La Cuaresma es un tiempo en el que muchos de nosotros buscamos «ejercicios» para poner en forma a nuestras flácidas almas… algo así como «flexiones espirituales»…

Por ejemplo: ¿qué quiso decir San Vicente con «mortificar el juicio y la voluntad propia»? ¿Cómo podemos practicar esto? Podemos leer algunas recomendaciones en la siguiente presentación:

Vea esta presentación en VinFormation

Descargue la presentación en formato Power Point

 

Pin It on Pinterest

Share This