¡Sé lo que los pobres necesitan y quieren!

por | Ago 23, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

¿Realmente sé lo que los pobres necesitan y quieren?

¿Incluimos a los que servimos en nuestra planificación pastoral? Si no es así, ¿estamos haciendo inconscientemente una declaración de que sabemos mejor lo que quieren y necesitan?

Mi cohermano de la Provincia Oriental, John Prager, ofrece una perspectiva diferente. En «El Carisma y la Espiritualidad Vicenciana, y nuestro estilo de vida«, escribe:

Seguir a Cristo entre los pobres significa ser misionero.

l espíritu misionero no es ganas de andar. Saltar de lugar en lugar probablemente es más un obstáculo a la misión que algo positivo.

Ser misionero es salir de su mundo, su lugar seguro, para entrar en el mundo del otro. Es dejar se espacio para entrar en el espacio del pobre para acompañar con el evangelio.

Es una tarea difícil. El cambio no es necesariamente geográfico. Ser misionero es adaptarse a la realidad de los pobres.

El peligro para los misioneros es imponer su realidad. Mi manera es la única manera. Mi expresión religiosa es la única que vale. Sé cuáles son la necesidades de los pobres y que quieren (sin preguntarles).

Aquí es donde entran la virtudes vicentinas:

  • La humildad para escuchar y acompañar sin mandar.
  • La sencillez de entender mis verdaderos motivos en la misión.
  • La mortificación para sacrificar algo de lo mío por el bien de los pobres.
  • La mansedumbre para manejar los choques culturales.
  • La caridad y celo evangélico expresados en el deseo de entrar en un mundo nuevo.

Dicho simplemente, el reto para los misioneros es: ¿cómo vivir y compartir el evangelio en otra realidad?

Mi visión desde lo alto del cerezo era incompleta

En un post anterior, reflexioné sobre la escalada al pequeño cerezo de mi patio trasero. Pude ver el nuevo mundo del patio trasero de nuestro vecino. Vi otro mundo lleno de lo que más tarde aprendí que eran barriles de cerveza. Había algunas cosas redondas de madera apoyadas en la pared. Más tarde aprendí que eran mesas usadas en el jardín cervecero al aire libre del Jardín de Cerveza de Teddy.

Todavía no había entrado en su patio. No entendía por qué tenían tanta basura. Vi pero no entendí los barriles y las mesas.

Vi esas cosas. Pero las vi desde mi perspectiva más que desde la del dueño del Jardín de Cerveza Teddy. Estos artículos eran esenciales para su sustento. Aún no había entrado en su mundo.

El P. Prager ha escrito en The Shadow Side of the Vincentian Charism [El lado oscuro del carisma vicentino] que somos turistas involuntarios en la tierra y la cultura de los pobres. Creemos que conocemos la cultura… pero como la mayoría de los turistas, nos perdemos mucho de lo que es crucial para su desarrollo y bienestar.

Gracias a Dios, nuestras madres se preocuparon de entrar en nuestro mundo, entender y guiarnos en la exploración del mundo más allá.

Preguntas para turistas

  • ¿Entro en el mundo de aquellos a los que sirvo?
  • ¿Cómo llego a entender sus esperanzas y temores?

Esta entrada apareció en primer lugar en Vincentian Mindwalk

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This