóvenes) está huyendo y dejando todo lo que tiene, buscando refugio en zonas seguras de Cabo Delgado, Nampula y Niassa».

«Renuevo el llamamiento para que el mundo no se olvide de Cabo Delgado…; debemos seguir salvando vidas en condiciones de extrema pobreza; la violencia terrorista y la crisis humanitaria continúan» (Obispo de Pemba, Ecclesia y AIN, 23/05/22).

«El discurso de los últimos años por parte de las fuerzas de seguridad ha sido que todo está bajo control, y una y otra vez ocurre lo mismo. Así que seguimos sintiendo un ambiente de total inseguridad» (Ricardo Marques, Boa Nova, desde hace 7 años en Pemba, Jornal I, Lisboa, 01/07/22, en un artículo que hay que leer).

«Gran parte de la financiación ha venido de Europa. […] Gran parte de los donantes están intentando echar una mano a los hermanos ucranianos. Pero es necesario mirar con urgencia la situación humanitaria de nuestra provincia» (Coordinador de Cáritas de Pemba, Voa, 27/06/22).

Por su parte, el coordinador de la Plataforma Makobo, institución mozambiqueña de responsabilidad social basada en la iniciativa «Corazón Solidario para Cabo Delgado», observa que el nuevo clima de inseguridad frustra la ejecución de los diversos proyectos en marcha, especialmente en el apartado de medios de subsistencia para los desplazados, ya que la inseguridad aumenta entre los beneficiarios.

Caminos de futuro y esperanza

El papel de la Iglesia es señalar y poner al descubierto estas situaciones, a la luz del Evangelio de Jesús y en una acción comprometida, junto a las comunidades cristianas y con todas las personas de buena voluntad. Y el papel que la Iglesia está asumiendo, desde los primeros signos violentos de la insurgencia, con el obispo D. Luiz Lisboa y su sucesor en Cabo Delgado (Pemba), el obispo António Juliasse, es reconocido y alabado, merecedor de apoyo y confianza (cf. Coordinador Helpo, RR, 10/05/21 y 09/06/22). Testimonio con motivo del centenario de la 1ª Misión de Cabo Delgado, en Namuno (Vatican News, 26/05/22).

Y es realmente admirable el trabajo conjunto que se está realizando, con escasos recursos, con la ayuda de una red de colaboración en las diócesis del Norte, en la asistencia humanitaria a la multitud de desplazados, en enormes centros de emergencia. Merece la pena leer con atención el informe del obispo de Nacala (marzo de 2021) o las recientes declaraciones del arzobispo de Nampula (Vatican News, 09/06/22). Jóvenes vicencianos y las Hijas de la Caridad, asistidos por los misioneros, también participan en programas de asistencia y promoción de la salud y la educación, en 3 enormes campamentos de desplazados de la guerra, en Nacala y Nampula.

Para concluir, recuerdo la declaración de solidaridad de más de 30 organizaciones católicas de Portugal en octubre de 2021: «Las organizaciones firmantes piden el aumento de la ayuda humanitaria y la promoción del desarrollo como medio para lograr una paz efectiva y duradera, en particular a los medios de comunicación», pidiendo que «se informen sobre la crisis humanitaria en Cabo Delgado e investiguen las diferentes causas de esta violencia, evitando lecturas parciales».

P. Luciano Ferreira, CM
Fuente: https://www.padresvicentinos.net/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This