La salsa secreta del cambio sistémico

por | Jun 27, 2018 | Formación, John Freund | 0 comentarios

Miles de personas vivían en un gran basurero. Allí escarbarban entre la basura para ganarse la vida. Hace unos veinticinco años, un hombre, el padre Pedro Opeka, CM, hizo una pregunta en una «visita domiciliaria» que transformó sus vidas. «¿Amas a tus hijos?» Cuando recibió una respuesta afirmativa, dijo: «Trabajemos juntos, bríndeles un futuro». Esa pregunta puso en marcha eventos que les permitieron descubrir su dignidad humana, mejorar su salud y construir una ciudad de más de veinte mil habitantes. Pero la pregunta no nos dice mucho sobre los detalles.

Leamos la reflexión del P. Opeka:

«Es una obra de la providencia de Dios. Porque nació en el corazón de los pobres. Porque nació en la humildad. Porque nació en medio de los que sufren. Y es un compromiso continuo. No es un compromiso ocasional, de vez en cuando. No es un compromiso una vez al mes, una vez a la semana, sino todo el día y todos los días.

San Vicente de Paúl (1581-1660) dijo que el problema de la caridad es que está mal organizada. Se le preguntó a Opeka: «¿Cómo vives esta máxima que ha sido el llamado a la Congregación de la Misión?»

Creo que él tenía mucha razón. Es decir, la justicia está mal organizada también. La organización es parte de la solución a la pobreza. Es la forma en que las personas son responsables, los errores que tienen los pobres, las responsabilidades que tienen hacia sus hijos y sus familias, los desafíos de la vida y el progreso.

Ahora, la organización es ciertamente muy importante. Porque la organización también es respetar a las personas. Cuando veo filas de personas esperando, me pregunto: ¿Qué está pasando ahí?

Padre Pedro, ¿qué significa hoy vivir en Akamasoa?

Vivir en Akamasoa significa emprender un viaje para recuperar la dignidad. Significa ponerse de pie y convertirse en una persona responsable y respetada. También significa comenzar una nueva vida basada en las obras, la educación y la disciplina. Además, vivir en Akamasoa significa aceptar vivir en la Verdad y abrazar la lucha diaria por la justicia. Vivir en Akamasoa es, en primer lugar, acción, no palabras. Aquí nunca disimulamos la verdad, tratamos de ser francos cuando enfrentamos problemas y no soslayar los problemas; y esto es sinceridad.

¿Qué palabras o frases usarías para describir a Akamasoa para aquellas personas que nunca han visto o escuchado sobre Akamasoa?

Alegría, hermandad, trabajo, lucha y, lo más importante, la felicidad de nuestros hijos, porque en Akamasoa tenemos niños que solían vivir una vida inhumana en el vertedero y ahora son niños de verdad.
Por supuesto, no dejaré de mencionar la misa dominical, que es una verdadera celebración para todas las personas porque todos participan: todos rezamos, bailamos, cantamos en comunión, es una expresión de gratitud a Dios por todas las personas de buena voluntad que nos han ayudado. [Unas 10.000 personas que viven en Akamasoa asisten a la misa que Opeka celebra cada domingo en un cobertizo convertido en catedral al aire libre. La liturgia dura tres horas, donde los fieles dedican tiempo «a orar, cantar, mirarse».]

La «salsa secreta»

Padre Pedro, ¿cuál cree que es la mejor manera de ayudar a los pobres, las personas necesitadas en las diferentes áreas: espiritual, emocional, física, material?

La mejor manera de ayudar a los pobres es respetarlos, presentarse ante ellos como iguales, sin máscaras, privilegios, sin otra autoridad que el amor y el respeto. Y el amor te ayudará a perseverar a pesar de las decepciones y los fracasos y la falta de honestidad que tenemos que enfrentar casi todos los días.

Puedo decir que no hay una fórmula mágica para ayudar a los pobres. En cada país, cultura y civilización, siempre habrá diferentes gestos, diferentes enfoques, pero todos deben ser dictados por el amor. Además, cuando nos mueve el amor, podemos saber que elegimos el camino correcto. Y lo más importante es elegir el camino correcto; cada vida se construye paso a paso y día a día.

Cualquier esfuerzo para ayudar y cualquier movimiento de solidaridad debe existir solo para dar coraje a las personas y para darles la voluntad de continuar, a pesar de las dificultades. Esto no se aprende en ninguna guía humanitaria. Esto es algo que aprendemos de nuestros corazones, donde hay amor y la fuerza del espíritu. Una persona tiene una identidad física, emocional y espiritual; no se puede dividir esa identidad entre estas partes diferentes, la identidad debe considerarse como un todo: una sola persona. Al ayudar a una persona a salir de la pobreza extrema, también tenemos que ayudar a esa persona a ser responsable y a ser feliz con sus hermanos y hermanas, y comprender que el espíritu es lo que hace a una persona: el espíritu también necesita la fuerza y ​​la gracia de Dios.

Para considerar:

  • ¿Cuál de sus ideas te llamó más la atención?
  • ¿Qué implicaciones ves para tu propio acercamiento a los sueños aparentemente imposibles que tenemos?
Etiquetas: Opeka

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This