Entrevista con Linda van Aken, directora de «Vincentius Nijmegen» (Países Bajos) – Segunda y última parte

por | Nov 26, 2020 | Noticias, Oficina de la Familia Vicenciana | 0 comentarios

Lea la primera parte de esta entrevista aquí.

En 2018 fue elegida Ciudadana del Año de Nimega. ¿Cómo se sintió al recibir este reconocimiento?

Cuando recibí la llamada telefónica dándome la noticia de que había sido nominada, mi primera respuesta fue decir «no, gracias», porque no está en mi naturaleza estar en el centro de atención. Pero mi tesorero me dejó claro que tenía que entender la nominación como un tributo al trabajo de todos nuestros voluntarios, que no se trataba sólo de mí, sino de todos en Vincentius. Entonces pude ir acostumbrándome poco a poco a la idea, y al final me sentí sinceramente feliz con ella.

La elección puso mi vida patas arriba. Todos querían entrevistarme y la gente me reconocía en la calle. Una gran desventaja fue que algunos empezaron a verme como propiedad pública, y no dudaron en tocar el timbre de mi puerta el fin de semana, o a última hora de la tarde, si necesitaban algo. Para nosotros, y especialmente para nuestro hijo, esto se hizo difícil de soportar, así que en interés de nuestra familia nos mudamos a Uden. Creo que es una lástima que nunca más pueda ser elegida Ciudadano del Año de Nimega, ya que ya no vivo en esta ciudad.

Crees que cada ser humano cuenta, un pensamiento que te inspira a ayudar a luchar contra la pobreza y la soledad entre los ciudadanos. ¿Se debe amar realmente al prójimo?

No me gusta llamarlo lucha, porque no podemos hacerlo. Prefiero llamarlo suavizar. Sí, amo de verdad a la gente y de muchas maneras intento que la gente que me rodea se sienta importante. Un ejemplo es nuestro «momento de sopa»: si no invito a la gente en persona, tal vez cuatro personas se presenten a la sopa. Pero si toco el timbre de la puerta en el edificio que visitamos, muchas más se presentan. Soy el tipo de persona que los toma de la mano. La gente se conmueve si puede expresar sus preocupaciones y penas a alguien que escuche de verdad, aunque sea al aire libre con una taza de sopa y sólo por poco tiempo.

Aquí en el barrio de Horstacker me muevo mucho y a menudo hablo con la gente que no ha venido de visita por un tiempo. A menudo la gente duda en volver y siente que el umbral está alto otra vez. En estos casos es importante trabajar en ellos y hacerles sentir que son realmente bienvenidos. El contacto humano es central, siempre. También intento transmitir esta actitud a nuestros voluntarios. Cada uno de ellos tiene su propia tarea, pero les enseño que dar a la gente atención directa siempre es lo primero.

¿Alguna vez te han decepcionado las personas, y si es así, cómo lidias con esto?

Sí, en mi tiempo como directora de Vincentius, más de una vez me han decepcionado las personas, también nuestros voluntarios. Pueden hacer cosas que no encajan en la idea de Vincentius, y en esos casos puede que tenga que despedirme de estas personas. A veces esto se me reprochaba seriamente, y más de una vez he sido vilipendiada y llamada de muchas maneras. Al principio esto me dolía y me molestaba mucho. Pero poco a poco descubrí, y acepté, que no se puede complacer a todo el mundo. Esas personas a menudo tienen problemas complicados, pero no tengo que verlos como propios. Así que en este sentido he aprendido mucho con el tiempo, y mi interior se ha fortalecido mucho.

¿Ha tenido que adaptar sus métodos de trabajo a causa del Covid-19? ¿Y cómo han respondido las personas de su grupo objetivo a esto?

Debido a que el edificio estaba cerrado, de un día para otro el número de nuestros visitantes bajó de 800 a cero. La mayoría de nuestros voluntarios tuvieron que quedarse en casa y a muchos les resultó muy difícil. Continuamos nuestro trabajo con un pequeño grupo de voluntarios, con los que continuamos durante todo el período del coronavirus. Debido a que todos los restaurantes de los alrededores tuvieron que cerrar de repente, con mucha comida en sus reservas, hice que trajeran mucho equipo aquí. También hice arreglos para que un gran número de cocineros cocinasen aquí, entre ellos dos chefs de restaurantes conocidos en Nimega. Las comidas se entregaban a través de Taxi van Driel, entre otros. Las comidas y los comestibles alegraban mucho a la gente, en particular a las familias con niños pequeños que ya no podían visitar las tiendas juntos. Para los ancianos (que tenían dificultades para caminar o eran vulnerables por otros motivos) también éramos un importante punto de contacto.

A menudo los conductores eran los únicos que veían en un día determinado, y muchas personas les entregaban sus corazones. También volvimos a poner en evidencia a muchas personas que habían estado viviendo en la pobreza, bajo el radar, que comúnmente eran ayudadas por un vecino, un tipo de asistencia que desapareció a causa del Covid-19. También sucedió que nuestro conductor entregó una comida, tocó el timbre pero nadie abrió. Cuando miró por la ventana, vio a alguien tirado en el suelo y rápidamente pidió ayuda. Debido al coronavirus, la asistencia médica domiciliaria no funcionaba como de costumbre. Y así, en este período Covid-19, cumplimos diversos roles. No nos quedamos quietos, sino que trabajamos muy duro, cinco días a la semana. A veces sentíamos una gran conmoción. Trabajamos con listas de direcciones para las entregas de comida, pero regularmente los nombres de las personas tenían que ser tachados de la lista ya que habían muerto de Covid-19.

Independientemente de si las personas pertenecen o no a nuestro grupo objetivo, creo que mucha gente está sola, y el Covid-19 ha agravado absolutamente la soledad. Se necesita tiempo y esfuerzo para reconstruir la vida social anterior de la gente. El distanciamiento social, y el miedo a volver a enfermar ahora que estamos en la víspera de una segunda ola, no ayuda. Así que creo que muchos en nuestro grupo objetivo están pasando por un momento difícil, y muchos se están marchitando en soledad. Así que, junto con las bolsas de alimentos, hemos estado enviando tarjetas que dicen «pensamos en ti, aunque no podamos reunirnos en el local», y de vez en cuando llevamos un ramo de flores. Nuestros muchos voluntarios que no están trabajando ahora también han recibido pequeños regalos de nosotros, para expresar nuestro agradecimiento y decirles que los echamos de menos.

Linda en el «Boekenboom», una librería pública en la que participó tras el cierre de la biblioteca local de Lindenholt.

Crees en la idea de «pagar por adelantado»: por medio del servicio desinteresado a otra persona, puedes inspirar a esa otra persona para que ayude a su vez a otra persona. Crees que esto es como una marea solidaria, y por lo tanto ayuda a hacer un mundo mejor. ¿Puedes explicarte mejor este punto de vista?

Una vez vi la película «Pay It Forward», una película divertida sobre un chico que quiere hacer el bien y lleva a un indigente a su casa. De esta manera intenta hacer del mundo un lugar más hermoso. Nunca pido un «gracias» a alguien que viene aquí y recibe ayuda. En vez de eso, pregunto: «Si alguna vez estás en posición de ayudar a alguien, espero que lo hagas, dentro de tus posibilidades».

¡Y funciona! Por ejemplo, las personas que han sido ayudadas por nosotros se pondrán a disposición como voluntarios. O piensa en alguien a quien le falten diez centavos en la caja del supermercado y a quien puedas ayudar. Así que siempre trato de inspirar a la gente de esta manera: si pude ayudarlos, por favor miren alrededor en su propio círculo para ver si pueden ayudar a tres personas, aunque sólo sea con un abrazo o una taza de café. Y si estas tres personas hacen lo mismo, tienes una marea de de bondad. Otros buenos ejemplos son el «café suspendido» o la «comida suspendida» que puedes comprar en un restaurante para otra persona: un indigente o alguien que tiene menos que gastar que tú. Esto se ha convertido en un concepto familiar en el negocio de los restaurantes.

Somos afortunados de tener muchos patrocinadores, y los invito, por ejemplo, a «abrazar a una familia». Eso significa que donarían 20 euros a la semana, para que una familia pueda obtener frutas y verduras frescas a través de nosotros, complementando lo que reciben del Banco de Alimentos. Si todos los que tienen suficiente para comer hicieran esto, muchos que viven por debajo del umbral de la pobreza podrían vivir una vida mejor y más saludable, y los niños tendrían un mejor rendimiento en la escuela.

Sus voluntarios y usted obtienen mucha alegría de su trabajo, y las personas que han sido ayudadas por usted están muy agradecidas. De hecho, juntos son una gran familia. ¿Correcto?

Así es. Siempre les digo a los nuevos voluntarios: «Están a punto de entrar en un baño muy caliente. Serán parte de una familia muy buena y realmente pertenecerán a ella». Nos apoyamos unos a otros en las buenas y en las malas, y a veces esto no es fácil. De vez en cuando habrá alguien en la sala que anuncie que quiere acabar con su vida. Eso te golpea muy fuerte, porque sabes que puedes hablar con esa persona, pero sin ayudarle de verdad. Si alguien realmente quiere hacerlo, lo hará de todos modos. En estas situaciones encontramos mucho apoyo entre nosotros. Enseño a la gente a trabajar de corazón, y no porque necesiten hacer trabajo voluntario para mantener su asignación. Si no puedes trabajar desde el corazón no durarás aquí. Tienes que ser capaz de servir a otro ser humano. Eso suena muy idealista y bueno, pero a veces estamos completamente agotados. A veces es muy pesado y no hay nada que puedas hacer por la vida de la gente. A veces ves a una persona autodestruirse, o autodestruirse de nuevo, y eres incapaz de ayudar, no importa cuánto quieras. Escuchar la miseria absoluta todo el día puede ser muy agotador. Pero si logramos enviarlos a todos a casa con una sonrisa en sus rostros, hemos hecho un gran trabajo ese día.

Su forma de trabajar y el concepto desde el que opera, a saber, «cada ser humano cuenta», parecería ser la receta para realizar un poco de cielo en la tierra. ¿Es así también como lo ves?

Sí, es cierto. A veces los voluntarios y la gente que cuidamos me llaman ángel. En esta sociedad tan dura, a menudo podemos hacer una pequeña cosa, que ayuda a que la gente se sienta diferente. Independientemente de nuestro trabajo, en este período Covid-19 se toman muchas iniciativas hermosas, como pintar rocas o cantos rodados. Todo tipo de personas pintan piedras con imágenes de mandalas o pequeños ángeles guardianes, y luego las depositan en las calles o en el bosque. Ofrecen consuelo e inspiración, y un sentimiento de interconexión, a quien las encuentra. El que las encuentra puede quedarse con la piedra o pasarla. Uno de nuestros voluntarios pinta rocas en nombre de Vincentius. Es algo espiritual y conecta a las personas entre sí. Como compartir un poco de felicidad.

¿Qué planes tiene para el futuro en Vincentius?

Estamos lejos de haber terminado. Nos gustaría realizar una casa donde la gente pueda pedir ayuda. Hemos dado el primer paso en esta dirección, ya que pronto estableceremos una casa en la zona de Dukenburg. Allí abriremos en breve una sucursal de Vincentius, y cooperaremos con muchos interesados en Dukenburg.

En conclusión: ¿qué mensaje o lección de vida le gustaría transmitir a los lectores de esta entrevista?

A todas las personas de nuestro grupo objetivo me gustaría decir: «No se avergüencen más por los problemas que enfrentan, sino traten de aceptar la ayuda disponible. Porque hay mucha ayuda esperándote, y no tienes que hacerlo todo tú solo».

A aquellos que no pertenecen a nuestro grupo objetivo, me gustaría decirles: profundicen en el principio de «pagar por adelantado» y consideren si ustedes mismos no serían capaces de ayudar a las personas de su entorno inmediato, aunque sólo sean dos. Y en caso de que haya gente adinerada entre sus lectores, me gustaría pedirles que piensen en abrazar a una familia, de la manera descrita anteriormente.

Y finalmente: todo ser humano tiene derecho a una existencia respetuosa y sin pobreza. Lo importante es que después de un período difícil la gente puede recuperar su fuerza y empezar a reconstruir su autoestima.

Página web: www.vincentiusnijmegen.nl

Contacto: info@vincentiusnijmegen.nl

Fuente: Nimega, Ciudad de la Compasión, Boletín de octubre de 2020

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This