últimas noticias sobre el COVID-19

La Laudato Si y el racismo

por | Nov 15, 2020 | Carisma y Laudato Si, Formación | 0 comentarios

No todas las personas de color son pobres. No todos los pobres son personas de color.

Dejémoslo claro desde el principio.

Algunos lectores pueden sentirse ofendidos por esas declaraciones. Otros pueden creer que las declaraciones no son verdaderas.

«Los progresistas blancos sí que sostienen y perpetúan el racismo, pero nuestra actitud a la defensiva y nuestra certidumbre hacen que sea prácticamente imposible explicarnos cómo lo hacemos». Esta cita de Robin DiAngelo, en su popular libro, White Fragility [Fragilidad Blanca], me golpeó como una tonelada de ladrillos. He sido parte del problema. Decir «No soy un racista» me hizo sentir muy cómodo. Pero eso no era lo mismo que ser antirracista.

Ese punto de vista dejó muchos miedos no expresados en los que me rodeaban. Muchos de mis amigos, con los que mantenía profundas, a veces apasionadas «conversaciones» sobre política o deportes, no podían contarme la «charla» que tenían que tener con sus hijos sobre la brutalidad policial. Estos eran problemas que existían justo debajo de mis narices. Pero hasta que no me enfrenté a esas realidades tácitas, no tenía idea de la profundidad y amplitud del dolor experimentado por tantos. Necesitaba una conversión racial.

¿Podría aplicarse el mismo problema a las preocupaciones ambientales?

Tenemos que reconocer que algunos cristianos comprometidos y orantes, bajo una excusa de realismo y pragmatismo, suelen burlarse de las preocupaciones por el medio ambiente. Otros son pasivos, no se deciden a cambiar sus hábitos y se vuelven incoherentes. Les hace falta entonces una conversión ecológica, que implica dejar brotar todas las consecuencias de su encuentro con Jesucristo en las relaciones con el mundo que los rodea (Laudato Si, nº 217).

La Dra. DeAngelo nos invita a ver el racismo como algo más que blancos vestidos con sábanas, quemando cruces. Del mismo modo, el papa Francisco nos desafía a entender que la crisis ambiental va mucho más allá de los osos polares en Manitoba.

En 2017, la Sociedad de San Vicente de Paul en México, Canadá y los EE.UU. emitió la declaración de posición conjunta, «Administración Ambiental y Conversión Ecológica». En esa declaración, nos hicimos eco de Laudato Si: que el grito de los pobres y el grito de la Tierra no pueden ser disociados.

Sin embargo, ¿seguimos siendo el problema? ¿Todo nuestro duro trabajo para poner fin a las leyes y prácticas discriminatorias ha creado una complacencia sobre las raíces sistémicas del racismo, y las preocupaciones ambientales que lo acompañan, en nuestras comunidades?

En nuestra reciente serie sobre el racismo, el Comité de la Voz de los Pobres y el Grupo de Tareas sobre los Afroamericanos señalaron algunas de las causas fundamentales de la brecha de la riqueza racial en los Estados Unidos. Un hecho constante fue el desarrollo intencional y abierto de políticas y prácticas que impedirían a los negros participar plenamente en las actividades de creación de riqueza. Esas acciones, junto con la educación desigual y las prácticas de supresión de votantes, produjeron secciones enteras de nuestras comunidades cuyos residentes fueron aislados y privados de sus derechos. Estos barrios se convirtieron en objetivos para la construcción de plantas de tratamiento, carreteras y fábricas. Estos son los «márgenes» justo frente a nuestras narices.

El aire nocivo resultante, el agua potable en mal estado o el suelo contaminado siguen contribuyendo al asma y a un sinfín de otros problemas de salud de estos residentes. Así como el aumento del nivel del mar hace que las zonas costeras bajas sean más susceptibles a las inundaciones, innumerables comunidades de color se han hecho más vulnerables a cualquier riesgo de salud que se presente.

Nueva Jersey acaba de aprobar una ley de justicia ambiental «histórica» que permite que se denieguen los permisos de construcción si el negocio va a contaminar áreas predominantemente minoritarias. Aunque doy la bienvenida a la defensa en nombre de las voces de los desposeídos, lamento que necesitemos una ley que podría evitarse si escucháramos a las poblaciones afectadas y actuáramos en solidaridad con ellas.

Deberíamos preocuparnos por lo que el cambio climático está haciendo a nuestra atmósfera. También deberíamos preocuparnos de cómo los pobres, en particular los pobres de color, están expuestos a partículas que producen asma de las carreteras en las que viven cerca. Deberíamos preocuparnos por el derretimiento de los casquetes polares y el desplazamiento de las comunidades costeras. Pero también deberíamos preocuparnos por las tuberías de plomo y el agua potable en los hogares de los pobres.

Cuando se examina la fragilidad ambiental de las personas de color de bajos ingresos y su acceso, a menudo limitado, a la atención sanitaria de calidad, la vivienda y la nutrición, y se añade la tensión de la pobreza y el peligro ambiental, no es de extrañar que haya un impacto tan dispar.

Por eso se requiere una preocupación por el ambiente unida al amor sincero hacia los seres humanos y a un constante compromiso ante los problemas de la sociedad (Laudato si, nº 91).

El Carisma Vicenciano y Laudato Si’ es nuestro esfuerzo por compartir las diferentes maneras en que los Vicencianos descubren que su carisma se conecta con Laudato Si’. Animamos a que hagan comentarios sobre estas publicaciones y damos la bienvenida a cualquiera que esté interesado en enviar un artículo a Jim Paddon en jpssvp@hotmail.ca.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This