Un punto de vista canadiense: la vivienda y la carencia de ella

por | Feb 28, 2019 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Una expresión que vemos con frecuencia es la de «vivienda asequible». Pero creo que el término asequible es muy subjetivo y de poca utilidad, a menos que sepamos la situación que está experimentando actualmente cada persona que necesita un hogar. Generalmente, hay una cifra que identifica qué porcentaje del ingreso de la persona o la familia se debe gastar en las necesidades de vivienda. No estoy seguro de cómo podemos usar una cifra para todos, sin saber cuáles son los gastos de esa persona o familia. Statistics Canada nos informa que si una familia está gastando más del 30% de sus ingresos en gastos relacionados con el alojamiento, están viviendo en alojamientos que no pueden pagar, lo que puede tener un gran impacto en su capacidad de superar el umbral de la pobreza.

Además del hecho de encontrar una vivienda que sea asequible, muchas veces las personas deben vivir en una vivienda que, si bien se puede calificar como asequible, no cumple con muchos de los requisitos básicos que la mayoría de nosotros consideramos como mínimos adecuados. Muchas ciudades que sí crean áreas de viviendas de bajo costo, por lo general terminan creando guetos de pobreza que puede tener un efecto muy negativo en muchas familias. Tendemos a ubicar a estas familias en un lugar alejado de los que podemos costearnos una mejor vivienda. En la actualidad, se están construyendo edificios de apartamentos que ofrecen alquileres más bajos, que tienen en cuenta los ingresos, lo que llamamos viviendas de inclusión. Este método, al menos, les da a las familias de bajos ingresos un sentido de dignidad humana y el estímulo para sentirse orgullosos de su vivienda.

Hay una gran necesidad de que nosotros, como vicencianos, hablemos y defendamos ante todos los niveles del gobierno para abordar los problemas de vivienda que enfrentan nuestros vecinos necesitados. A menudo podemos ver y experimentar, a través de nuestras visitas a sus casas, las condiciones de vida en las que muchas personas se ven obligadas a vivir. Hay mucho que decir sobre el viejo dicho: la casa de un hombre es su castillo… La gente solo quiere tener un hogar que pueda ser un lugar para vivir, criar una familia y disfrutar de la amistad de sus vecinos. Nuestras acciones y palabras pueden ser parte de una petición de defensa de la vivienda que puede cumplir los sueños de muchos de aquellos a quienes servimos.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las opiniones del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This