últimas noticias sobre el COVID-19

El carisma de los Siervos Misioneros es servir a la «porción de viña enmarañada»

por | Oct 11, 2021 | Noticias | 0 comentarios

WASHINGTON (CNS) — Los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, una orden religiosa fundada en Estados Unidos y dedicada a servir a los abandonados espiritualmente y a capacitar a los laicos, ha cumplido 100 años este año.

A principios del siglo XX, el padre Thomas Augustine Judge, hijo de inmigrantes irlandeses en Boston, viajó en el «grupo misionera» de la COngregación de la Misión y comenzó a dinamizar a los laicos «en torno a ser misioneros en su vida cotidiana», dijo el padre Michael Barth, custodio general de los Siervos Misioneros, también llamados «Trinity Missions» [Misiones de la Trinidad].

Seminaristas de los Siervos Misioneros levantan una cruz en su misión en Costa Rica en esta foto sin fecha. (CNS photo/courtesy Fuzati)

«Realmente creía que los laicos eran la clave» y estaba preocupado por lo que llamaba «la fuga» de los inmigrantes pobres en la iglesia, dijo el padre Barth.

Los misioneros de la Congregación de la Misión trasladaron al padre Judge a su misión en Opelika, Alabama, una zona rural con pocos católicos y mucho sentimiento anticatólico.

Sin saber qué hacer, invitó a voluntarios laicos del Norte para que le ayudaran. Un grupo de mujeres acudió y juntas abrieron una escuela para los hijos de los trabajadores de la industria molinera.

A pesar de cierta resistencia, la escuela empezó a prosperar, y el padre Judge comenzó a formar «cenáculos», grupos de laicos. A medida que llegaban más laicos para ayudar en la misión, decidieron vivir juntos y desarrollar una vida común, dijo el padre Barth a Catholic News Service.

Con el tiempo, los grupos de laicos se convirtieron en dos comunidades religiosas, una para mujeres, las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad, y otra para hombres, los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad.

A medida que esto crecía, «el verdadero carisma de la congregación se desarrolló en la preservación de la fe, una noción muy fuerte de empoderamiento de los laicos, haciendo de cada católico un apóstol, es el término que (el Padre Judge) usaría, y para hacer eso específicamente entre los pobres», dijo el Padre Barth.

En la actualidad hay 145 Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, entre sacerdotes, diáconos, hermanos y novicios, en 37 misiones en siete países: Estados Unidos, Puerto Rico, Colombia, Costa Rica, Haití, Honduras y México.

«Cuando elegimos una misión, somos muy conscientes de querer situarnos en (áreas) que tienen un sentido de abandono», dijo el padre Barth, lugares que tienen una pobreza física, económica o espiritual. «El padre Judge se refería a menudo a ellas como la parte enredada de la viña».

En cada misión, los Siervos Misioneros tratan de determinar cuáles son las «necesidades apremiantes de la comunidad en particular» y «capacitar, empoderar, invitar, energizar, a los laicos para responder a eso, reconociendo que se puede hacer mucho, se puede llegar a mucha más gente si eso se multiplica más allá» de lo que un sacerdote, hermano o hermana podría hacer, dijo.

A los 100 años, la orden sigue prosperando y atrayendo vocaciones. El Hermano John Skrodinsky, director del prenoviciado en Riverside, California, cree que «lo primero y más importante es esta idea de (ser) misionero que resulta atractiva para la gente».

Junto con el impulso misionero, los hombres se sienten atraídos por el aspecto familiar de la orden.

«Somos parte de una familia misionera», dijo el Hermano Skrodinsky, refiriéndose a la Familia del Cenáculo Misionero que está compuesta por cuatro ramas: las Siervas Misioneras de la Santísima Trinidad, hermanas; los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad, sacerdotes y hermanos; el Instituto Misionero de la Santísima Trinidad, laicos que toman votos privados; y el Apostolado del Cenáculo Misionero, un grupo laico.

El énfasis de la congregación en la colaboración con los laicos también es atractivo para los futuros Siervos Misioneros.

Nuestro lema es: «Cada católico es un apóstol», dijo el Hermano Skrodinsky. Hay un cumplimiento continuo de la enseñanza del Concilio Vaticano II sobre el papel de los laicos que las personas quieren ser parte de la implementación en la iglesia y el mundo, dijo.

El Hermano Skrodinsky, que el año que viene cumplirá el 25º aniversario de sus votos, dio un ejemplo de trabajo conjunto con voluntarios laicos en el ministerio de los inmigrantes para Caridades Católicas en la diócesis de Paterson, Nueva Jersey.

Como director del programa, él, junto con otro Siervo Misionero y personal laico, trabajó con personas y misioneros de las parroquias locales «para tratar de formar el equipo más eficaz para caminar juntos con nuestros hermanos y hermanas, los inmigrantes más necesitados».

El ministerio asistió a los inmigrantes, principalmente de México, Guatemala y Costa Rica, para ayudarles a satisfacer sus necesidades básicas, como encontrar atención médica, acompañarles en asuntos legales y proporcionarles encuentros sociales, así como para «ayudar a preservar la fe que tienen» mediante la atención pastoral y la participación en los sacramentos como comunidad.

El Hermano Skrodinsky dijo que el trabajo era un «buen ejemplo de que todos responden a su llamada misionera de la mejor manera posible».

Para el padre Dieudonne Nsom Kindong, el nombre de Siervos Misioneros fue lo primero que le atrajo para saber más sobre la orden.

«Sabía que quería ser misionero antes de saber que quería ser sacerdote», dice el padre Kindong, que ahora es secretario general de la orden en su sede de Silver Spring, Maryland.

El padre Kindong, de 35 años, ve el centenario como un momento de transición para que la generación más joven de Siervos Misioneros construya sobre el legado de la orden.

Las dificultades a las que se enfrentaron los primeros Siervos Misioneros son diferentes a las de hoy, dijo. Los jóvenes están menos educados en la fe y menos interesados en la religión organizada, añadió.

El padre Kindong, que nació en Camerún, espera que la orden siga añadiendo más misiones internacionales. «Mi esperanza y deseo personal es que más pronto que tarde crucemos el Océano Atlántico», dijo.

El hecho de que la orden sirva en siete países emocionaría al padre Judge, dijo el padre Barth.

El padre Judge «siempre sintió que su carisma no se limitaba a un lugar geográfico, una cultura o una lengua concretos». Algunos de sus primeros escritos hablaban de querer ir a Filipinas. Él mismo nos llevó a Puerto Rico en los años 20. Ciertamente tenía la idea de que la suya debía expandirse y salir de los límites de lo que se encontraba en ese momento», dijo el padre Barth.

Cuando se le preguntó por qué la misión sigue siendo fructífera, el padre Barth dijo: «Nos gusta pensar que es la gracia de Dios y que lo que hacemos no es sólo un servicio, sino una llamada».

Los Siervos Misioneros celebrarán su aniversario hasta Pentecostés de 2022.

Por: Anna Capizzi Galvez

– – –

Nota del editor: El sitio web del centenario de los Siervos Misioneros es https://trinitymissionscentennial.org.

Fuente: https://www.catholicnews.com/missionary-servants-charism-is-to-serve-entangled-portion-of-vineyard/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This