últimas noticias sobre el COVID-19

Una herencia de Cambio Sistémico

por | Jul 3, 2016 | Cambio Sistémico, Formación | 0 comentarios

famvin-puzzle-facebook

Tenemos una gran herencia. Compartir este patrimonio puede ayudar al proceso de cambio sistémico y al proceso de colaboración dentro de la Familia.

Dos hombres nacidos en abril, con días de fiesta en septiembre, pero por lo demás muy diferentes individuos de formas significativas. ¿Cómo dos hombres tan diferentes se convierten reconocidos apóstoles de los pobres?

Uno de ellos era un sacerdote francés del siglo XVII; el otro, un marido y padre del siglo XIX. Uno nació pobre, hijo de un campesino, y vivió 80 años; el otro era de clase media y la fragilidad física que sufrió terminó con su vida a la temprana edad de 40 años.

Federico Ozanam fue un célebre intelectual, reconocido incluso en su propio tiempo, y una sala de conferencias lleva su nombre en la Sorbona. Vicente de Paúl poseía una inteligencia práctica, no desarrolló tratados, escribió muchas cartas, pero no libros, y es más conocido por su capacidad de organización.

Mientras que Federico era gentil y piadoso, Vicente tuvo que trabajar muy duro para desarrollar su virtud. Para Vicente, la sencillez fue clave, «la puerta» para toda espiritualidad y, en última instancia, su virtud favorita, decía; Federico hizo hincapié en la humildad y propone como principio rector «ni exponernos a la vista del público, ni ocultarnos de los que deseen encontrarnos.»

Frederic se volvió hacia los pobres como resultado de una conversación que desafió el valor de su fe; Vicente lo hizo sólo después de un encuentro personal con un campesino moribundo.

Aparte del tremendo celo y fidelidad a la misión, que cada uno descubrió en su viaje de forma bastante diferente, san Vicente de Paúl y el beato Federico Ozanam creían que Cristo se identificaba más identificado con los pobres y se descubría más fácilmente entre ellos, dando lugar a prácticas fundamentales para toda la Familia Vicenciana:

No hay sustituto para la experiencia personal directa con los pobres. No es nuestro camino una respuesta meramente institucional para sus necesidades. Federico nos recuerda: «vayamos a los pobres», porque Vicente nos dice que «son nuestros amos y señores.» La visita domiciliaria de la Sociedad es un gran ejemplo de cómo estar presente personalmente entre los pobres.

Nuestro servicio debe ser comunitario, organizado y práctico. Al trabajar en conjunto con personas atrapadas en la pobreza, podemos lograr mayor creatividad para influir en la resolución de problemas prácticos, de manera que las personas puedan salir de la pobreza. «El amor es creativo hasta el infinito», nos recuerda San Vicente.

¿Qué significa esto hoy en día? En las muchas ramas de la Familia Vicenciana, los miembros provienen de diferentes trabajos, familias y experiencias personales. ¡Importa mucho menos dónde comenzamos que dónde terminamos! Lo que nos une, lo que realmente nos identifica, es mucho más poderoso: ¡nuestro deseo de profundizar nuestra propia vida en Cristo por medio del servicio práctico a los pobres!

Usa la página de VinFormation «Find it!» para aprender mucho más sobre la herencia de Vicente y Federico.

Jim ClaffeyJim Claffey se acaba de retirar de la Sociedad de San Vicente de Paúl, en Long Island, donde se desempeñó como Director de Formación y Programas. Jim sirve actualmente como secretario ejecutivo de la Comisión Internacional de la Familia Vicenciana para promover el cambio sistémico.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This