últimas noticias sobre el COVID-19

Sentémonos a la mesa común

por | Abr 12, 2021 | Noticias | 0 comentarios

CUIDAR LA CASA COMÚN es una iniciativa nacida en Portugal: una red de instituciones, organizaciones, obras, movimientos de la Iglesia católica y de otras iglesias cristianas, así como de personas individuales, que se propone contribuir a la consecución de los siguientes objetivos:

  • Profundizar y difundir la encíclica Laudato si’ – Sobre el cuidado de la casa común, concretamente en las respectivas instituciones, organizaciones, obras y movimientos.
  • Acompañar, en el espacio eclesial, las cuestiones ecológicas de alcance nacional y mundial, destacando sus causas y consecuencias y  poniéndolas en valor a la luz de la encíclica Laudato si’, para promover la conciencia colectiva de su relevancia y urgencia.
  • Promover, en las comunidades cristianas y en sus respectivos espacios (parroquias, escuelas, obras y movimientos), una efectiva conversión ecológica y sugerir vías de acción concreta hacia una ecología integral.
  • Proporcionar herramientas de análisis que nos permitan pensar en el futuro del planeta y de la sociedad global de la que formamos parte.
  • Profundizar y difundir la teología de la Creación.
  • Fomentar la celebración común del Día de la Creación.

¿Y si imaginásemos la encíclica «Laudato Si'» como una ventana al mundo, o mejor, a la Creación? La encíclica del papa Francisco nos presenta lo que él llama «la casa común» que habitamos y compartimos con todas las criaturas. Podemos alejarnos un poco de la ventana y ampliar la vista, e incluso imaginar que no hay barreras ni límites a lo que el ojo puede ver. De este modo, gracias a la inmensa tecnología de que disponemos, todo y todos los habitantes del mundo se vuelven cercanos a nosotros. Pero la globalización nos ha traído nuevas responsabilidades, sobre todo si la aprovechamos.

En la «Laudato Si'», Francisco presenta un panorama realmente preocupante de lo que está ocurriendo con nuestra casa común, señalando las causas provocadas por el hombre de la crisis ecológica, y propone cambios, según lo que él llama «ecología integral». Este concepto abarca el medio ambiente, sí, pero también integra la ecología económica y social, cultural y de la vida cotidiana. Es un reto del que nadie está exento y que busca vías y soluciones que no dejen a nadie fuera. Estamos llamados a una conversión ecológica, centrada en el bien común, que nos lleve a optar por otro estilo de vida, apoyado en una espiritualidad ecológica, en la que cada persona asuma también la corresponsabilidad ciudadana y, si es posible, la participación social y política.

De este reto nació la Red «Cuidar la Casa Común«, gracias al empeño de unas pocas personas que difundieron el mensaje a otras, esperando reunir cada vez a más para que aprendamos a ser cuidadores de la creación, un regalo que se nos ha confiado para el bien de todos, incluidas las generaciones futuras. La propuesta más concreta de la Red es apoyar la formación en parroquias, colegios, empresas y otros lugares de encuentro, de centros de conversión ecológica, pequeños grupos que profundicen en el conocimiento de Laudato Si’ y desde ahí se comprometan a promover la ecología integral.

Cuando, en 2015, el papa dio la voz de alarma sobre el mal estado de la Tierra y de la humanidad, aún no nos habíamos enfrentado a la pandemia de la covid-19 y a la lista de tragedias y desastrosos efectos que ha provocado. Antes, el recrudecimiento de las catástrofes naturales, por ejemplo, o la movilización y las protestas de un gran número de jóvenes en distintos países no parecían suficientes para sacudirnos y poner en cuestión la «normalidad» dominada por los intereses egoístas y la indiferencia. La actual crisis devastadora que ha arrasado el planeta debe abrirnos los ojos y enseñarnos algo. Como dijo el papa en dos pasajes de una de sus catequesis, «Curar el mundo» (19 de agosto de 2020, http://www.vatican.va/content/francesco/es/audiences/2020/documents/papa-francesco_20200819_udienza-generale.html):

La pandemia ha dejado al descubierto la difícil situación de los pobres y la gran desigualdad que reina en el mundo. Y el virus, si bien no hace excepciones entre las personas, ha encontrado, en su camino devastador, grandes desigualdades y discriminación. ¡Y las ha incrementado! […]

La pandemia es una crisis y de una crisis no se sale iguales: o salimos mejores o salimos peores.

Esta última afirmación, dicha con tanta sencillez y claridad, traduce bien el momento histórico que estamos viviendo. Es el momento de tomar decisiones. Si nuestro objetivo se reduce a una vuelta a la normalidad prepandémica, poco cambiará y así no saldremos mejor parados de esta situación. Si, por el contrario, nos atrevemos a soñar y a crear un futuro diferente, en el que todos, como hermanos, en línea con lo que sugiere Fratelli Tutti, cuidemos de esta casa común y nos cuidemos mutuamente, entonces seguro que saldremos mejor y más preparados y motivados para cumplir la tarea a la que estamos llamados.

Con motivo de la celebración del año de la Laudato Si’ que estamos viviendo, el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral nos ha propuesto siete Objetivos de la Laudato Si’, que ciertamente pueden servir de pistas para ayudarnos en nuestro camino:

  1. Responder al clamor de la Tierra
  2. Responder al clamor de los pobres
  3. Economía ecológica
  4. Adoptar un estilo de vida sencillo
  5. Educación ecológica
  6. Espiritualidad ecológica
  7. Compromiso y acción participativa de la comunidad

Rita Veiga e Juan Ambrosio – Comisión Ejecutiva de la RED CCC
Fuente:  https://www.padresvicentinos.net/

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This