Ojalá hubiese dicho yo eso: Vicencianos por doquier

por | Abr 15, 2016 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

ventanas a su vision fb

Ojalá hubiese dicho yo eso. Podemos aprender de otras personas e imitar sus virtudes. Es por esto que contamos las historias de los «Vicencianos por doquier». Este pequeño fragmento del artículo de Jack Melito: «Saint Vincent de Paul: Windows on his Vision» nos dice por qué debemos contar historias vicencianas contemporáneas.

Hay ingredientes duraderos en su historia que le dan un atractivo universal que lo lleva más allá de las épocas, más allá de las nacionalidades, más allá de las culturas. La gente ve en su vida la vigencia del evangelio: no sólo para creer, sino para vivir sus valores, especialmente en su mandato de una caridad práctica.

Ese estribillo familiar [«Ojalá hubiese dicho yo eso«], una expresión de pesar por no ser el primero en observar o intuir, nos recuerda que hay alguien que con frecuencia es más rápido que nosotros. No es necesariamente un sentimiento de envidia. De hecho, a menudo se dice con un tono de admiración. Tampoco se limita siempre a palabras. Teniendo en cuenta la convención de ver la vida de una persona como una declaración, se podría también utilizar ese estribillo como una expresión de envidia benigna por el rico significado de la vida de esa persona. Este pensamiento vino recientemente a mi mente al ser testigo del impacto que la muerte de Joseph Cardinal Bernardin tuvo en mucha gente, que lo admiraron tanto en su vida como en su muerte. Es como si hubiese un anhelante deseo comunitario, de parte de sus admiradores, de que sus vidas fueran tan edificantes como la suya. «¡Ojalá hubiese dicho yo eso!» parecen exclamar.

Esto podríamos suponer que es la base para el culto a los santos. Es una especie de «santa envidia» que experimentamos cuando vemos a una persona cuya vida, al menos en sus etapas finales, era la encarnación del ideal del Evangelio y que lo convierte en digno de ser imitado. Es ciertamente el caso de la vida y logros de San Vicente de Paúl. Hay ingredientes duraderos en su historia que le dan un atractivo universal, que lo lleva más allá de las épocas, más allá de las nacionalidades, más allá de las culturas. La gente ve en su vida la validación del evangelio: no sólo para creer, sino para vivir su valores, especialmente en su mandato de una caridad práctica. «Ojalá hubiese dicho yo eso«, exclaman sus seguidores.

[Melito,, Jack C.M., «Saint Vincent de Paul: Windows on His Vision» (1999). Vincentian Digital Books. Book 8. p. 57]

Esta y otras reflexiones se pueden encontrar en la Biblioteca de la Universidad DePaul y son lecturas muy recomendables. Hay otras historias que tenemos que decir. ¿Por qué no contar la tuya, o la de un amigo tuyo?

Ojalá hubiese dicho yo eso.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This