últimas noticias sobre el COVID-19

Un enfoque sistémico para terminar con la falta de vivienda

por | Feb 18, 2018 | Formación | 0 comentarios

Discurso de Mark McGreevy, fundador y CEO de DePaul International, en el panel de evento paralelo titulado «Un enfoque sistémico para terminar con el sinhogarismo» presentado por la Familia Vicenciana en las Naciones Unidas, en colaboración con la Misión Permanente de Irlanda ante la ONU en el marco del 56° período de sesiones de la Comisión de Desarrollo Social, titulado «Estrategias para erradicar la pobreza para lograr un desarrollo sostenible para todos».

Buenas tardes a todos. Mi agradecimiento a todos los que han ayudado a organizar este evento paralelo y, en particular, a la Representante Permanente de Irlanda, Geraldine Byrne Nason, y a los miembros de las órdenes religiosas y asociaciones laicas de la Familia de Vicente de Paúl.

Mi nombre es Mark McGreevy y hoy llevo «tres sombreros».

En primer lugar, soy el CEO del Grupo de Depaul International, una organización benéfica a favor de los sin hogar activa en siete países: Reino Unido, Irlanda, Francia, EE.UU., Eslovaquia, Ucrania y Croacia, que trabaja con más de 22.000 personas sin hogar al año de entornos culturales y políticos muy diferentes. Desde niños de la calle en Ucrania hasta bebedores callejeros en Irlanda. Desde jóvenes que afrontan la falta de vivienda en el Reino Unido hasta cuidados para personas mayores sin hogar en Eslovaquia. Un resumen muy amplio.

En segundo lugar, soy el fundador del Institute of Global Homelessness, que es una asociación entre Depaul International y DePaul University con sede en Chicago. Esta es la primera organización que observa la falta de vivienda en las calles desde una perspectiva global, que reúne a líderes del mundo académico, político y abogacía para compartir ideas y mejores prácticas.

En tercer lugar, soy el coordinador de la Alianza Famvin con los Sin Hogar (presente hoy) que es un punto focal de una red mundial de caridad que representa a unos dos millones de personas en todo el mundo. Al utilizar el personal y los voluntarios de la Familia Vicenciana existentes en la ONU y en el mundo, esperamos influir en el cambio sistémico para las personas sin hogar, así como hacer crecer nuestros servicios sobre el terreno para servirles mejor. Hablaré más de esto posteriormente.

Todos los años, a mediados de febrero, la Sociedad Audubon en los EE. UU. y otras organizaciones caritativas internacionales semejantes, que comparten la misma misión, reclutan observadores de aves en todo el mundo, salen a sus jardines y calles y participan en algo llamado Great Backyard Bird Count. Al contar los diferentes tipos de aves en diferentes localidades en el mismo momento cada año, tienen una idea de los cambios en la población de aves y los patrones de migración. Les permite determinar si ciertas especies están en riesgo, por factores ambientales o por intervenciones hechas por el hombre. Pueden decir si las intervenciones que han realizado previamente están funcionando. Reciben una advertencia temprana de lo que está pasando mal. Una oportunidad de arreglar las cosas a través del influencia política y la inversión en el hábitat.

Me parece interesante que el mundo de la conservación de las aves sea mucho más sofisticado en relación con la recolección de datos de alto nivel que el movimiento global de personas sin hogar, ¡no tenemos idea de cuántas personas sin hogar viviendo en la calle hay en el mundo! Muy pocos países los cuentan.

Tenemos cifras bastante precisas sobre cuántos refugiados y personas desplazadas hay, un número asombroso: 65,6 millones. Mediante la tecnología satelital inteligente y los algoritmos, estimamos 689 millones de habitantes en tugurios. Sin embargo, como dije en mi presentación del lunes, la última estimación global de la falta de vivienda en las calles se hizo en 2001 en el Programa de Asentamientos Humanos de la ONU, que sugería que 100 millones de personas no tienen acceso a la vivienda en ninguna forma. En verdad, simplemente no lo sabemos, pero es probable que la cifra sea mucho más alta que eso.

¿Qué nos muestra la falta de interés en datos precisos sobre la importancia de este tema en los debates mundiales? ¿Cómo se puede comenzar a resolver o abogar por un problema si no puede medirse? ¿Cómo saber si se está mejorando o empeorando? Si el sector que trabaja por las personas sin hogar en la calle estuviera tan conectado y organizado como el mundo de la observación de aves, ¿el problema de las personas sin hogar que viven en la calle podría idéntico perfil alto a la salud, el hambre, la educación o el medio ambiente?

Sabemos, por el diálogo con la comisión estadística en la ONU, que es posible presionar para que la medición de la falta de vivienda en la calle sea parte de la información recopilada en todos los países dentro de la comunidad de la ONU, como un indicador medible dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) actuales. También sabemos que, al hacer esto, tendremos una razón sólida para exigir que muchos países rindan cuentas por primera vez. Sin embargo, va a tomar tiempo y un esfuerzo concertado por parte de todos los apasionados de este asunto, si fuera a suceder.

Una de las razones dadas para explicar por qué no medimos la falta de vivienda en la calle a nivel mundial actualmente es que es demasiado difícil, dado que las definiciones de personas sin hogar difieren de un país a otro. Es imposible comparar manzanas y peras.

Cuando se fundó el Institute of Global Homelessness en 2015, decidimos abordar este problema directamente a través de un proceso de tres etapas bien pensado (y con recursos) que abarca investigadores, profesionales y responsables políticos de 30 países y regiones de todo el mundo. El resultado fue la tipología global IGH de personas sin hogar que se puede encontrar en Internet si visita el sitio web de IGH. En resumen, esto divide la falta de hogar en tres áreas distintas. Un resumen básico podría ser refugiados y personas desplazadas internamente (IDPs), habitantes de tugurios y personas sin hogar en la calle.

Por primera vez, tenemos un lenguaje común y un marco global que nos permite comparar datos y, en particular, la falta de vivienda en la calle.

¿Por qué los sin techo que viven en la calle? Bueno, ya hay fuertes defensores en los debates globales de refugiados, indigentes y habitantes de tugurios, incluso niños de la calle, pero la pobreza y la historia de las personas sin hogar, de familias sin hogar, de personas sin hogar discriminadas y perseguidas no se escuchan con la suficiente frecuencia. No se menciona específicamente en los Objetivos de Desarrollo del Milenio ni en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, ¿cómo puede ser así, cuando tres de los 17 ODS claman por la necesidad de acabar con la falta de vivienda?

El primero es el ODS 1: Erradicar la pobreza en todas sus formas. Es cierto que la pobreza a nivel mundial es relativa, pero sin duda la erradicación de la pobreza significa el fin de las personas que viven en nuestras calles.

El segundo es el ODS 3: garantizar vidas saludables y promover el bienestar para todos a todas las edades. La vivienda es un determinante social de la salud y existe una evidencia abrumadora de que la falta de vivienda está asociada con una mala salud y una expectativa de vida dramáticamente más baja que la media.

Finalmente, ODS 11: Hacer las ciudades y los asentamientos humanos inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Este objetivo incluye proporcionar una vivienda adecuada y segura para todos. Por definición, sin duda esto incluye prevenir y abordar la falta de vivienda.

¿Es posible terminar con la falta de vivienda en la calle? Ninguna pobreza arraigada es fácil de superar, pero sí hay algunos países que señalan el camino. Mucho más difícil en África y en los otros lugares donde la urbanización está cobrando impulso, la pobreza es abrumadora. Sin embargo, tenemos que asegurarnos de que los más pobres tengan un lugar seguro y protegido en nuestras ciudades nuevas y en expansión. Sin nuestra defensa, ¿cómo mejorarán las cosas?

A lo largo de sus 400 años de historia, la Familia Vicenciana tiene una orgullosa tradición de ayudar a personas sin hogar: refugiados que vienen a nuestras costas en busca de seguridad, habitantes de tugurios en África, India y América Latina y personas sin hogar en nuestras ciudades en todo el mundo. Sin embargo, en 2017, frente a una epidemia mundial de personas sin hogar, el liderazgo de la Familia Vicenciana hizo la pregunta: ¿podemos hacer más? ¿Cu´án efectivos podríamos ser si este gran movimiento vicenciano global trabajara en estrecha colaboración? Con esto en mente:

  • Tenemos un plan para construir más viviendas para personas sin hogar y mejorar nuestros servicios en los 151 países en los que trabaja la Familia Vicenciana
  • Nuestro objetivo es apoyar y ofrecer promoción a los líderes existentes y emergentes en la falta de vivienda en todo el mundo, a través de programas de capacitación organizados por el Institute of Global Homelessness.
  • Además, el IGH ha comenzado una campaña para terminar para el año 2030 con la falta de vivienda en las calles, en 150 ciudades de todo el mundo, para demostrar que es posible hacerlo.
  • De particular relevancia para esta reunión de hoy, queremos presionar para un cambio estructural en apoyo de las personas sin hogar a nivel nacional, regional y mundial, y en particular dentro de la institución de la ONU. Brindaremos servicio y apoyo a una plataforma que cuente las historias de las personas sin hogar en las calles de todo el mundo. Nuestro objetivo es hacer que la falta de vivienda en la calle sea medible dentro de los ODS actuales y más allá, para presionar y que el fin de la falta de vivienda en la calle se convierta en un objetivo en sí mismo, como parte de la estrategia de lucha contra la pobreza de cada país. Para hacer eso necesitamos más apoyos además de la Familia Vicenciana, del Instituto de la Falta Global de Vivienda y de Depaul Internacional. Necesitamos un movimiento para el cambio y espero que puedan unirse a nosotros.

¡Gracias!

Mark McGreevy

Nueva York, 31 de enero de 2018

Fuente: Famvin Homeless Alliance

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This