Este es el noveno trayecto del plan formativo destinado al estudio individual o de grupo que os presentamos en anteriores semanas en “Aportación del carisma vicenciano a la Misión de la Iglesia: Un trayecto formativo”. En ese artículo también se sugirió un “plan de lecciones” para su uso en grupos.

delgado-vincent-contributions-9-facebook-es

En Monsieur Vincent, la inolvidable película, nos encontramos a Vicente pronunciando las siguientes palabras en un momento en que estaba siendo presionado por las Damas de la Caridad para frenar sus iniciativas: “Me parece que ustedes piensan que he emprendido demasiadas cosas, y, sin embargo, yo creo que aún no he adoptado las suficientes”.

Vicente fue siempre muy respetuoso respecto a la tradición, las reglas y la jerarquía. Nunca le vemos tomando posiciones “revolucionarias” o adoptando un tono provocador. Estaba, sin embargo, dotado de la rara capacidad de adaptarse a las situaciones, incluso a las más insospechadas.

Vemos que abrió sus ojos y descubrió situaciones de miseria que la sociedad había creado e ignorado… situaciones de miseria que no pudieron ser resueltas con los medios que se habían puesto en marcha. Vemos que Vicente actuó de acuerdo con ciertas constantes.

Vicente esperaba a que algún signo de la Providencia, alguna señal se le revelase a través de algún suceso; por ejemplo, Vicente fue iluminado por la iniciativa de Margarita Naseau, que dio un paso adelante para servir a los pobres. Como resultado de ese evento, Vicente se referiría a ella como la primera Hija de la Caridad.
Una vez que Vicente se decidía en un determinado curso de acción, era incansable en la implementación de una solución. Se dedicó a estos nuevos ministerios y, cuando fue necesario, también comprometió los recursos de la Congregación.

Nosotros no “seguimos a Jesucristo, evangelizador de los pobres” para hacer las mismas cosas que hizo Jesús, sino que escuchamos a Jesús y interiorizamos sus palabras de vida, para así repartir vida nueva en un mundo que lucha por tener más vida, más justicia y más unidad en el amor. Amar es crear, y crear es imaginar lo nuevo.
San Vicente nos dice: “El amor es creativo hasta el infinito” (SVP XI, 146 / ES XI, 65.)

“No serán los sociólogos o economistas, que estudian las necesidades de los pobres mediante el examen de los datos que reciben, los primeros en conocerlas. Son los trabajadores de primera línea quienes las conocerán antes que nosotros, porque los pobres se las dirán directamente. Quiero animar a todos nuestros misioneros a ser creativos en el servicio de las necesidades que descubran”. (Cf. Robert P. Maloney, presentación en el CIF: “Ser Misionero Hoy”, del 22 de octubre de 1994.)

San Vicente dijo a las Hijas de la Caridad: “Ese fue el comienzo de su compañía. Como no fue entonces lo que es ahora, no hay razón para creer que todavía no es lo que será cuando Dios la haya perfeccionado según sus designios”. Ciertamente, son palabras que se aplican a la Familia Vicenciana en la actualidad.

Lee esta novena sección del excelente artículo del P. Delgado, y enumera este y otros aspectos con los que el carisma vicenciano ha contribuido a la Iglesia actual.

A continuación, dedica algún tiempo a reflexionar sobre estas preguntas, mientras ves la presentación de diapositivas a continuación:

  • En lugar de quedar inmovilizado (“no puedo hacer nada más”), ¿hay otras maneras de “hacerse presente” entre la gente, otros caminos “para servir”?
  • Al analizar las causas de las nuevas formas de pobreza, ¿cómo podemos ser creativos, mientras nos enfrentamos a estas diversas situaciones?

¡Hasta la proxima semana!

Esperamos que hayan disfrutado de esta colaboración, uniéndose a las fuerzas de la

Os pedimos que cada Vicenciano se convierta en un formador.

LEERVERREFLEXIONAROFRECER


Tags: , , ,

Pin It on Pinterest

Share This