últimas noticias sobre el COVID-19

Visita a las Naciones Unidas en Ginebra

por | May 26, 2020 | Noticias, Presencia en la ONU | 0 comentarios

Sor Franca Edet, HC, miembro del Grupo Asesor de las Hijas de la Caridad ante las Naciones Unidas, tuvo la oportunidad de visitar a las Hijas de la Caridad en Ginebra y de visitar la ONU allí. Se unió a sor Catherine Prendergast, la representante de las Hijas de la Caridad ante la ONU en Ginebra, en su viaje.

A finales del otoño pasado, algunas de nuestras Hijas de la Caridad que sirven en la Casa Madre fueron a unirse a las hermanas Marie Raw, Margaret O’Dwyer y María Teresa Mueda, para desearnos a sor Catherine Prendergast y a mí un viaje seguro a Ginebra. Iniciamos nuestro viaje en tren en la Gare du Lyon.

Sor Franca Edet, segunda de la izquierda, y la Hermana Catherine Prendergast, segunda de la derecha, preparándose para dejar la Casa Madre. Reunidas para despedirlas están, a la izquierda, sor Florence Igoche, en el medio, la sor Margaret O’Dwyer, y a la derecha, la sor Stella Mameh.

Al llegar a la gran estación de tren de Cornavin, Ginebra, hicimos una corta caminata hasta el tranvía de la ruta 15, que nos llevó directamente a la Casa de la Comunidad, donde recibimos la muy cálida bienvenida de sor Louise Pittet y sor Marguerite Cruz, que nos estaban esperando. Llegó la mañana y la tarde, el primer día.

Como el día siguiente era sábado, las oficinas de las Naciones Unidas no estaban abiertas. Tomamos el tranvía hasta la ciudad, parando en el «Palacio de las Naciones», como se llama el edificio de la ONU en Ginebra.

Mi primera fascinación fue la vista de una silla gigante, frente al Palacio de las Naciones con una de sus cuatro patas rota. La miré con gran interés preguntándome, «¿Qué podría representar este artefacto simbólico?»  Un examen más detallado reveló una placa que explicaba que era un proyecto original de Paul Vermuelen (cofundador y director de Handicap International Suisse).

El propósito de este proyecto era conseguir que el mayor número posible de naciones firmaran el Tratado de Ottawa sobre minas terrestres (también llamado «Tratado de Prohibición de Minas») en diciembre de 1997, que entró en vigor el 1 de marzo de 1999. La silla con una pierna rota representa a millones de personas en diferentes zonas de guerra de nuestro mundo que han perdido alguno de sus miembros como resultado de las minas terrestres explosivas.

El lugar donde está situada esta silla es también el lugar de muchas protestas pacíficas. Lo que se me ocurrió es que el activismo, como sabemos, puede tener algunos efectos duraderos. Sin embargo, se necesita un esfuerzo concertado para llevarlo a cabo. Mientras tanto, 21 años después de que el tratado entró en vigor, seguimos siendo testigos de las víctimas de las zonas devastadas por la guerra que son desfiguradas con armas de guerra y terrorismo. Esto plantea la gran pregunta: «¿Qué pasó con el Tratado de Ottawa y cuán fieles han sido las naciones a su adhesión a esta directiva?»

También fue una experiencia muy emotiva ver el conjunto de banderas de los diferentes países desplegadas frente al Palacio de las Naciones.

Esta silla, con una pierna rota, representa a todos aquellos que han perdido miembros a causa de las minas terrestres explosivas.

Desde ese punto, caminamos cuesta arriba hasta la sede del Comité Internacional de la Cruz Roja. Este exquisito edificio se encuentra frente a la entrada lateral de los terrenos y edificios de las Naciones Unidas. Sor Catherine y yo aprovechamos la oportunidad para visitar el Museo de la Cruz Roja, donde tuvimos una visita guiada electrónica de las diferentes intervenciones de la Cruz Roja en varias guerras, comenzando con la Primera Guerra Mundial. La experiencia fue a la vez emotiva y fascinante.

Nuestra siguiente escala fue una visita al Lago de Ginebra, que está a poca distancia del Palacio de las Naciones. Una vez más, tuvimos unas maravillosas vistas de la ciudad y un paseo en barco por el lago. Como era sábado, las oficinas de la ONU no estaban abiertas, así que aprovechamos este día para hacer turismo y paseos de ocio. Al final de nuestro recorrido, asistimos a la misa en la catedral de Ginebra esa noche y regresamos a la comunidad con un gran sentido de logro. Llegó la mañana y la noche; el segundo día.

El domingo, el tercer día, fue tranquilo, pero ofreció otra experiencia de misión y presencia fiel entre el pueblo de Dios. La comunidad local está formada por tres hermanas adorables. Sor Louise es la hermana sirviente. Sor Marguerite acaba de cumplir 100 años en abril. Sor Catherine también es miembro de la pequeña comunidad. Se une a las otras dos para las oraciones y las comidas. Los apartamentos son como los bloques de viviendas que pertenecen a Caritas Internacional.

El edificio de la Cruz Roja. Debajo hay un gran museo con información histórica sobre la misión del Comité Internacional de la Cruz Roja a nivel mundial.

La mañana de ese domingo fuimos a misa en una iglesia, no muy lejos de la casa de las hermanas. Al final de la misa, sor Marguerite, a pesar de su gran edad, se paró con el sacerdote fuera de la iglesia para soludar y charlar con las diversas familias presentes.

Sor Marguerite es aguda y ágil. Hace sus tareas en la casa y se encarga de la lavadora y otras tareas prácticas. Sor Luisa atiende a las familias que viven en los apartamentos, escuchándolas y aconsejándolas sobre sus preocupaciones, según las necesidades. Las personas que visitan a las hermanas tienen una gran confianza y saben que las hermanas están ahí para ellos. Llegó la tarde y la mañana, el tercer día.

El lunes, el cuarto día, hicimos una visita a las Naciones Unidas, donde ahora necesitaba una insignia que me permitiera acceder al edificio de la ONU y asistir a las reuniones y sesiones. Esta experiencia fue amistosa; los visitantes fueron tratados con el mayor respeto e integridad. Sólo tuve que presentar una carta de referencia de la Casa Madre, y mi pasaporte internacional para su verificación. En muy poco tiempo, mi insignia de acceso fue procesada e impresa.

Con la Hermana Catherine Prendergast a lo largo del Lago de Ginebra.

Esta insignia es renovable después de su vencimiento y da acceso a los edificios de la ONU y a asistir a las reuniones, revisiones de países y convenciones cuando están en sesión. Después de recibir la insignia, pude unirme a los miles de visitantes que vinieron con diferentes propósitos. Nos pusieron a todos en grupos por idiomas y me uní al grupo de habla inglesa para un tour completo del edificio de la ONU y las diferentes salas de conferencias. Llevó más de una hora cubrir lo que era posible, después de dar miles de pasos.

Después de la gira, me uní a sor Catherine y asistimos a una revisión por países de las intervenciones sobre la violencia contra las mujeres de Angola, Eslovenia y Brasil. Toda la información fue traducida simultáneamente, como ocurre en la Casa Madre. Sin embargo, este era un espacio mucho más grande y sofisticado. El proceso de información e interacción fue agradable. Al final de cada sesión, el presidente felicitó y animó a los presentadores. Se dieron momentos de intervención, interacción y algo de reflexión crítica. Fue un día agotador, pero que valió la pena. Llegó la mañana y la tarde, el cuarto día.

El quinto día se dedicó a visitar las diferentes organizaciones no gubernamentales (ONG) que colaboran con la ONU para asegurar que se preste la atención adecuada a los temas que han de ser puestos en conocimiento del público o incluidos en las convenciones. Las ONG en Ginebra trabajan juntas para presionar, defender y hacer campaña principalmente en cuestiones de derechos humanos.

No hemos de subestimar el aprendizaje y la experiencia de la visita a Ginebra, pues lleva consigo la calidez de la hospitalidad, la comunidad y la amistad, así como la belleza de la colaboración, la internacionalidad, la diversidad y la sinergia. – Sr. Franca Edet, HC

Las ONG tienen su oficina en un edificio en una calle lateral, no muy lejos del Palacio de las Naciones. El titular de la propiedad es la oprganización internacional de los Franciscanos; grupos como los Dominicos, Hermanos Cristianos, Hermanos de la Presentación y otras organizaciones basadas en la fe alquilan un espacio a los Franciscanos. Sor Catherine está ahora alquilando un escritorio allí para las representantes de las Hijas de la Caridad.

En esta oficina había muchos jóvenes en prácticas y en formación en el trabajo. Junto a ellos hay investigadores, que eventualmente esperan trabajar en el campo de las relaciones internacionales o en los temas actuales de migración, tráfico de personas, refugiados, personas sin hogar, cambio climático y similares, todo en relación con los derechos humanos.

Vista de las montañas y el cielo que rodean Ginebra.

Tuve una extensa entrevista durante el almuerzo con una joven que trabaja para los Hermanos Cristianos y su área de interés es el tráfico de personas. En el pasado, coincidió con sor Olivia Umoh, HC, en la Conferencia Talitha Cum en Roma, y le gustaría hacer más conexiones con el Proyecto de Trata de Personas en Benin, el Proyecto de Niños de la Calle en Port Harcourt, Nigeria, y el Proyecto de Niños de la Calle en Kumasi, Ghana.

Al mediodía, asistimos a la misa en la Iglesia Franciscana, que está bastante cerca del Palacio de las Naciones. Al final de un día bien empleado, volvimos a una cálida y amable bienvenida por parte de la Comunidad. Como las hermanas habían estado dedicando tiempo a cuidarnos cada vez que volvíamos de la ciudad, me ofrecí a cocinar la cena, como muestra de agradecimiento y de gratitud por toda la hospitalidad que recibí de nuestras tres hermanas. Las hermanas me permitieron felizmente hacerlo, y todos disfrutamos de una buena comida caliente, después de la cual tuve que prepararme para mi viaje a casa al día siguiente. Llegó la noche y la mañana, el último día.

El último día, emprendí mi viaje de regreso a Londres con un gran sentido de la gratitud por la maravillosa oportunidad que se me ha dado. Estoy agradecida a sor Marie Raw y a sor Catherine Prendergast por esta maravillosa oportunidad, a sor Ellen Flynn y a su Consejo por el apoyo que me dan cada vez que necesito viajar para reuniones, y a mis dos grandes compañeras, sor Johannah O’Connor y sor Patricia Maxwell, por su amable compañía y por la cálida bienvenida que recibo de ellas en todas mis idas y venidas.

No hemos de subestimar el aprendizaje y la experiencia de la visita a Ginebra, pues lleva consigo la calidez de la hospitalidad, la comunidad y la amistad, así como la belleza de la colaboración, la internacionalidad, la diversidad y la sinergia. Es una experiencia que refrescó mi alma con un cierto sentido de lo sagrado, y liberó una fuente de emoción en la alegría de formar parte de una familia que es más grande que yo. Una familia que inspira la creatividad y la excelencia en la misión. Una familia que escucha más allá de la sonrisa de cada individuo en la profunda sonrisa de Dios.

Así, al llevar estos sentimientos de posibilidades y encuentro, una oración se eleva en mi corazón que dice: «Desde el nacimiento del sol hasta el ocaso del mismo, el nombre del Señor será bendecido en todas las cosas» (Salmo 113,3). Todo lo que ha sido es un acontecimiento de Dios y todo lo que será siempre es un «sí» y un «gracias».

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This