Sections

Enciclopedia:Efemérides/5 de diciembre

1659. Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros. Se comienza con la lectura del capítulo cuarto de las reglas, sobre la castidad. Pero inmediatamente Vicente dice que quiere aclarar algunas cuestiones que han quedado pendientes de las conferencias anteriores sobre el voto de pobreza. Así se refiere a que este voto impide conservar el uso de los bienes, pero no la propiedad y el dominio sobre los mismos, por lo que pueden dejarse en herencia a los parientes, a otras personas necesitadas o a obras pías. También habla de la prohibición, impuesta por las reglas, de cerrar con llave la habitación de cada uno o tener en ella objetos que se cierren con llave y la contrapartida que esto supone de que ninguno entre en la habitación de otro, husmee por todo y coja lo que parezca bajo pretexto de que es de todos. Respecto a las cosas regaladas a los misioneros o adquiridas por ellos, no tienen la propiedad particular sino el uso y deben estar dispuestos a desprenderse de ellas a petición del superior. Por último trata de que no se deben tener en las habitaciones cosas singulares que no tengan los demás, con la excepción de los enfermos. Tras esto y dado que son las nueve, Vicente de Paúl, prefiere dejar el tema de la castidad para la siguiente ocasión.

1878. Llega a la misión de Keren, en Etiopía, sor Luisa Lequette, que al terminar su generalato quiere acabar su vida en misión. En 1894 las Hijas de la Caridad dejarán esta misión a religiosas italianas, trasladándose algunas a Madagascar.

1896. Hacia las cuatro de la madrugada muere en Lisboa el misionero paúl Eugenio Emilio Miel, primer Visitador de la Provincia de Portugal. Un decreto de 1838 había suprimido todas las congregaciones religiosas del territorio portugués. En 1856, se declaró en Lisboa una epidemia de cólera, que sería seguida por otra de fiebre amarilla en 1857. La emperatriz viuda de Brasil, Amelia de Leuchtenberg-Beauharnais, tía del rey de Portugal, Pedro V, pidió al superior general de la Congregación de la Misión, P. Juan Bautista Étienne, el auxilio de las Hijas de la Caridad. El P. Étienne aceptó pero pidió que al mismo tiempo se restableciera la Congregación de la Misión, dándose una ordenanza real que lo autorizaba. Un grupo de Hijas llego a Lisboa acompañadas del P. Miel y dos misioneros más. Acabada la epidemia las Hermanas volvieron a Francia excepto las que se quedaron en el hospital de San Luis de los Franceses. El P. Miel también se quedó y reorganizó la Congregación de la Misión desde la iglesia de San Luis de los Franceses.