Sections

Enciclopedia:Efemérides/21 de octubre

1639. Luisa de Marillac propone a las Hijas de la Caridad en Richelieu una profunda revisión de vida. Desde hace un año, curan a los pobres y educan a las niñas, pero llevan vidas muy independientes entre si. Luisa las invita a reflexionar sobre la misión que han recibido, que es común y no individual, y a preguntarse sobre su vida de pobreza y sus actitudes fraternas. Les sugiere un acto de reconciliación y termina su carta con estas palabras: "Una verdadera humildad, acomodará todo".

1643. El Arzobispo de Reims, Leonor Destampes de Valançay, aprueba la unión de la cura de Sedán y de sus dependencias a la Congregación de la Misión. En septiembre de 1642, tras la implicación de su príncipe, Federico-Mauricio de la Tour, en la conspiración de Cinq-Mars, Sedán había sido invadido por los ejércitos del Cardenal Richelieu y anexionado a Francia. El principado estaba influenciado por el calvinismo y el rey Luis XIII, que quería el reflorecimiento del catolicismo, dio a Vicente de Paúl veinticuatro mil libras para que, durante diez años, seis misioneros predicaran dos misiones anuales. Por su parte, Ana de Austria deseaba que los hijos del Sr. Vicente tuvieran una residencia en Sedán. Para agradar a la reina, el abad de Mourzon, Luis Renato de Filquemont acepta unir la cura de Sedán, que le correspondía, a la Congregación de la Misión. Los misioneros han llegado el 7 de mayo. Su primer superior es Guillermo Gallais, que tiene veintiocho años y ha sido recibido en San Lázaro cuatro años antes. El 13 de febrero de 1644 Vicente de Paúl escribirá una carta al P. Gallais dándole las razones por las que no debe inmiscuirse en los asuntos seculares interviniendo en favor de uno de los litigantes en lugar de dejar la cuestión en manos de los jueces y el gobernador tanto si se trata de dos católicos o dos hugonotes, como si uno es católico y el otro hugonote.

1650. Varias Hijas de la Caridad van a dejar París: dos van a Hennebont; dos a Montmirail; tres a la pequeña Comunidad de Nantes. Vicente de Paúl les da sus instrucciones antes de que inicien este viaje de más de diez días: "Mis queridas Hermanas, una de las principales virtudes que deben poseer es la humildad. Sí, mis Hermanas, manténganse en una gran humildad. Estímense las últimas de todos; recuerden que son Sirvientas de los Pobres: Ténganlos como sus amos y sírvanles con dulzura y humildad... Si las llevan a ver al Obispo... díganle que son pobres Hijas de la Caridad que se han entregado a Dios para el Servicio de los Pobres, y que les está permitido retirarse y también se las puede rechazar. Si les pregunta: "¿Hacen votos de religión?" díganle: "¡Oh, no, Señor! nos damos a Dios para vivir en pobreza, castidad y obediencia, las unas para siempre, las otras por un año".

1650. Conferencia de Vicente de Paúl en San Lázaro sobre los avisos recibidos en el capítulo, en que trata de las razones para aficionarse a esta santa práctica, los defectos en que se puede caer y los medios para sacar provecho de ella.

1736. Llegan a Palma de Mallorca los primeros misioneros paúles que desembarcan en la isla. La primera comunidad está formada por los sacerdotes Salvador Barrera, superior de la casa, Gaspar Tella, Tomás Pinell y el hermano Miguel Xuriac; todos ellos han sido destinados a la isla por el visitador de Roma, P. Bernardo Della Torre, de cuya provincia depende la casa de Barcelona, de la que proceden. La casa no quedará erigida hasta el 11 de noviembre con licencia y bendición del obispo diocesano, Mons. Benito Panelles Escardó. Ya en 1722, el arcediano de la catedral de Mallorca, D. Miguel Sastre y Palou, había escrito al superior de la casa de Barcelona de la Congregación de la Misión, P. Salvador Barrera, para que se instalasen en su territorio, ofreciéndoles una renta, una biblioteca y un terreno con una vivienda en buen estado. A su muerte, el 29 de diciembre de 1731, les dejó treinta y dos mil libras mallorquinas. El 13 de marzo de 1736 el rey de España, Felipe V, concedía la necesaria aprobación que había sido solicitada por el P. Barrera. La casa misión de Palma de Mallorca es la más antigua que conserva la Congregación de la Misión en España, al no haber sufrido cambio de lugar ni de destino desde su fundación.

1964. Circular anunciando el inicio de los trabajos para renovar el Consuetudinario de las Hijas de la Caridad.