Sections

Enciclopedia:Efemérides/27 de diciembre

1658. Muere en Châteaudun sor Bárbara Angiboust, amiga y compañera fiel de Luisa de Marillac desde los principios de la Compañía de las Hijas de la Caridad. Entró en la comunidad el 1 de julio de 1634, con veintinueve años, e hizo los votos el 25 de marzo de 1643. Vicente de Paúl la puso al frente de las casas fundadas en Saint-Germain-en-Laye (1638), Richelieu (1638), Saint-Denis (1645), Fontainebleau (1646), Brienne (1652), Bernay (1655) y Châteaudun (1657). En 1641 dirigió a las hermanas que asistían a los galeotes. El día de su muerte tiene cincuenta y tres años. El 27 de abril de 1659 habrá una conferencia sobre sus virtudes en la Casa Madre.

1658. Carta de Vicente de Paúl al superior de Roma, Edmundo Jolly, en la que trata de los deseos de estudiar del hermano Juan Le Mercier, que en principio había sido enviado por Vicente a Génova para ello, pero que finalmente fue destinado a Roma, desde donde el superior escribe a Vicente, el 5 de noviembre anterior, contándole que el hermano está muy apenado por no poder estudiar teología en Roma, que no atiende a razones y pide que se le envíe a Génova. Vicente escribe al superior de Roma el 5 de diciembre, pidiéndole que lo envíe a Génova, y el 13 de diciembre, para que retrase el envío hasta que desde Génova contesten si pueden enviar un sustituto. Cuando escribe la carta de hoy, Vicente acaba de leer la del 26 de noviembre del superior de Roma en la que le comunica que Le Mercier está dispuesto a dejar la Congregación si no se le dan los medios para estudiar. Vicente dice que esperaba que se contentase con estudiar moral y escolástica y por eso lo envió a Génova, pero que, al querer estudiar filosofía, que ese año no se da en Génova y que en París ya ha comenzado, es mejor que se quede en Roma hasta el año siguiente para que empiece al mismo tiempo que los demás. Vicente dice que la actitud de Le Mercier tiene todos los trazos de ser una tentación diabólica y no se explica cómo él no se da cuenta de ello "puesto que los deseos que vienen de Dios son suaves y dejan el alma tranquila, y, al contrario, los movimientos del espíritu maligno son agrios y turban a la persona que los tiene. Así que, siendo su voluntad de estudiar turbulenta y acompañada por la inquietud del miedo a que se le niegue, él mismo podría juzgar que este desarreglo no puede venir más que del diablo, que es el autor del desorden. Además, si quiere ser misionero, debe verse como miembro de la compañía, y como tal dejarse conducir. Es ella la que tiene que aplicar los individuos, ya sea al estudio, ya sea a los empleos, en el tiempo y la manera que ella juzgue conveniente; pues, de otro modo, si cada uno pudiera elegir lo que quisiera, ya no sería un cuerpo compuesto de partes que hacen esta bella armonía de las comunidades bien reguladas, sino una división de personas que siguen sus inclinaciones". Le Mercier dejará la Congregación y volverá a ser aceptado con las condiciones que Vicente de Paúl indicará en la carta que le escribirá el 18 de abril de 1659.