La Medalla Milagrosa (reflexión)

por | Nov 24, 2017 | Formación, Reflexiones | 1 comentario

La tarde del 27 de noviembre de 1830 una Hija de la Caridad, santa Catalina Labouré, estaba haciendo oración en una capilla de Paris, cuando tuvo una visión. Se le apareció la Virgen María teniendo en sus manos un globo iluminado por unos rayos que salían de sus manos. El globo representaba la tierra, tal como la quería María, sin males ni sufrimientos, repleta de luz y bienestar para sus hijos los hombres. La Virgen estaba de pie sobre otro globo rodeado por una serpiente a la que María pisaba la cabeza. También este globo representa la tierra, pero la tierra poseída por la serpiente de los males, guerras, atentados, opresiones, injusticias, tan comunes entonces como ahora en este mundo y la Virgen los quiere arrancar. Rodeando la imagen había doce estrellas y la invocación ¡Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que acudimos a ti! La imagen giró como una medalla y detrás apareció la letra M sosteniendo una cruz, y debajo, dos corazones, uno atravesado por una espada y el otro rodeado por una corona de espinas. Santa Catalina, oyó una voz en su interior que le decía: Haz acuñar una medalla según este modelo. Quien la lleve con fe recibirá gracias abundantes. Los rayos que salen de mis dedos son las gracias que doy a quienes me las piden. Estas escenas se grabaron en una medalla que se propagó por todo el mundo. Es la Medalla más extendida por la tierra. De ella se han acuñado y repartido ¡miles de millones! No hace muchos años aún, la pedían las gentes porque reconocían los milagros que hacía. Tantos que, no teniendo nombre, el mismo pueblo la llamó “Medalla Milagrosa”.

De los escritos de santa Catalina Labouré sobre las apariciones de la Medalla Milagrosa

Reflexión

  1. Necesitamos reavivar la confianza en la Medalla Milagrosa, porque también hoy la serpiente del mal parece asfixiar el mundo: catástrofes naturales, como huracanes o terremotos que arrasan a los más pobres, guerras en Oriente Medio y en África, atentados, opresiones a los débiles y excluidos, migrantes a los que el hambre arrastra a morir en las alambradas o en el mar, paro e injusticias. Y los gobernantes son incapaces de encontrar solución. Sólo queda confiar en Dios y en María, pues parece que sólo una intervención divina, un milagro puede arreglar este planeta, el milagro de la solidaridad y el amor.
  2. La Medalla Milagrosa tiene actualidad, no como amuleto de los que usa la magia. La Medalla ni es un amuleto ni tiene nada de magia. Lo que contagia la Medalla Milagrosa es una confianza en el poder de Dios y en el cariño de nuestra Madre. Tampoco la Medalla es una antigualla, fruto de una piedad infantil o de beatas. Los hombres también hoy usan medallas en forma de insignias para indicar cuál es su equipo de fútbol o su partido político. Quien lleva la Medalla Milagrosa, además de ser una plegaria a María, quiere conmemorar la visita que la Virgen hizo a Santa Catalina; quiere confesar que es su hijo; quiere manifestar a la gente que pertenece al club de la Medalla Milagrosa donde todos los socios son solidarios entre sí, dando sentido a la vida y un objetivo por el que vale la pena vivir con la confianza en uno mismo, en los demás y en Dios.

Cuestiones para el diálogo

  • ¿Llevas la Medalla Milagrosa? ¿La propagas, invitando a tus familiares y a otros a que la lleven? ¿Te da vergüenza llevarla al descubierto o propagarla? ¿Rezas a la Milagrosa al levantarte por la mañana o al acostarte? ¿Hay en tu casa una Imagen de la Milagrosa?
  • ¿Pertenece tu familia a la Visita domiciliaria de la Milagrosa? Cuando entregas la urna a otra familia, ¿habláis de la Virgen?
Etiquetas:

1 comentario

  1. Flor

    te amooooo medalla Milagrosa, gracias Medalla

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This