últimas noticias sobre el COVID-19

Las religiosas dan nuevamente un paso al frente

por | Abr 27, 2021 | Formación, Michael Carroll, Reflexiones | 0 comentarios

Las religiosas llevan mucho tiempo atendiendo a las personas sin hogar o con viviendas inadecuadas, dirigiendo refugios y programas orientados a ayudar a la gente a no quedarse en la calle.

Pero en lugar de esperar a que se produzca un tsunami de desahucios al otro lado de la moratoria, algunas hermanas han empezado a organizar campañas de recaudación de fondos para ayudar a los inquilinos a pagar sus crecientes facturas. Hermanas de todo el país se están uniendo para ayudar económicamente a los que se encuentran en plena crisis.

Algunos aspectos destacados del informe de Global SIsters

Una rápida visión de lo que están haciendo las religiosas

  • El programa de vivienda de las Hermanas de la Caridad de Nueva York gestiona más de una docena de proyectos de vivienda asequible y refugios para personas sin hogar para personas mayores, personas con enfermedades mentales crónicas y mujeres con hijos. Las Hermanas de la Caridad de Nueva York han creado ahora un fondo para ayudar a quienes están a punto de ser desahuciados o necesitan dinero para pagar los servicios públicos.
  • El Fondo Francisco de las Hermanas Felicianas surgió de una reunión del consejo de otoño en la que las hermanas y sus compañeros laicos pensaron en formas de ser más útiles para los que tienen dificultades económicas a causa de la pandemia. En diciembre se asociaron con Caridades Católicas de EE.UU. para una subvención de emergencia, y cada grupo contribuyó con un millón de dólares a lo que se convertiría en el Fondo Francisco para la Prevención de Desahucios.
  • El Fondo Francisco es sólo una parte de una iniciativa más amplia y continua que las agencias de Caridades Católicas supervisan para proporcionar asistencia en materia de vivienda. Dado que Caridades Católicas cuenta con 167 agencias en 3.000 lugares de Estados Unidos, «sabemos dónde está sufriendo la gente», dijo Markham, y son «capaces de proporcionar mucha ayuda inmediata a la gente en muy poco tiempo.»

La otra cara de la moneda

«No es tan simple como decir que ‘los propietarios son malos, los inquilinos son buenos’. En realidad, nadie piensa en las consecuencias finales, y el mantenimiento de la vivienda es realmente caro… Los malos propietarios siempre van a encontrar una manera de ganar dinero. Eso es lo que hacen. Pero si se elimina a los buenos propietarios, es cuando las cosas van a ir mal». (Matt Janeczko, director ejecutivo del programa de las Hermanas de la Caridad de Nueva York).

También dijo que «es muy fácil decir: ‘Vamos a cancelar el alquiler’. Pero cuando se rompe la caldera del edificio, ¿cómo crees que vamos a pagar al fontanero?».

La Asociación Nacional de Inversores Inmobiliarios realizó una encuesta informal entre sus miembros —en su mayoría pequeños propietarios y revendedores de viviendas— en la que se preguntaba cómo les afectaba la moratoria de desahucios.

Alrededor de un tercio de los pequeños propietarios (los que tienen 25 unidades o menos) dijeron que si algo no cambiaba en los próximos seis meses, se iban a «hundir», dijo Charles Tassell, director de operaciones de la asociación.

Aunque la moratoria de desahucio protege a los inquilinos del pago de su alquiler mensual, Tassell dijo que «entre bastidores, la factura del banco sigue venciendo», incluidos los impuestos sobre la propiedad, los honorarios de los contratistas y el mantenimiento regular.

«La situación actual de la vivienda es un síntoma, mas no la dolencia. Esta fue la gota que colmó el vaso».

Como tantas veces en el pasado, las religiosas son pioneras en el esfuerzo por hacer frente a los desahucios.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This