La misión de los Hijos e Hijas de María, hoy conocida como Juventud Mariana Vicenciana, fue confiada por Dios a santa Catalina Labouré a través de María, mediante las apariciones de la Virgen Inmaculada. Así es como sor Catalina explicó esta misión a su Director, el Padre Aladel, en su comunicación con él:

«La Santísima Virgen desea encargarte una misión… Tú serás el fundador y director de una Cofradía de Hijos e Hijas de María».

El otro mensaje, quizás más conocido, dado por la Santísima Virgen fue hacer acuñar una medalla: la Medalla Milagrosa, que sería la insignia de la Asociación.

Linea temporal

Los primeros grupos de Hijos e Hijas de María se organizaron en diferentes regiones de Francia, desde 1835 hasta 1847. La primera Hija de María fue Benigne Hairon y, como tantos otras, provenía de un internado dirigido por las Hijas de la Caridad.

El 20 de junio de 1847, el Padre Étienne, Superior General de la Congregación de la Misión, obtuvo la Aprobación Pontificia (aprobación para ejercer su ministerio) del Papa Pío IX para establecer una cofradía bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, en las escuelas de las Hijas de la Caridad. Esta cofradía adoptó la Medalla Milagrosa como su insignia, y los miembros, los jóvenes conocidos como los Hijos e Hijas de María, la usaron inserta en una cinta azul.

También en 1847, el papa Pío IX concedió a los Hijos e Hijas de María todas las indulgencias ya concedidas a una sociedad similar, la Fraternidad de la Santísima Virgen, establecida desde hace mucho tiempo en Roma para los alumnos de la Compañía de Jesús. En 1850, a los muchachos y muchachas jóvenes se les permitió por primera vez hacer sus consagraciones. En 1876, la membresía se extendió para incluir a todos los jóvenes, no solo a los estudiantes de las escuelas de las Hijas de la Caridad. En 1904, el Congreso Mariano en Roma reconoció a los Hijos e Hijas de María como una cofradía laica en la Iglesia y en 1931, los Hijos e Hijas de María fueron reconocidos como una confradía mundial abierta a todas las parroquias e instituciones católicas.

En la actualidad

Hoy en día, los Hijos e Hijas de María y el Movimiento «Juventud Mariana Vicenciana» están presentes en muchos países del mundo. Los Superiores Generales siempre han apoyado esta obra tan querida por la Familia Vicenciana. En 2015, Jasmine Cajuste, entonces Presidenta Internacional de JMV, declaró: «…con aproximadamente 100,000 miembros que trabajan en 65 países y una gran red de colaboradores dentro de la Familia Vicenciana, JMV ofrece a muchos otros jóvenes como yo la gracia de pertenecer a una familia más grande y una larga cadena de servicio que abraza al mundo. Si bien la mayoría de nuestros miembros son por adolescentes, JMV también da la bienvenida a niños y adultos jóvenes, de acuerdo con las necesidades y realidades de los países específicos”. En algunos lugares, los niños pequeños comienzan como Hijos e Hijas de María y luego se mudan a JMV. En algunos otros lugares quedaron dos grupos distintos.

JMV Internacional en las redes sociales:
Facebook
Twitter
Instagram

Disfruta de estos videos: el primero es un rosario internacional con grupos de muchos países. El segundo es de JMV Perú.

Pin It on Pinterest

Share This