Sections

Enciclopedia:Efemérides/21 de febrero

1631. El Arzobispo de París, Juan Francisco de Gondi, manda que quienes quieran recibir las órdenes sagradas deberán "presentarse quince días antes para ser interrogados e instruidos gratuitamente sobre sus obligaciones y las funciones de sus órdenes". Tras algunas objeciones, Vicente de Paúl acepta recibir a los ordenandos en el seminario de Bons-Enfants y designa a Jerónimo Duchesne para dirigir este primer retiro parisino.

1659. Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros sobre la búsqueda del Reino de Dios y su justicia, en la que continúa la explicación del capitulo II de las Reglas que comenzó con la conferencia celebrada siete días antes. El artículo 2 de dicho capítulo dice, con Jesucristo, "busquen primero el Reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas que necesiten se les darán por añadidura". Vicente se detiene en la explicación de los distintos conceptos contenidos en la regla y dice que no basta con hacer que Dios reine en los misioneros, sino que estos deben desear y procurar que "el Reino de Dios sea llevado y extendido por todas partes, que Dios reine en todas las almas, que no haya más que una verdadera religión sobre la tierra y que el mundo viva de modo distinto al que vive, por la fuerza de la virtud de Dios y por los medios establecidos en su Iglesia, en fin, que su justicia sea tan bien buscada e imitada por todos con una santa vida, que Él sea perfectamente glorificado en el tiempo y en la eternidad". Luego pasa a considerar los motivos para entregarse a Dios con este fin: 1º) no solo la regla obliga a ello sino que Jesucristo lo manda; 2º) la promesa del Señor de que, si nos ocupamos de sus asuntos, Él se ocupará de los nuestros; 3º) Dios cuida de los pájaros y de las hierbas del campo; 4º) la regla se refiere a la confianza en la Providencia divina, teniendo por seguro que, mientras el misionero se mantenga firme en su caridad y en esta confianza, estará siempre bajo la protección de Dios y no le ocurrirá ningún mal, ni ningún bien le faltará. Respecto a este último punto, Vicente aclara que los superiores, actuando como instrumentos de la Providencia, tienen obligación de velar y proveer a las necesidades de los sacerdotes, clérigos y hermanos de la Congregación. Vicente pasa después a considerar los medios para practicar la regla y cita: la petición incesante a Dios unida a la puesta en práctica de las virtudes que comporta, de celo por su gloria, desprendimiento de las criaturas y confianza en el Creador; y lo que la misma regla establece de que cada uno preferirá las cosas espirituales a las temporales, el alma al cuerpo, Dios al mundo, y escogerá la escasez, la infamia, los tormentos y la misma muerte antes que ser separado de Jesucristo.

1928. Muere en París el paúl Agustín Veneziani. Natural de la diócesis de Plaisance, al inició de su ministerio sacerdotal enseño durante once años filosofía a los estudiantes de Monte-Citorio. En 1900, sustituyó al Procurador general de la Congregación ante la Santa Sede, siendo al mismo tiempo el postulador de las causas de beatificación de los Paúles. En 1909, el superior general, P. Antonio Fiat, lo designó para sustituir al asistente italiano, elección que fue ratificada en 1914 por la XXVII Asamblea General. Al tiempo que asistente, el P. Veneziano fue el capellán de los italianos de París.

1949. En Roma, el presidente de la Comisión pontificia para el Estado del Vaticano, el Cardenal Nicolás Canali, bendice e inaugura el nuevo refectorio para los obreros de la ciudad papal. Las Hijas de la Caridad serán las encargadas de esta moderna instalación que cuenta con trescientas dieciséis plazas sentadas. Se trata de las Hijas de la Caridad del hospicio de Santa Marta, que el papa León XIII fundó en 1884 para hacer frente a la amenaza del cólera en la Ciudad Eterna. Finalmente, la epidemia no tuvo lugar y las hermanas se limitaron, durante algún tiempo, a guardar las llaves del establecimiento. Desde entonces sus obligaciones se fueron multiplicando.