Sections

Enciclopedia:Efemérides/23 de agosto

1617. En Châtillon-les-Dombes, tras la homilía pronunciada por el párroco, Vicente de Paúl, el 20 de agosto, tiene lugar la fundación de la primera Cofradía de la Caridad al asociarse ocho damas para turnarse, una cada día, en la atención a los pobres enfermos de la localidad. Se proponen dos fines: ayudar al cuerpo y al alma, el cuerpo alimentándolo y medicinándolo y el alma disponiendo a bien morir a los que vayan a morir y a bien vivir a los que se curarán. La Cofradía y su reglamento serán aprobados por el vicario del Arzobispo de Lyón el 24 de noviembre, siendo erigida el 8 de diciembre, día de la Inmaculada.

1792. Tras la aprobación de la ley del 18 de agosto que suprime las congregaciones religiosas, se comunica a las Hijas de la Caridad que deben evacuar la Casa Madre. La superiora general, Madre María Antonieta Deleau, envía una solicitud a los oficiales de la Comuna de París precisando: que la Compañía es una sociedad secular; que será difícil reemplazar a las alrededor de tres mil hijas de la Caridad que sirven a los pobres en los hospitales, hospicios y casas de caridad; que en la Casa Madre hay doscientas cincuenta hermanas, de las que ciento cincuenta son muy mayores y enfermas que han consagrado su vida a la porción desgraciada y sufriente de la nación.

1949. Muere en Vichy el paúl Cipriano Aroud. Nació en Lyón el 15 de enero de 1876, en una familia de la que cuatro hijos fueron paúles. Tras su ordenación, llegó a China en 1899, destinado al distrito de Wenchow, en la diócesis de Ning-po, pasando a ser el director de este territorio en 1902. Después de veinticinco años, allí donde encontró a penas un millar de cristianos, dejó unos treinta mil con dieciocho sacerdotes, unos ciento cincuenta catequistas y cuatro grandes iglesias, un colegio y dos casas de religiosas indígenas. A sus cincuenta y cuatro años, amenazado de ceguera, pues desgastó sus ojos redactando, tras cada ruda jornada misionera, cartas a la luz de una vela, dejó China. Estas cartas darán lugar a dos libros: "En Misión" y "La vida en Misión". En 1935, tras la muerte del fundador de la Casa del Misionero de Vichy, P. Enrique Watthé, el P. Aroud se convirtió en el director de la misma y desde allí continuó sirviendo a las misiones, no solo haciendo cada vez más agradable este lugar de reposo para los misioneros cansados, sino también extendiendo el prestigio de la labor misionera y desarrollando el "Museo Colonial".