Los 400 años del carisma y la rica herencia de la Familia Vicenciana

por | Ene 15, 2018 | Oficina de la Familia Vicenciana, Uncategorized | 0 comentarios

Con prácticamente 10.000 miembros en Inglaterra y Gales, la Sociedad de San Vicente de Paúl (SVP) es una organización mundial con más de 800.000 miembros en 151 países.

También forma parte de la Familia Vicenciana, formada por unas 225 asociaciones laicas y religiosas, que comparten la espiritualidad de San Vicente de Paúl y fueron inspiradas por su liderazgo.

En Entre ellas están las Hijas de la Caridad, la Congregación de la Misión, AIC (antes Damas de la Caridad), la Juventud Mariana Vicenciana, los Misioneros Laicos Vicencianos y la SVP.

Misión inspirada: el Papa Francisco reza ante un relicario que contiene el corazón de San Vicente de Paúl, durante la audiencia en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el 14 de octubre, con miembros de las comunidades religiosas vicencianas y los grupos inspirados por el santo. Imagen: CATHOLIC NEWS SERVICE

Durante un largo fin de semana de octubre, los miembros de la SVP de Inglaterra y Gales se unieron en Roma a más de 10.000 peregrinos vicencianos de todo el mundo para participar, durante cuatro días, en un Simposio Internacional.

Centrado en el tema «Dar la bienvenida al extranjero», fue la culminación de una serie de eventos mundiales en conmemoración del 400 aniversario del carisma vicenciano y para celebrar la rica herencia de la Familia Vicenciana.

Fue también una oportunidad para dar gracias por todo lo que la Familia Vicenciana ha logrado durante más de 400 años, para compartir y aprender de las experiencias de los demás y para mirar hacia el futuro de la misión vicenciana.

Entre los actos más sobresalientes destaca la audiencia papal en la Plaza de San Pedro, a la que asistieron unos 14.000 peregrinos.

Ann Towey, miembro del SVP de Manchester, estaba allí: «Cuando el Papa Francisco llegó, toda la plaza estalló y su mensaje de bienvenida a todas las ramas de la Familia Vicenciana fue muy especial. El trabajo del SVP está claramente muy cerca de su corazón».

En su discurso, el Papa Francisco se centró en tres verbos que se encuentran en el corazón del espíritu vicenciano:

— Adorar: «Seguir la invitación de San Vicente de cultivar la vida interior y dedicarse a la oración que purifica y abre el corazón… para luego pedir que su Espíritu venga a nosotros y deje que lo nuestro sea para él. De esta manera, incluso los necesitados, con problemas urgentes, situaciones difíciles y agobiantes, entran en adoración, tanto que San Vicente nos pidió ‘adorar en Dios’ incluso las razones que nos cuesta comprender y aceptar».

— Dar la bienvenida: «Los que dan la bienvenida renuncian a sí mismos y nos levan, a ustedes y a nosotros, a la vida. El cristiano acogedor es un verdadero hombre y mujer de la Iglesia. Y así él es un hijo verdaderamente fiel de la Iglesia, que es acogedor, que sin quejarse crea armonía y comunión y con generosidad siembra paz, incluso si esto no es correspondido»;

— Ir: «El amor es dinámico, sale de sí mismo. Los que aman no se quedan en su sillón, mirando, esperando la llegada de un mundo mejor, sino que, con entusiasmo y sencillez, se levantan y salen».

En una charla inspiradora y edificante, la Hna. Peggy O’Neill habló de «un amor inventivo hasta el infinito» y recordó a los peregrinos cómo «San Vicente y Santa Luisa de Marillac (cofundadora de las Hijas de la Caridad con San Vicente) respondieron las necesidades humanas y organizaron instituciones para mantener la caridad viva, para hacer que el amor tenga un cauce de expresión. Estaban completamente conscientes de sus tiempos difíciles y se arriesgaron a responder a ellos de nuevas maneras».

«El Papa Francisco nos recuerda con palabras y hechos que hemos caído en la globalización de la indiferencia… una actitud de que no tiene nada que ver con nuestra espeiritualidad.»

«Él nos advierte que no podemos abrazar nuestra propia humanidad si no abrazamos la humanidad del otro.»

«Prometámonos tocarnos unos a otros y a nuestro mundo con una ternura que transforma y con una verdad que desafía.»

Durante el fin de semana, Mark McGreevy, jefe ejecutivo del grupo Depaul International, lanzó la Alianza Famvin con los sin techo, un proyecto audaz para poner fin a la falta de vivienda.

«Este proyecto es uno de los emprendimientos más ambiciosos en la historia del movimiento vicenciano», dijo.

«Nuestro objetivo es, con la ayuda de todos, cambiar la vida de cientos de miles de personas sin hogar en todo el mundo y asegurarnos de que los responsables políticos a nivel local, nacional e internacional, incluida la ONU, oigan su voz. En resumen, nuestra ambición es unirnos a la cruzada para acabar con la falta de vivienda a nivel mundial».

El padre Dennis Holtschneider, CM, señaló que el trabajo cotidiano de los peregrinos los acerca tanto a los pobres que pueden utilizar ese conocimiento y experiencia en beneficio del trabajo de la familia en general.

Describió cómo las Hijas de la Caridad y las Hermanas de San José en los EE.UU. Lideraron el camino en la entrega de todas sus obras de atención médica y activos relacionados.

«Siguieron el ejemplo otros hospitales católicos y congregaciones religiosas, porque sabían que en lugar de aferrarse a lo que habían construido con sus manos, podrían servir a más personas, de manera más efectiva y más sostenible, si crearan una nueva organización», dijo.

«Hoy, Ascension es el sistema de salud más grande en los Estados Unidos y el sistema de salud católico más grande del mundo… ¡Quién sabe todo lo que podríamos hacer juntos!».

En la Misa de clausura en San Pablo Extramuros, el padre Tomasz Mavric, Superior General de la Congregación de la Misión y la Compañía de las Hijas de la Caridad, alentó a los peregrinos a «continuar viviendo una vida profundamente espiritual… combinar la oración con la acción en todo lo que hacemos… descubrir y ver a Jesús en los pobres y los pobres en Jesús» y «basar nuestra asistencia en la buena formación en todos sus aspectos… y comprometernos más decisivamente con el modelo del ‘cambio sistémico’, que libera a los pobres de sus vínculos como víctimas para convertirse en socios iguales para el bien de toda la humanidad».

Los peregrinos de la SVP abandonaron el simposio fortalecidos en su trabajo, fortalecidos espiritualmente y con un renovado sentido de su conexión con la familia vicentina mundial.

Mary Abel, miembro de la SVP de Huddersfield, West Yorkshire, reflexionó sobre lo que la experiencia significó para ella.

Dijo: «Sería fácil recordar este evento único solo como una celebración de los logros vicentinos pasados ​​y presentes. Me he llevado grandes recuerdos por ser parte de una marea más amplia de personas de todo el mundo, compartiendo una misma identidad vicenciana significada en nuestros pañuelos amarillos, mientras nos apresurábamos a atravesar la ciudad.»

«Pero también quiero mantener viva la inspiración del Papa Francisco y del Padre Tomasz, ya que sus ideas y dirección nos dan mucho en qué trabajar para el futuro».

Thomas Gillespie, de la oficina nacional de SVP en Londres, estaba emocionado de conocer el potencial futuro de la Familia Vicenciana mundial.

«Me sentí inspirado al ver cuánto podemos lograr si aprovechamos la inmensa energía de la Familia Vicenciana mundial», dijo Thomas.

«Mark McGreevy, de Depaul International, resaltó esto en su discurso sobre la nueva Alianza Famvin con los sin techo y planteó una pregunta clave sobre cómo podemos hacer más para fomentar el crecimiento de servicios innovadores en favor de las personas sin hogar, y los refugiados en particular».

Dee Mansi, presidenta de la Asociación Internacional de Caridades (AIC) en el Reino Unido, la rama más antigua de la Familia Vicenciana, reflexionó sobre el aliento que los peregrinos recibieron para aprovecharlo en la experiencia profesional en su trabajo.

«Salimos renovados y fortalecidos, ya que el padre Dennis Holtshneider nos exhortó a ‘trabajar más inteligentemente’ porque ‘los pobres merecen algo más que amateurs de buen corazón. Merecen expertos'», dijo Dee.

Maureen Dyson, miembro de SVP de Bath, Gloucestershire, recuerda la atmósfera cálida y amigable.

«Fue extraordinario y una llamada a la humildad el ser parte de una reunión tan masiva, el mirar a través de un autobús lleno o el metro y ver el característico pañuelo amarillo del simposio, sonreír, reír y saludar sabiendo que había un propósito compartido: valores e ideales compartidos», dijo.

Elizabeth Palmer, directora ejecutiva del SVP en Inglaterra y Gales, agregó: «Las últimas noticias y datos sobre las tendencias de la pobreza y el aislamiento en Inglaterra y Gales indicarían que el trabajo del SVP hoy es más relevante que nunca.»

«Si alguien está leyendo esto desde la comodidad de su sillón y se siente inspirado para unirse a nosotros, espero que retomen la exhortación del Papa ‘de adorar, dar la bienvenida e ir’ uniéndose a nosotros o estableciendo una Conferencia en su parroquia».

Authr: Ken Madine
Fuente: The Catholic Times, número del 22 y 29 de diciembre de 2017

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This