Sections

Enciclopedia:Efemérides/5 de julio

1640. Conferencia de Vicente de Paúl a las Hijas de la Caridad sobre la vocación de Hija de la Caridad, en la que dice que serlo es ser hijas de Dios, hijas que le pertenecen por completo, pues el que está en caridad está en Dios, y Dios está en él.

1646. Consejo de la Compañía de las Hijas de la Caridad, presidido por Vicente de Paúl y al que asisten Luisa de Marillac, las oficialas y el P. Antonio Portail. La primera cuestión planteada es si las Hijas llevan bien el hábito y la cofia. Como a algunas se les ve el cabello, se conviene en avisarlas de que no debe ser así. La segunda cuestión es si dos hermanas deben ir a visitar a los enfermos de la parroquia por la tarde, para consolarlos y, de paso, informarse de si cumplen bien con su servicio las hermanas que llevan las medicinas por la mañana. En contra de hacerlo está que en las demás parroquias no se hace y que el párroco y sus eclesiásticos podrían molestarse. Finalmente se acuerda que irán parejas formadas por una hermana antigua y otra nueva, que, de haberlas, llevarán las medicinas de la tarde y que no irán necesariamente todos los días. Entonces Vicente hace llamar a dos hermanas y a la primera, sor Isabel Martin, le dice que la Providencia la ha elegido para ser la hermana sirviente de un nuevo establecimiento muy alejado de París. Entonces pregunta al Consejo si debe designarse a una o dos hermanas que la aconsejen en las decisiones que tome y si ese consejo deberá reunirse en días prefijados o cuando sea necesario. Tras expresar los presentes sus opiniones al respecto, Vicente dice que se designará una hermana como asistente y otra para que la sustituya en caso de ausencia, debiendo consultar la hermana sirviente a las dos para las decisiones más importantes. Añade que es mejor que no se reúnan en fechas prefijadas y que se las debe llamar asistentes mejor que consejeras. Se continua eligiendo un confesor para las hermanas de Nantes. Por último se considera si se debe hacer regresar a una hermana con la que una dama no esta satisfecha, concluyéndose que se la llamará por varios motivos, pero evitando que parezca que ha sido por el descontento de la dama, para evitar que otras sigan el ejemplo.

1652. Conferencia de Vicente de Paúl en San Lázaro sobre la insensibilidad, en la que se tratan las razones para temer caer en ella, las señales de que se ha caído y los medios para no caer o salir de ella, si ya se ha caído.

1658. Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros paúles sobre la necesidad que hay de soportarse unos a otros, ya que todos tenemos defectos.

1688. En Argel, muere el P. Miguel Montmasson con los miembros atados en forma de cruz de San Andrés a la boca de un cañón. En 1664, ya sacerdote, entró en San Lázaro y casi inmediatamente fue destinado a Madagascar. Junto con cinco sacerdotes y dos hermanos, se embarcó en noviembre de 1664 con destino a la gran isla, a la que no llegó hasta el 25 de agosto del año siguiente. Ante las adversas condiciones que vivían en la isla, el superior general, P. Renato Alméras, les pidió, en 1672, que regresasen a Francia. El P. Monmasson llegó cuatro años después, tras mil peripecias, siendo asistente en el Hôtel Royal des Invalides y en Versalles, ganándose la estima de todos incluido el rey Luis XIV. Conocida la terrible muerte en Argel del P. Juan Le Vacher, atado a la boca de un cañón que fue disparado el 29 de julio de 1683, el superior general, P. Edmundo Jolly, pensó inmediatamente en el P. Montmasson como sucesor de aquel. En 1685, es designado por la Propaganda Fide como vicario apostólico delos reinos de Argelia, Túnez y Bicerte. Una vez en Argel, se esfuerza por animar a los pocos sacerdotes que se dedican a los esclavos. El rey Luis XIV, al que los argelinos habían contrariado en varias ocasiones, envía al mariscal d'Estrées a bombardear Argel. El pachá de Argel, Mezzomorte, responde inmolando numerosos cristianos, entre los que se encuentra el P. Miguel Montmasson, que muere sin que el horror del suplicio le haga dar ni un grito.

1947. En París, la XXXI Asamblea General de la Congregación de la Misión, inaugurada el 2 de julio, procede a la elección del sucesor del superior general P. Carlos Souvay, fallecido el 18 de diciembre de 1939. Bajo la presidencia del, desde entonces, vicario general, P. Eduardo Robert, los ciento tres miembros presentes votan. Tras cuatro horas de sesión y dos turnos de escrutinio, se proclama el resultado hacia la una de la tarde: el P. Guillermo Slattery es elegido como decimonoveno sucesor de Vicente de Paúl. El nuevo superior general, formaba parte, desde hacía un año, del Gran Consejo, tras haber sido Visitador de la Provincia Oriental de los Estados Unidos.