últimas noticias sobre el COVID-19

Adoradores del Padre en Espíritu y verdad

por | May 26, 2021 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús encarna lo que es adorar al Padre en Espíritu y verdad.  Se espera, por lo tanto de los cristianos que seamos tales adoradores.

Los hombres somos capaces de estropearlo todo (SV.ES XI:174. 176. 236. 238. 314. 409. 450. 458).  Estropeamos aun el culto de Dios, por lo que nos volvemos falsos adoradores.  Y resultan odiosas y farsas nuestras fiestas, limosnas, oraciones y ayunos (Is 1; 58; Mt 6).

Pero se nos pide a los cristianos que seamos verdaderos adoradores.  Y lo seremos si nos fijamos en Jesús, en sus obras y palabras.  Esto supone, claro, intimidad con él; su savia ha de fluir en nosotros.

Y conocer a Jesús es conocer al que da el culto grato al Padre.  Es que hace él hasta la muerte la voluntad del Padre (Heb 10, 5-10; Fil 2, 8; Sal 40, 7-9).  Y no se puede destacar lo bastante que por el sacrificio de su cuerpo y sangre, consagrados somos todos.

Así nos ama Jesús hasta el extremo.  Y por amarnos, nos da él a conocer el amor del Padre.  El amor de Jesús refleja, sí, el amor del que tanto ama que entrega a su Hijo único.  Su experiencia del amor del Padre que comunica y contagia los deja a los de las periferias palpar la bondad del Padre.  Y no hay duda de que el amor de san José ayudó no poco a Jesús a gustar la bondad del Padre.

Se nos hace ver el amor del Padre para que nos hagamos verdaderos adoradores.

El amor de Jesús da a conocer que Dios es amor.  No cabe duda de que Dios hace proezas y salva con mano fuerte y brazo poderoso.  Pero es Padre, primero que nada.  Y aun quiere que le gritemos de modo más tierno:  «¡Abba! (Padre)».

Es Padre, sí, de todos nosotros, seamos de la raza, lengua o nación que sea.  Acoge él a hombres y mujeres de toda religión; ama a los buenos y malos, a los justos e injustos.

Y está en el cielo, pero se abaja para mirar a la tierra.  Pues él nos alza de la basura, nos da de comer y nos perdona.  También nos toma él de la mano para que no nos caigamos y para que nos libremos del mal.

Así que el Dios al que da a conocer Jesús no está lejos, sino cerca.  No se encierra en sí mismo; se abre más bien a los demás, y su ser rebosa de vida y de amor.  Y es por eso que vivimos, nos movemos y existimos.  También por eso, el amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado.

Y por el bautismo se nos capacita para sumergirmos en esa vida y en ese amor.  Si así nos sumergimos, si nos rebosamos de vida y amor al igual que Jesus, seremos adoradores en Espíritu y verdad.  Vivir como buenos hijos e hijas del Padre, alimentarnos, perdonarnos, confirmarnos, librarnos del mal unos a otros es ser verdaderos adoradores.  Si conocemos así el misterio de la Santísima Trinidad, no correremos el riesgo de no salvarnos (SV.ES XI:104).

Señor Jesús, concédenos sumergirnos en el amor del Padre y así convertirnos en verdaderos adoradores.

30 Mayo 2021
Santísima Trinidad (B)
Dt 4, 32-34. 39-40; Rom 8, 14-17; Mt 28, 16-20

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This