Hallar a Jesucristo en las afueras

por | Dic 22, 2021 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús nace en las afueras de Belén, en un albergue para animales en mal tiempo.  Es el lugar, sí, donde le podemos hallar y captar, y donde nos puede captar él.

«Penosa y poderosa; es una canción actual, quizás demasiado veraz para el gusto de unos».  Así dice un comentario a la canción «7 O’Clock News/Silent Night» del dúo Simon & Garfunkel.  Sí, hay personas que no la dejan de hallar desagradable.

Es que dicen tales personas que no hay que estropear la Navidad.  Pues es un día alegre que nos hace olvidar los problemas y las malas noticias.  Por lo visto, unos cristianos les dan razón a los marxistas para hallar la religión como un mecanismo de escape.

Y debido a los que toman la fe por droga que tranquiliza, se hacen más valientes los que se burlan de ella.  Preguntan los burladores al creyente:  ¿Dónde está tu Dios? (Sal 42, 11; véase Jb 2, 9).

Pero si nos huimos de los misterios dolorosos, ¿podremos hallar y conocer los gozosos, luminosos y gloriosos?  Y Jesucristo da a conocer de modo pleno y definitivo al Padre sobre todo con su muerte y su resurrección (DV 4).  Por lo tanto, hallar molestos los sufrimientos de Jesús quiere decir truncar el Misterio Pascual, no tener la alegría verdadera (Jn 16, 22).  Molestarnos así es escoger nada más los gozos, las luces y las glorias que se disipan.

Y sufre Jesús en los pobres, víctimas anónimas de la injusticia, la codicia, la indiferencia o la mentira que se cuenta en las noticias.  Pues esto nos lo enseña él bien claro.  Se llama él, por ejemplo, el más pequeño hermano o hermana a quien se acoge o no se acoge.  Dice también que a él se le persigue cuando se les persigue a sus seguidores (Hch 9, 5).

Hallar a Jesús en las afueras

Tienen perdón Saulo y los otros que no tienen fe ni conocimiento (1 Tim 1, 13).  Pero, ¿qué de nosotros que tenemos fe y conocimiento?

Dios, sí, ha tenido a bien darnos la gracia de creer en Jesús y de saber dónde se puede hallar él.  Entonces, ¿por qué buscarle entre los sabios a los cuales esconde Dios el Misterio Pascual?  ¿Por qué tratarle de hallar entre los que se visten de modo ostentoso y ambicionan los asientos de honor y poder?  ¿No nos basta que nos diga él que entre nosotros nada de normal:  «El que quiera ser grande, sea vuestro servidor …»?

Y, desde luego, el misterio de hoy nos revela al Salvador como anonadado cual un niño (SV.ES VI:144).  Envuelto en pañales, es uno de tantos niños que acaban de nacer.  Pero está acostado en un pesebre, listo no para consumir, sino para ser consumido.  Para darnos su carne como comida y su sangre como bebida.

Dios, sí, hace algo nuevo que ya brota, ¿no lo notamos?  A Dios o a su Ungido no se le puede hallar de modo normal.  Es decir, no está él en los sitios donde los del mundo le esperan ver.  Dar culto a Dios es «dejar a Dios por Dios» (SV.ES IX:297).  Y esto no es pseudo religión, sino la pura e intachable (Stg 1, 27; véase también).  Pues sí, los pobres son la Buena Noticia, no la mala, como los considera el mundo que se burla de ellos.

Señor Jesús, danos ojos y corazón para los pobres.  Y haz que te logremos hallar en las afueras.

25 Diciembre 2021
Natividad del Señor
Noche:  Is 9, 1-6; Tit 2, 11-14; Lc 2, 1-14 * Aurora:  Is 62, 11-12; Tit 3, 4-7; Lc 2, 15-20 * Día:  Is 52, 7-10; Heb 1, 1-6; Jn 1, 1-18

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This