Sections

Enciclopedia:Efemérides/26 de abril

1643. Conferencia de Vicente de Paúl a las Hijas de la Caridad sobre el peligro de desunión en la Compañía. Vicente comienza diciendo que este tema es importante porque afecta a la continuidad o disolución de la Compañía. A continuación explica que, para ayudarlas a comprender lo que se les propone, va a cambiar el método que se ha seguido hasta ahora y les hará preguntas, como en el catecismo. Les advierte que no se preocupen si no pueden responder, porque las que no saben que decir a veces actúan mejor que las que contestan fácilmente, aunque también las hay que contestan y actúan bien. La conferencia tiene tres partes: primera, las razones para desear que no haya nunca desunión en la Compañía; segunda, lo que habría que hacer si se produjere alguna desunión, particular o general; tercera, que finalmente queda para otro día, los medios para impedir la desunión. Entre las respuestas que se dan en la primera parte están que donde hay unión, hay paz, que es agradable a Dios, y donde hay desunión, hay infierno, y que la unión es imagen de la Trinidad. Durante la segunda parte una hermana solicita de Vicente el permiso para pedir perdón a sus hermanas y todas se ponen de rodillas. Vicente exclama: "¡Bendito sea Dios, mis hermanas! Así es como hay que actuar para conservar una unión perfecta". Más adelante recomienda que todas colaboren para fomentar la unión, animando a unas, suavizando a otras y excusando a la ausente y que, cuando la desunión se deba a cosas de importancia, lo pongan en conocimiento de los superiores.

1658. Conferencia de Vicente de Paúl en San Lázaro sobre la resurrección espiritual, los motivos para la misma, en qué consiste y los medios.

1830. En París, Catalina Labouré acude en peregrinación con las demás hermanas a la capilla de la calle Sèvres todos los días de la novena que sigue al traslado de los restos de san Vicente de Paúl. Allí ve como se le aparece, cada día, el corazón de san Vicente encima del pequeño relicario que está situado encima del altar que posteriormente se dedicará a san José.

1899. Muere, en París, a causa de una gripe infecciosa que ha durado varios días, el asistente de la Congregación de la Misión y director de las Hijas de la Caridad, P. Julio Chevalier, a sus setenta y cuatro años. Originario de la diócesis de Sens, entró en la Congregación en 1845 y, tras ser ordenado en 1848, fue enviado al seminario de Albi. Allí, tras pedirle el arzobispo, Mons. Juan José María Eugenio de Jerphanion, que participara en la administración de la diócesis, redactó los nuevos estatutos diocesanos, estableció diversas obras, fundó el Carmelo de Castres y reclutó monjes para la abadía de En-Calcat. En 1866 fue nombrado director del seminario mayor de Amiens, restaurando el edificio, mejorando el régimen y restableciendo la disciplina. En 1874, la XXIII Asamblea General de la Congregación, que eligió como superior general al P. Eugenio Boré, le eligió a él como asistente de aquel, que a su vez le encargó de la dirección de la Compañía de las Hijas de la Caridad. Entre las obras que escribió hay que mencionar el "Manual de las Damas de la Caridad", una reseña sobre "La Medalla milagrosa", redactada tras las confidencias que le hizo sor Catalina Labouré, y, especialmente, dos gruesos volúmenes de "Instrucciones a las Hijas de la Caridad".