Un punto de vista canadiense: Las vidas negras importan

por | Jun 22, 2020 | Formación, Reflexiones | 1 comentario

Hace más de 400 años, gran número de africanos fueron capturados y sacados de sus tierras, hogares y familias nativas para ser llevados al Nuevo Mundo y ser reducidos a objetos que solo servían para ayudar a sus propietarios a tener un negocio rentable y una vida cómoda para sus familias. Esta subyugación de otra raza, fundada sobre los principios de que alguien es inferior e infrahumano simplemente por el color de su piel, es algo que sigue asolando a América del Norte. La institución de la esclavitud intentó robar a los afectados su dignidad humana fundamental. Como se ha demostrado muchas veces con valientes actos de desafío, nadie puede quitarles el don de la dignidad humana que Dios les ha dado.

Si bien se han producido muchos cambios positivos en la legislación y las leyes para reducir estas iniciativas de ideario racista para suprimir a los afroamericanos, el reciente asesinato de George Floyd ha dado lugar a una respuesta nacional, e incluso mundial, al prejuicio racial.

Como canadiense, debo reconocer también que no estamos exentos de prejuicios raciales y creo que debemos hablar y actuar de manera que podamos lograr un cambio sistémico verdaderamente eficaz en la forma en que pensamos y actuamos, tanto como individuos como gobiernos. Reconozcamos también que este racismo también afecta a nuestros pueblos indígenas. Como vicencianos debemos enfatizar la relación entre el racismo y la pobreza. Deberíamos usar el conocimiento que obtenemos a través de nuestra interacción con las personas que viven en la pobreza y el efecto que el racismo ha tenido en sus vidas.

Ha habido varias declaraciones particularmente significativas respecto al racismo en las últimas semanas pero, como en el caso de Vicente, las palabras no son suficientes. Debe haber acción, que se templa con la oración tanto para los que son víctimas del racismo como para los que todavía pueden practicar y apoyar el racismo. Me gustaría animar a cada miembro de nuestra familia vicenciana a trabajar dentro de sus organizaciones, congregaciones y parroquias abogando y educando a otros. Tomar medidas que demuestren nuestra sincera convicción de que todos los hombres, mujeres y niños son iguales. Demostremos también a todas las personas de color, con nuestras palabras y acciones, que estamos con ellos y respetamos su derecho a la dignidad humana fundamental y a la igualdad de derechos.

Este es el momento propicio para que todos actúen.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

 

Etiquetas:

1 comentario

  1. Ross

    El desarollo de los EEUU y el bienestar y la comodidad de los ricos se consiguieron a costa de las vidas y los grandes sacrificios y duros trabajos de parte de los esclavos africanos, los peones chinos de ferrocarril, los trabajadores inmigrantes asiáticos de la caña de azúcar en Hawaii, trabajadores campesinos mejicanos y filipinos.

    Así pues, se pregunta, como en 1 Cor 4, 7: ¿Qué tienen los adinerados y acomodados que no hayan recibido?

    Me parece cierto, sí, que el privilegio de los blancos no es un mito; lo es, sin embargo, la meritocracia.

    En este momento para actuar, se nos exige en primer lugar, creo yo, a decir la verdad con denuedo, y sencillez vicentina, por llamar al pan, pan y al vino, vino.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This