Encíclica «Fratelli Tutti»: Sumario y comentario (Parte 3)

por | Nov 14, 2020 | Formación, Sumario y comentario de Fratelli Tutti | 0 comentarios

En la víspera de la memoria de San Francisco de Asís, el 4 de octubre de 2020, el papa Francisco publicó su tercera carta encíclica: «Fratelli tutti».

Como responsable de una congregación internacional que cumple una misión específica en el mundo, más específicamente en el mundo de la educación y la salud, en base a su propio carisma, el Hno. René Stockman ofrece aquí un breve resumen de cada capítulo, seguido de una reflexión más personal.

Capítulo 3: Pensar y gestar un mundo abierto

Después del cuadro de la situación y de la parábola como inspiración de cómo se pueden hacer las cosas, los siguientes cinco capítulos están dedicados a caminos concretos hacia un mundo en el que prevalezca más amor social y áreas en las que esto debe ser practicado de una manera muy especial. De paso, se formulan también una serie de posiciones claras.

Este tercer capítulo hace un llamamiento a crecer hacia un mundo abierto, donde haya espacio para todos. Los seres humanos han sido creados para vivir unos con otros, más aún, para entrar en una relación con cada prójimo que esté marcada por el amor. Por lo tanto, cada uno está llamado a ir más allá de sí mismo, a romper el capullo de su propia existencia, y a hacer espacio en su vida para estar junto a los demás. Esta relación con los demás nos hace crecer como seres humanos, nos permite ampliar nuestro círculo de relaciones y hacer crecer un espíritu de hospitalidad dentro de nosotros. ¡Qué singularmente se vivió esto en las comunidades monásticas, ya en la temprana Edad Media, donde dar la bienvenida a los huéspedes era una tarea importante y se vivía como un cumplimiento concreto del mandamiento del amor al prójimo!

El amor está en el corazón de nuestra existencia y también debe ser el corazón de cada creyente. El amor nunca puede quedar en segundo plano y no puede ser reemplazado por una lucha persistente para defender ciertas interpretaciones ideológicas de la fe. Si la defensa es necesaria, debe hacerse con y en el amor. ¡El mayor peligro en nuestras vidas es no amar! Por eso toda forma de hospitalidad y amistad estará profundamente marcada por el amor. Es el amor el que nos impulsa a buscar, encontrar y cultivar lo mejor en la vida de cada semejante.

El amor rompe todas las barreras, tanto geográficas como existenciales. Debe ser nuestra capacidad de ampliar constantemente nuestros horizontes y crear cada vez más espacio en nuestras vidas para la presencia del otro. Cualquier forma de exclusión de otra persona, por causa de su raza, color o fe, debe ser extraña para nosotros. En esta inclusión que estamos desarrollando, queremos prestar especial atención a las personas con discapacidades y a los ancianos, que hoy en día suelen llevar vidas marginales en la sociedad y se consideran más bien una carga.

Hoy día, nuestra atención se centra especialmente en la forma en que abrimos o cerramos nuestras fronteras a los refugiados. Refiriéndose a la parábola del Buen Samaritano, los refugiados son vistos por algunos como el hombre que yace al borde del camino, perturbando nuestro caminar. Uno no quiere ser perturbado y por eso busca maneras y medios para protegerse a sí mismo y a su propia comunidad. El término «semejante» está completamente erosionado y la gente sólo quiere salir con aquellos que pueden ser fácilmente aceptados como compañero. Por eso la libertad, la igualdad y la fraternidad deben ir siempre de la mano. La fraternidad es el verdadero humus para la deseada libertad e igualdad. Sin la fraternidad, estamos impulsados hacia un individualismo cada vez mayor, que es una verdadera infección viral para el desarrollo de nuestra comunidad y, por lo tanto, debe ser radicalmente opuesto.

Nuestro principio básico debe ser que todos los seres humanos tienen derecho a vivir con dignidad y a desarrollarse plenamente, y este derecho no puede ni debe ser ignorado por ningún país. Si esto no se respeta, nos convertiremos en una sociedad con grupos diversos: los que tienen la oportunidad de realizar su pleno potencial en la vida y los que no, hundiéndose en una marginalidad cada vez mayor, que, como podemos ver en algunas grandes ciudades, se está convirtiendo en una fuente creciente de agresión. Cuando lo único que cuenta es el rendimiento económico, muchos se quedan en la cuneta, lo cual, por desgracia, estamos presenciando cada vez más hoy día, y lo único que queda de la fraternidad es un vago eslogan romántico. La única orientación para nuestras acciones hacia los demás y también para el desarrollo armonioso de una sociedad es el bien común que queremos promover. El bien común se refiere a la benevolencia, a querer el bien de los demás. Para lograrlo, debemos ir por el camino de la solidaridad, tratando la solidaridad como una virtud moral y una actitud social. Debe estar enraizada en la educación familiar y en la educación superior en las escuelas. Es necesario guiar a los jóvenes en el desarrollo de una acción concienzuda en las esferas moral, espiritual y social, que debe ponerse a prueba en la práctica y desarrollarse aún más mediante formas concretas de servicio, especialmente hacia el prójimo  más frágil. La solidaridad crece cuando la gente piensa cada vez más en términos de bienestar de la comunidad y ya no ve su propia prosperidad, que es predicada por el reino del dinero, como el único camino para el bienestar completo. Aquí se aplica el principio de que la propiedad privada nunca puede hacerse absoluto a expensas del destino universal de los bienes. Este principio nunca puede ser una teoría, sino que debe hacerse visible y tangible en nuestra actitud y compromiso con los pobres. Es la única manera de lograr una distribución más equitativa de los recursos de que disponemos, a los que nunca podremos reclamar el derecho exclusivo absoluto.

Aquí es también donde el llamado apunta a que el espíritu empresarial nunca debe estar dirigido a la acumulación de propiedad sin tener en cuenta los derechos humanos y el bien común. Se puede esperar que los empresarios presten atención al empleo decente. Todo gobierno debe fijarse como objetivo dar a todos los ciudadanos tierra suficiente, un techo y trabajo. En el plano internacional, no podemos permanecer insensibles al desarrollo de los países que atraviesan grandes dificultades, y debemos tratar de reducir la carga de la deuda que atenaza a ciertos países y que corta de raíz cualquier forma de desarrollo ulterior, y pagarla de manera viable.

Una vez más, debemos preguntarnos cómo podemos desarrollar y dar forma a estos principios básicos para el desarrollo de un mundo abierto en nuestro propio entorno. Sería un error esconderse detrás de decisiones políticas y así eludir nuestra responsabilidad de promover este mundo abierto. Las palabras fraternidad y solidaridad requieren acciones concretas. El hecho de que nos llamemos ‘hermanos’ puede ser una señal poderosa para promover la fraternidad en nuestro entorno y ponerla en acción, especialmente para aquellos a los que les falta experiencia de fraternidad en sus vidas. En muchas regiones, nos enfrentamos al problema de los refugiados. Como congregación, no podemos hacer la vista gorda ante este problema y, una vez más, se trata de desarrollar pequeños actos de amor a través de acciones concretas. La forma en que manejamos nuestros propios recursos, los recursos de la comunidad, de la región y de toda la congregación, debe estar inspirada por una solidaridad bien pensada por la que también hagamos una contribución concreta a un desarrollo más equitativo en las diferentes partes de la congregación. No caigamos en la trampa de considerar los recursos de la congregación como «recursos privados», preocupados sólo por nuestro propio bienestar y por lo tanto dejándonos atrapar en las estadísticas con las que los bancos gustan de reclamarnos y nos aconsejan que reservemos suficientes provisiones para nuestro propio futuro. Sin descartar una justificada preocupación por nuestra propia supervivencia, la solidaridad nos pide explícitamente que compartamos con otros, y esto sobre la base de nuestra responsabilidad compartida por el crecimiento del bienestar general de toda la congregación.

Hno. René Stockman,
Superior General de los Hermanos de la Caridad.
Fuente: Página web de los Hermanos de la Caridad.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This