Sections

Enciclopedia:Efemérides/2 de septiembre

1649. Carta de Vicente de Paúl a Luisa de Marillac, en la que, refiriéndose al abandono de la Compañía por varias jóvenes, le dice: "Es usted demasiado sensible a la salida de sus hijas. En nombre de Dios, señorita, esfuércese en adquirir la gracia de la aceptación de tales acontecimientos. Es una misericordia de Nuestro Señor con la Compañía el que la purgue de esta manera, y esto será una de las primeras cosas que Nuestro Señor le hará ver en el cielo. Esté usted segura no obstante de que ninguna de las que Nuestro Señor ha llamado a la Compañía abandonará su vocación".

1672. En París, que celebra la fiesta de San Lázaro, muere, a las nueve y media de la mañana, el P. Renato Alméras, primer sucesor de Vicente de Paúl. Nació en París, el 5 de febrero de 1613. Consejero del Gran Consejo con veinticuatro años, dejó su familia, posición y esperanzas para entrar en la Congregación de la Misión, a pesar de la oposición de su padre, que también entraría, en 1657, con noventa y dos años. El 24 de diciembre de 1637, Renato Alméras fue recibido en la Congregación. Cinco años después, Vicente de Paúl le confió la dirección del Seminario interno, lo nombró asistente de la Casa y miembro del Consejo. En 1646, convencido de que su salud, que se había deteriorado con tanta actividad, mejoraría con ello, Vicente, lo envío a realizar la visita de varias casas en Francia e Italia. Una vez en Roma, recibió su nombramiento como superior de la casa. En 1651, Vicente lo llamó para encargarle la dirección del seminario de San Carlos. Fue a la región de Laón para dedicarse a los afectados por la guerra y el hambre. A su regreso, agotado, Vicente lo eligió de nuevo como asistente, desempeñando el cargo hasta la muerte del fundador. Nombrado visitador de la provincia de Poitou, se encontraba en Richelieu cuando Vicente, sintiendo próxima su muerte, lo hizo llamar urgentemente y le dió su bendición. Su nombre fue había sido introducido por Vicente en la famosa cajita de la que se han sacado, desde entonces, los nombres de los vicarios generales de la Congregación, encargados de dirigirla desde el fallecimiento de un superior general hasta la elección del sucesor. La primera Asamblea General, que se inició el 15 de enero de 1661, lo eligió como superior general, aunque al menos uno de los participantes en la misma dudó en otorgar su voto al P. Alméras por lo malo que le parecía su estado de salud. Y lo era, lo que no le impidió gobernar durante once años, con mano firme y suave a la vez, mostrando un verdadero talento como administrador. Durante su generalato se fundaron ocho casas: Metz, Fontainebleau, Amiens, Noyon, Saint-Brieuc, Lyón, Nápoles y Narbona. El P. Alméras hizo recolectar una gran cantidad de documentos que sirvió de base para escribir la vida de san Vicente de Luis Abelly, puso a la Congregación bajo la protección de la Santísima Virgen de un modo particular y promovió la aprobación por la II Asamblea General, en 1668, de reglamentos para las misiones y los seminarios.