últimas noticias sobre el COVID-19

Quien conoces es importante

por | Feb 21, 2020 | Conversaciones sobre Justicia Social, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Pocos días antes de Navidad tuve la oportunidad de visitar a una familia de ocho personas que estaban a punto de ser desalojadas. La madre acababa de dar a luz, no podía trabajar, y no tenía beneficios para proporcionar ingresos. El padre era un jornalero y había poco trabajo en el momento del nacimiento de su hijo.

No podían llegar a fin de mes. De hecho, se habían retrasado tanto en el pago del alquiler que era más de lo que nuestra conferencia de San Vicente de Paúl podía manejar sola. Como suele ocurrir, necesitábamos asociarnos con la agencia de asistencia a la comunidad local para unir recursos. Sin embargo, debido a la gran demanda, tuve que pedir un favor para que esta familia se reuniera con un trabajador social ese día (en un mundo mejor, nuestras dos organizaciones tendrían la capacidad financiera y de personal para haber manejado todas las solicitudes de asistencia. En un mundo más justo, la familia no habría necesitado ayuda, en primer lugar. Ambos son temas para una discusión diferente).

Al final, la familia recibió suficiente ayuda para pagar el alquiler.

Todos usamos nuestro «capital social», nuestro círculo de amigos y conocidos y su círculo de amigos y conocidos en diferentes momentos. En este caso, usé mis conexiones, y nuestra reputación en la comunidad, para ayudar a una familia en crisis. Pero, ¿alguna vez usamos nuestras redes sociales para hacer más por la gente necesitada?

Un video apareció en este sitio web hace 11 años (https://famvin.org/en/2014/01/13/poverty-end/) que atrapó mi atención. El mensaje, ofrecido por el ministro brasileño Claudio Oliver, hace preguntas conmovedoras. «¿Cuánto tiempo te tomaría encontrar algo para comer, o un lugar donde quedarte, si lo perdieras todo?» A la mayoría de nosotros nos avergüenza pedir ayuda a los amigos o vecinos. Pero muchos de nosotros tenemos suficientes recursos en nuestras redes sociales para sobrevivir, incluso suficientes recursos para volver a levantarnos.

Eso no es cierto para todo el mundo. Casi todos tienen algún nivel de conocidos, amigos y parientes. Y esas redes pueden proporcionar ayuda en muchas circunstancias. La mayoría de las personas necesitadas que visito están bien informadas sobre qué vecino puede ayudarles a cuidar a sus bebés o hacer un trueque por la reparación de un coche. Pero estas redes ayudan a la gente a salir adelante. A menudo no pueden llevar a la gente por el camino de la estabilidad.

Nuestras redes, ya sean personales o a través de nuestras parroquias, generalmente incluyen médicos, abogados, dueños de negocios, y muchos otros que pueden ayudar a las familias que ayudamos a ponerse en una posición más estable.

Cuando supe por vez primera el concepto de nacer en una situación de «privilegio», era muy consciente de mis raíces y educación de clase media. Empiezo a darme cuenta de que necesito ser dueño de ello. Más importante aún, necesito compartirlo, regalarlo. Necesito traerlo conmigo en las visitas a casa y conectar a la gente que visito con los tipos de recursos que realmente les ayudarán a conseguir la estabilidad.

Quien conoces es importante. A quien les ayudes a conocer puede importar aún más.

Jack Murphy
Sociedad de San Vicente de Paúl, EE.UU.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This