Impacto colectivo: tres cuestiones básicas

por | Mar 9, 2016 | Cambio Sistémico, Formación | 0 comentarios

impacto-colectivo-germantown

por Mike Clark

En la prestación de servicios y programas para ayudar a las personas en situación de pobreza, hay varias preguntas básicas que tenemos que hacernos para determinar si lo que hacemos marca, o no, la diferencia. A saber:

¿Cuánto hemos hecho?
¿Lo hemos hecho bien?
¿Hay alguien mejor?

Me atrevería a decir que somos muy buenos respondiendo a la primera pregunta, y que tenemos más dificultades para responder a la segunda y la tercera. Hemos llegado a ser relativamente eficientes contabilizando el número de personas atendidas, las comidas entregadas, la ropa distribuida, la capacitaciones ofrecidas, y las horas que trabajan los voluntarios. Pero, ¿cómo medimos y evaluamos lo bien que realizamos los servicios y, en última instancia, si nuestros programas/proyectos han marcado la diferencia?

Ya escribí anteriormente sobre impacto colectivo, un modelo basado en la colaboración amplia entre sectores que tiene como objetivo abordar los problemas sociales de difícil solución. Esta es una manera de acercarse al cambio sistémico, y nos obliga a elevarnos desde nuestros propios silos para ver con quién nos podemos asociar, adaptar y colaborar de una manera medible y basada en datos.

Sin embargo, antes de poder correr tenemos que ser capaces de caminar (o incluso gatear). Esto requiere un análisis interno y detallado de nuestros propios proyectos/programas/organizaciones para determinar las respuestas a estas tres cuestiones básicas:

¿Cuánto hemos hecho?
¿Lo hemos hecho bien?
¿Hay alguien mejor?

En mi último post mencioné dos marcos que pueden ayudar a comenzar a dar respuesta a estas preguntas: la Teoría del Cambio y el Modelo Lógico. Otra gran herramienta para responder a estas preguntas específicas es la Rendición de Cuentas por Resultados [en inglés, Results Based Accountability (RBA)]: http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2358180

Al implementar el modelo de Impacto Colectivo en la sección de Germantown de Filadelfia, nos dimos cuenta de que uno de los pasos esenciales es la creación de un Sistema de Medición Común (SMS, en sus siglas en inglés), o una base de datos central en línea que contenga todos los datos del impacto social de colaboradores, organizaciones, y programas de la comunidad. Muy pronto nos dimos cuenta que antes de que pudiéramos intentar crear un Sistema de Medición Común, teníamos que averiguar, en primer lugar, cómo medían sus programas las organizaciones de la comunidad. RBA y su base de datos en línea, «Results Scorecard», http://resultsscorecard.com/ nos proporcionó una herramienta de gran alcance para ayudar a medir el rendimiento en áreas tales como el aprovechamiento académico, el empleo de adultos, y la gestión de la salud.

El truco para lograr un impacto colectivo es ser capaz de adaptar lo que está marcando la diferencia en su programa/proyecto/organización individual con otras organizaciones, para alcanzar una escala que crea un impacto medible en la población. Por ejemplo, si usted tiene un programa que tiene éxito en la búsqueda de puestos de trabajo para desempleados adultos de larga duración, puede contestar con facilidad lo bien que se están desarrollando sus servicios y si alguien es mejor que usted. Sin embargo, podría ejecutar un programa muy exitoso y no hacer mella en el desempleo a nivel comunitario, donde las condiciones siguen siendo las mismas. Con el fin de lograr ese impacto colectivo, tenemos que salir de nuestros silos programáticos y colaborar, adaptar y reforzar. Pero, antes de que podamos correr hacia este prometedor modelo, tenemos que ser capaces de gatear para responder:

¿Cuánto hemos hecho?
¿Lo hemos hecho bien?
¿Hay alguien mejor?

mike-clarkMike Clark es director ejecutivo de “Impact Germantown”, un proyecto de impacto colectivo promovido por la Familia Vicenciana en Filadelfia. Mike ha aconsejado a las comunidades creyentes en las áreas de gestión del rendimiento, la medición del impacto, y la inversión de impacto. También ha desarrollado una normativa de finanzas para la innovación social, para el estado de Nueva Jersey. Antes de su puesto actual, trabajó en varios puestos en la educación urbana K-12 en Filadelfia incluyendo la estrategia, el desarrollo de recursos, y la enseñanza. Michael también sirvió como voluntario del Cuerpo de Paz en Bulgaria. Tiene una licenciatura en la Universidad de Scranton, y un Master en Administración Pública por el Instituto Fels de Gobierno de la Universidad de Pennsylvania.

(Ed.: Este es un buen proyecto en desarrollo que podemos seguir y aprender de él. .famvin está observando y aprendiendo)

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This