Las voces de las niñas resuenan a través de los pasillos de la sede de la ONU en Nueva York hoy, mientras el mundo celebra el “Día Internacional de la Niña”. Las niñas forman redes, abogan y retratan de manera creativa los problemas que las afectan, además de recomendar soluciones a los desafíos que enfrentan.

Se espera que cientos de personas asistan esta tarde a Girls Speak Out, su oportunidad de destacar las necesidades y los derechos de las niñas y las formas en que los gobiernos y otros organismos pueden ayudarlas a alcanzar su máximo potencial. El Grupo de Trabajo de ONG sobre Niñas y las Misiones de Canadá, Perú y Turquía ante la ONU están patrocinando Girls Speak Out.

La cumbre por el Día de la Niña se celebró el domingo pasado. La Cumbre de este año se centró en el concepto de que los derechos de las niñas son derechos humanos (la ONU celebra 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en diciembre). Varias organizaciones patrocinaron actividades durante los 11 días previos al día de hoy. Los participantes fueron invitados a transmitir cómo es ser una niña donde viven. Algunos aportes se utilizarán durante Girls Speak Out.

El tema de hoy es: With Her: A Skilled GirlForce. El día aumentará la conciencia de la necesidad de una colaboración global para promover e invertir en habilidades que mejorarán la empleabilidad de las niñas.

El lema de hoy es: Con ellas: una generación de niñas preparadas. Esta jornada aumentará la conciencia de la necesidad de una colaboración global para promover e invertir en habilidades que mejorarán la empleabilidad de las niñas.

Cambios en el empleo / realidades educativas que enfrentan las niñas y las mujeres

El mundo laboral está evolucionando a gran velocidad. Según ONU Mujeres, para 2020 se espera que más de 7.1 millones de empleos sean desplazados, y para el 2050, la mitad de los empleos actuales habrán desaparecido. El Informe sobre el futuro de los empleos del Foro Económico Mundial (2016) arroja más luz sobre el escenario laboral al señalar: “En términos absolutos, los hombres enfrentarán casi 4 millones de pérdidas de empleos y 1.4 millones de ganancias, aproximadamente un trabajo ganado por cada tres empleos perdidos, mientras que las mujeres enfrentarán 3 millones de pérdidas de empleos y solo 0.55 millones de ganancias, más de cinco empleos perdidos por cada trabajo ganado”.

Junto con estas estadísticas de pérdida de empleos está el hecho de que muchas mujeres, en los países en desarrollo, ya están inmersas en empleos de sueldos bajos. Además, más de 130 millones de mujeres jóvenes en todo el mundo no están actualmente matriculadas en la escuela, según Global Citizen. A nivel mundial, al menos una de cada cinco adolescentes se les niega la educación debido a las realidades cotidianas de la pobreza, los conflictos y la discriminación.

Según las Naciones Unidas, de los mil millones de jóvenes, incluidos 600 millones de adolescentes, que ingresarán en la fuerza laboral en la próxima década, más del 90% de los que viven en países en desarrollo trabajarán en el sector informal, donde los salarios son bajos o sin paga. El abuso y la explotación son comunes. Las niñas más desfavorecidas, incluidas las que viven en zonas rurales y con discapacidades, tienen incluso menos acceso a un trabajo decente.

La competencia por el trabajo decente será dura. En un mundo laboral dominado por la robótica, la inteligencia artificial, la recopilación de datos y las computadoras, muchas niñas y mujeres necesitarán ser expertas en alta tecnología para lograr un trabajo decente.

“La generación de niñas de hoy en día se están preparando para entrar en un mundo laboral constantemente cambiante, marcado por la innovación y la automatización”, señala la ONU. “Hay una gran demanda de trabajadores cualificados, sin embargo, tan solo una cuarta parte de la juventud —en su mayoría mujeres— tiene un trabajo, está estudiando o cursando alguna actividad de formación”.

Además de la educación básica, la alfabetización y las habilidades técnicas, muchas niñas también se beneficiarían de la tutoría y la capacitación en áreas como la confianza en sí misma, la resolución de problemas, el trabajo en equipo y el pensamiento crítico, según UNICEF. “Son fundamentales para tener éxito en el rápidamente cambiante mundo del trabajo”, comenta UNICEF, “sin embargo, muchas escuelas no se enfocan en estas ‘habilidades del siglo XXI’, incluida la educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Muchas niñas no tienen acceso a mentores, orientación profesional o la capacitación que necesitan para pasar de la escuela al trabajo, y aquellas que son empresarias enfrentan barreras para acceder a habilidades financieras o empresariales”. UNICEF señala que los estereotipos de género también deben abordarse si las niñas son Para disfrutar de la plena participación en la futura fuerza laboral.

Surgen las preguntas, ¿cómo podemos asegurarnos de que todas las niñas y mujeres tengan oportunidades educativas, puedan hacer la transición al mundo laboral y estén preparadas para trabajos futuros? Los eventos de hoy harán que comience la conversación y, con suerte, conducirán a asociaciones más sólidas e inversiones para educar y capacitar a las niñas y mujeres en una fuerza laboral contemporánea.

AIC en la UNESCO

La Asociación Internacional de Caridades (AIC) tiene un interés particular en los temas relacionados con las mujeres y las niñas. Dee Mansi, miembro de la Junta Ejecutiva de la AIC, comenta lo que está sucediendo en Europa, donde Isabelle Chaperon, la ONG internacional de la AIC en la UNESCO, ha estado trabajando durante el último año con colegas para preparar el Día Internacional de la Niña.

“Como una organización seglar de la Familia Vicenciana, compuesta principalmente por mujeres, adoptamos una postura firme en la promoción del bienestar y los derechos de las mujeres y los niños”, dijo Mansi. “Un aspecto que Isabelle mostrará es la limitación del acceso de las adolescentes a la educación durante la menstruación. Isabelle demostrará cómo suplir sus necesidades por el uso de Afripads reutilizables y bolsas de higiene atractivas preparadas por los voluntarios de AIC”.

Hijas de la Caridad

Las Hijas de la Caridad participan en múltiples iniciativas en todo el mundo con relación a la promoción de niñas y mujeres. Por dar algunos ejemplos, las hermanas están trabajando con el empoderamiento de las habilidades de los jóvenes y las mujeres en más de un lugar de Etiopía; desarrollo de habilidades digitales (tecnológicas) en Tosagua, Ecuador; y la educación inclusiva en Burkina Faso. International Project Services sirve como soporte para muchos de estos proyectos.

La experiencia de las mujeres de Nigeria y Kenia

En Nueva York, las niñas adolescentes y las jóvenes comparten lo que es ser una niña en su país. Al celebrar el Día Internacional de la Niña, es útil considerar cómo es ser una niña en otros lugares del mundo y escuchar consejos para niñas de dos mujeres jóvenes:

Primero, las palabras de una mujer nigeriana:

“Nunca permití que la influencia negativa de los compañeros me distrajera de mi enfoque, sino que creí en mí misma y presté atención a los consejos de mis padres. Pronto desarrollé un espíritu competitivo y saludable en la escuela, sabiendo que lo que un niño puede hacer, una niña puede hacerlo incluso mejor, ya que los roles de género no son específicos. Un niño puede cocinar, mientras que una niña puede cortar leña, etc.

En la comunidad, había respeto por la autoridad constituida y las prácticas tradicionales, pero nunca me dejé relegar a un segundo plano ni creí en la declaración despectiva de que una mujer debería ser vista y no escuchada, por lo tanto, ver a la niña como a un inferior. Esto también me hizo esforzarme por dar lo mejor en todo lo que hago. Dado que la mayoría de las niñas enfrentan desafíos tales como: complejo de inferioridad, desigualdad de género, falta de oportunidades para una educación sólida, maltrato infantil, que resulta en el matrimonio infantil temprano y la agresión sexual, la violencia y negligencia de género, las mutilaciones genitales femeninas y el cuidado infantil, etc. ; estos enormes defectos (desafíos) desconciertan el destino de la niña en la sociedad.

Les aconsejo que permanezcan enfocadas, que no se distraigan con la influencia de los compañeros, que siempre presten atención a los buenos consejos de los padres, que tengan una fe firme en Dios y se apeguen a un modelo que lo ayudará a actualizar su ideología familiar. Estoy orgullosa de ser una niña porque puedo competir con el niño y dejar huellas dignas de emulación”.

A continuación, el punto de vista de una mujer keniana:

“Para ser una niña en Kenia, se necesita mucho coraje ya que todos te están mirando y tienen fe en ti. Las chicas esperan dar un buen ejemplo. En algunas comunidades que no reconocen a las niñas, se necesita mucho esfuerzo para mostrarles y enseñarles la importancia de ser una niña. Las niñas enfrentan muchos desafíos desde la infancia, la edad adulta e incluso en sus lugares de trabajo. Estos cambios (desafíos) incluyen ser discriminadas y no tener poder para expresarse. Se espera que realicen muchas responsabilidades y más tareas que las del niño. En casos de violación, se considera que las niñas deben ser responsables y que consideren que son la causa. Se considera que el niño no tiene la culpa, por lo que la niña debe asumir la carga. La niña está rodeada de desafíos y culpa por todas partes.

El único consejo que me gustaría darles a las jóvenes es que aprendan a trabajar duro para obtener lo que quieren hacer, en lugar de usar a otra persona para obtener lo que quieren. Hoy en día, las chicas jóvenes toman a hombres mayores que ya tienen a sus familias y se hacen sus amigos y esposas para que puedan darles dinero, olvidando que solo están destruyendo sus vidas, juventud y futuro. Aprovechan su belleza para conseguir lo que quieren.

Como jóvenes, debemos aspirar a alcanzar nuestras metas y objetivos para tener éxito en el futuro. Como niñas pequeñas, también debemos tener auto-motivación y ser personas de estándares que son respetadas por los demás debido a nuestros comportamientos. Las chicas jóvenes también deben tener una mentalidad positiva, incluso en situaciones negativas. Las niñas deben establecer una imagen en la comunidad para demostrar que son mujeres de valores que merecen respeto para tener un futuro brillante, y ser mujeres que pueden dar un buen ejemplo a otras.

Pin It on Pinterest

Share This