Nuestras cambiantes imágenes y sus raíces

La gente nos ve de maneras diferentes. Nos ven de manera diferente porque mantienen relaciones diferentes con nosotros. Pueden relacionarse con nosotros como padres, cónyuge, compañero de trabajo, jefe, amigo cercano, competidor, mentor… La lista es amplia.

También pueden vernos de manera diferente porque nos han conocido en diferentes períodos de nuestra vida. A veces nunca superan las imágenes y los roles que teníamos en tiempos pasados de nuestra vida. Otras veces llegan a apreciar cosas que no vieron antes o rasgos que solo desarrollamos más tarde.

Vicente y Luisa: diferentes personas creciendo en su relación

Piensa en cuán diferentes eran san Vicente y santa Luisa en sus vidas tempranas. Él provenía de una familia amorosa, aunque pobre. Ella de una relación ilegítima, sin conocer a su madre, apenas reconocida por su padre y familiares acomodados.

Cuán diferente fue su trato cuando se conocieron por primera vez (no fue del todo bien). Pensemos en el respeto mutuo que desarrollaron como colaboradores durante más de 35 años de dedicación a seguir a Cristo Evangelizador de los Pobres.

Las imágenes de María a través de los tiempos

El notable teólogo marista Patrick Bearsley dice:

«Un rápido viaje por los siglos de devoción cristiana a María es como caminar a través de una galería de arte, con un muestrario de retratos de la misma persona, pintada por diferentes artistas. Cada pintor ve su tema de manera diferente, pero cada retrato es una verdadera semejanza, capturando diferentes facetas del misterio de esa persona».

El anterior Superior General Robert Maloney, CM, captura lo anterior, cuando se aplica a las imágenes de María de hoy y a través de los tiempos. Ofrece cinco obras de arte clásicas como ventanas para ver diferentes facetas de María.

  • Myriam de Nazaret: María como una persona real de su tiempo.
  • La discípula que escucha: María como la discípula que escucha.
  • La Madre de Dios: María como modelo que permite a Dios actuar a través de ella y de nosotros mismos.
  • Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa: María nos recuerda las preocupaciones amorosas de Dios.
  • La Madona Negra: María, atractiva para todas las razas y culturas

Cambiando imágenes de nosotros mismos y de los demás

  • ¿Puedo reconocer mis propios cambios a lo largo de mi vida?
  • ¿Reconozco cómo otros han cambiado?

 

Pin It on Pinterest

Share This