No tienes que tener un trabajo glamoroso. Cualquiera puede marcar la diferencia.

J. Patrick Murphy escribe en una de sus mini-reflexiones sobre la vida del señor Vicente:

“Francia estuvo en guerra durante toda la vida de Vicente, excepto en los últimos meses. La decapitación de disidentes religiosos era común. El clero era incompetente, corrupto o ambas cosas.

Lección: No dejes que el entorno te deprima; puedes marcar la diferencia de todos modos.

¡Vicente ciertamente marcó la diferencia! “Ah”, quizás digas, “es que era Vicente, es decir, ¡SAN VICENTE! … Yo no juego en esa liga. (¡Y no quiero que me corten la cabeza!)”. Quizás no. Pero puedes ser un “creador de diferencias”.

Viéndote a ti mismo como un Creador de diferencias

Hace poco leí un resumen del libro Great Work: How to Make a Difference People Love [Gran obra: Cómo hacer una diferencia que la gente ame], de David Sturt.

No tienes que tener un trabajo glamoroso. Cualquiera puede ser un creador de diferencias.

En 2001, los investigadores comenzaron a estudiar cómo las personas con trabajos poco glamorosos afrontaban lo que llamaron “trabajo devaluado”. Cuando se pusieron a pensar en trabajos supuestamente poco gratificantes, para estudiarlos, eligieron al personal de limpieza de un hospital.

Cuando Dutton y Wrzesniewski entrevistaron al personal de limpieza de un importante hospital en el Medio Oeste, descubrieron que un cierto subconjunto de limpiadoras no se veían a sí mismas como parte del personal de limpieza. Se veían a sí mismas como parte del personal profesional, como parte del equipo de curación, y eso cambió todo.

Estas personas podían conocer a los pacientes y a sus familias, y ofrecer un apoyo, tal vez sencillo, pero importante: una caja de Kleenex aquí, un vaso de agua allí o una palabra de aliento. Una limpiadora informó que reorganizó las imágenes en las paredes de los pacientes en estado de coma, con la esperanza de que un cambio de escenario pudiera tener algún efecto positivo.

Todo depende de cómo enmarques la historia.

Me recuerda a la historia de “El lanzador de estrellas”:

Un hombre estaba caminando en la playa un día y notó a un niño que estaba bajando, recogiendo una estrella de mar y arrojándola al océano. Al acercarse, gritó: “¡Hola! ¿Qué estás haciendo?” El niño levantó la vista y dijo: “Estoy arrojando estrellas de mar al océano”. “¿Por qué arrojas estrellas de mar al océano?”, preguntó el hombre. “La marea las dejó varadas. Si no las arrojo al agua antes de que salga el sol, morirán”, fue la respuesta. “Seguramente te das cuenta de que hay kilómetros de playa y miles de estrellas de mar. Nunca las devolverás a todas, hay demasiadas. No puedes hacer una diferencia”. El chico escuchó educadamente, luego tomó otra estrella de mar. Cuando la llevó de vuelta al mar, dijo, “para esta si que se marcó la diferencia”.

En la misma línea…

Un hombre se encontró con un sitio de construcción donde trabajaban tres personas. Preguntó al primero, “¿Qué estás haciendo?”. Y el hombre respondió: “Estoy poniendo ladrillos”. Le preguntó al segundo, “¿Qué estás haciendo?” Y el hombre respondió: “Estoy construyendo un muro”. Se acercó al tercero, lo escuchó tararear una canción mientras trabajaba, y le preguntó: “¿Qué estás haciendo?” El hombre se levantó, miró al cielo y sonrió, “¡Estoy construyendo una catedral!”

¿Qué estás haciendo para marcar la diferencia?

  • ¿Eres un “lanzador de estrellas” que marca la diferencia en la vida de alguna persona?
  • ¿Estás poniendo ladrillos? ¿construyendo muros? … ¿o construyendo el reino?

HAGA CLIC AQUÍ para descargar J. Patrick Murphy “Sr. Vincent ” [en inglés

Pin It on Pinterest

Share This