Sections

Enciclopedia:Efemérides/2 de enero

1640. Vicente de Paúl envía a las primeras Hijas de la Caridad a atender a los galeotes enfermos, para los que ha obtenido la Torre de San Bernardo que les servirá de hospital.

1673. Bajo la presidencia del P. Edmundo Jolly, vicario general, se abre la III Asamblea General de la Congregación de la Misión para elegir superior general tras la muerte del P. Renato Alméras. Al igual que en 1661, actúa como secretario general el P. Tomás Berthe.

1674. En San Floro, localidad situada en el departamento francés de Cantal, el obispo, Mons. Jerónimo La Mothe-Houdancourt, confía la dirección de su seminario a los Sacerdotes de la Misión. Su antecesor, Mons. Santiago de Montrouge, que fundó el seminario a finales del año 1650 o principios de 1651, había tenido este proyecto veinte años antes; pero las dificultades materiales lo habían detenido. El primer director paúl del seminario será el P. Nicolás Pierron, futuro superior general de la Congregación de la Misión. Mons. Pablo de Ribeyre, Obispo de San Floro entre 1742 y 1776, deseará ampliar el seminario, por lo que, entre 1752 y 1762, se construirá una casa monumental tomando como modelo la de San Lázaro de París. Como consecuencia de la Revolución Francesa y la negativa a jurar la Constitución Civil del Clero, profesores y seminaristas deberán abandonarlo el 23 de enero de 1791. Los misioneros regresarán en 1820, para volver a ser expulsados en 1903, cuando el gobierno francés obligará a los Paúles a dejar los veintitrés seminarios mayores dirigidos por ellos. A partir de entonces el Seminario será regentado por sacerdotes diocesanos hasta su cierre en 1906, como consecuencia de la Ley de Separación de las Iglesias y el Estado, aprobada por la Asamblea francesa el 5 de diciembre de 1905. El Obispo de San Floro, Mons. Pablo Agustín Lecoeur lo reabrirá tras recuperarlo en 1913. El Seminario cerrará sus puertas en 1959, a causa de la reducción de las vocaciones sacerdotales.

1805. La superiora general de las Hijas de la Caridad, Teresa Deschaux, anuncia en una circular a todas las Hijas que desde el día de la Encarnación podrán vestir de nuevo el hábito tradicional que habían tenido que abandonar desde 1792 a causa de la Revolución francesa.