Sections

Enciclopedia:Efemérides/3 de agosto

1657. Conferencia de Vicente de Paúl en San Lázaro sobre la conversación, que continuará el día 17 y en la que se trata de los motivos para conversar de cosas buenas en los recreos, cuáles son esas cosas y los medios para afianzarse en esta práctica.

1657. Muere el paúl italiano P. Domingo Boccone en Génova. Es la cuarta víctima que la peste que asola la ciudad ha causado en la casa de la Congregación de la Misión en poco más de medio mes. Antes que él han fallecido los padres franceses Francisco Vincent, el 13 de julio, Nicolás Duport y Esteban Blatiron, el superior, ambos el 24 julio. Entre las víctimas de esta epidemia hay otros dos sacerdotes de la Misión: el irlandés Juan Ennery, que muere antes que los ya mencionados, y el francés Antonio Tratebas, que morirá en agosto. Doce años antes, a petición del Cardenal Esteban Durazzo, el P. Blatiron había establecido la Misión en Génova. Él y sus compañeros hicieron maravillas en todas las parroquias que evangelizaron, pero, con su dedicación a los apestados, que morían a razón de más de cinco mil por semana, se puso de relieve su caridad. Vicente de Paúl, que escribirá varias veces al P. Blatiron, cada vez más preocupado por la situación de la casa, sin recibir respuesta, finalmente se enterará de la muerte de este por la carta del 28 de agosto del superior de Roma, P. Edmundo Jolly, que le llegará varias semanas después.

1658. María Poulet, hija de la Caridad destinada en Calais, anuncia por carta a Luisa de Marillac el fallecimiento de Francisca Manceau y Margarita Ménage. También ella y su compañera Claudia Muset están enfermas y se preparan para morir. Las cuatro se han visto afectadas por la epidemia que está diezmando el hospital del ejército. El P. de Coulommiers, capuchino, que ha asistido a las hermanas, asegura que se han portado generosamente en su deber y con gran edificación.

1861. En París, termina la XXI Asamblea General de la Congregación de la Misión, que ha sido convocada y presidida por el superior general P. Juan Bautista Étienne, iniciándose el 27 de julio. Han participado sesenta delegados, veintiuno más que en la anterior, en la que no pudieron participar todas las provincias. Ahora, en cambio, participa Polonia, que llevaba un siglo sin poder hacerlo y, por primera vez, Prusia, Argelia, Portugal, Austria, México y Brasil. La Asamblea se ha preocupado sobre todo de consolidar la unidad de la Congregación por medio de la uniformidad.

1867. En París, finaliza la XXII Asamblea General de la Congregación de la Misión que, convocada y presidida por el superior general, P. Juan Bautista Étienne, hab¡a comenzado el 27 de julio. La Asamblea ha contado con sesenta y cinco delegados en representación de veintiuna provincias y, según el propio superior general, ha tenido el privilegio, único en la historia de la Congregación, de no tener que curar ninguna herida en el cuerpo de la misma ni corregir ningún desorden. La Asamblea ha completado los medios para la unidad y legislado sobre la formación de los jóvenes en los seminarios internos, la correspondencia de los visitadores y superiores con el superior general, la rendición regular de cuentas de cada casa y las vacaciones.