Sections

Enciclopedia:Efemérides/3 de marzo

1644. Luisa de Marillac escribe a sor Juana Dalmagne, que está muy enferma en Nanteuil: "Adoro de todo corazón el orden de la divina Providencia sobre la disposición que parece querer hacer de su vida; si es la muy santa voluntad de Dios retirar su alma, bendito sea su santo nombre. Él conoce mi pena por no poder asistirla en este último acto de amor que creo que usted hará de dar su alma muy voluntariamente al Padre Eterno, con el deseo de que haga honor al instante de la muerte de su Hijo. Nuestra buena sor Isabel va a asegurarle el afecto de todas nuestras Hermanas y el deseo de que se acordará de ellas en el Cielo cuando Dios le haya hecho misericordia... Acuérdese... de las necesidades de la pobre Compañía a la que Dios la ha llamado; sírvale de abogado ante su bondad para que le plazca cumplir sus designios sobre ella...". Sor Juana morirá el 25 de marzo, con treinta y tres años de edad, justo un año después de pronunciar sus votos y cinco de ser admitida en la Compañía de las Hijas de la Caridad.

1654. Conferencia de Vicente de Paúl en San Lázaro sobre el santo tiempo de cuaresma.

1656. Carta de Vicente de Paúl a Esteban Blatiron, superior de Génova, en la que pone de manifiesto los inconvenientes de acoger niños que no tienen edad suficiente para hacer una elección de vida, porque a menudo, una vez formados con el consiguiente gasto, no se hacen sacerdotes o, si se hacen y permanecen en la Congregación, es de temer que no resulten apropiados para las funciones de la misma y den motivos para despedirlos. Vicente alude a lo que les ha ocurrido recientemente con una quincena de jóvenes y las experiencias del seminario de Rouen que fundó el difunto Cardenal de Joyeuse y las casas de la Visitación que dan el hábito a las niñas pensionistas que lo piden al cumplir los dieciséis años.

1796. En Vannes, donde ha pasado sus últimas horas en prisión escribiendo a su madre y a sus compañeros paúles y animando a los presos, particularmente al sacerdote Alain Robin, que debe morir con él, Pedro Renato Rogue es llevado, a las tres de la tarde, a la plaza del ayuntamiento. Allí, le dice al verdugo, que le conoce, "Amigo mío, cumpla con su deber". El día anterior, a las ocho de la mañana había sido llevado ante el tribunal revolucionario de Morbihan. La sesión se desarrolló en la que fuera la capilla del Mené, donde había sido ordenado sacerdote catorce años antes y había dicho su primera misa. Rogue, como "sacerdote refractario a las leyes", es condenado a ser ejecutado en las veinticuatro horas siguientes. Al oír el veredicto se pone de rodillas y dice: "Le doy gracias, Dios mío, por juzgarme digno de morir por la fe y escuchar mi sentencia de muerte en el lugar en el que tan a menudo he predicado su palabra y ejercido las funciones de un ministerio augusto". A la madre, que estaba presente en la sesión, se le permitió abrazar por última vez a su hijo.

1926. En París, muere el P. Alfredo Milon, que había sido el secretario general de la Congregación durante veintidós años, de 1892 a 1914. Nació en la diócesis de La Rochelle el 9 de mayo de 1844. Tras ser ordenado y ocupar puestos en varios seminarios, fue nombrado secretario general de la Congregación en sustitución del P. Terrasson, afectado por una ceguera. En su calidad de secretario, puso en orden los Archivos y transformó los Anales, convirtiéndolos en una fuente preciosa para el estudio del pasado de la Congregación. También escribió numerosas obras que en conjunto constituyen una bella documentación histórica vicenciana. Como bibliotecario pudo catalogar los veintisiete mil volúmenes de la biblioteca de la Casa Madre. Pero nunca fue prisionero de los libros y los documentos: buen predicador, cada años daba retiros a las Hermanas, los ordenandos y los sacerdotes.