Sections

Enciclopedia:Efemérides/18 de agosto

1656. En la isla de Santa María, en la costa este de Madagascar, muere el misionero paúl Claudio Dufour, con cuarenta y ocho años. Nacido en la región francesa de Auvernia, entró, ya sacerdote, en San Lázaro el 4 de mayo de 1644. Vicente de Paúl le confió la dirección de la casa de Saintes y le hizo considerar como una verdadera tentación su deseo de convertirse en cartujo. El P. Dufour quería dedicarse a los forzados de Marsella y Toulon, pero Vicente le ofreció ir a Madagascar y el aceptó exultante. Formó parte de la tercera expedición organizada por Vicente, embarcándose, junto con los padres Nicolás Prévost y Maturino de Belleville, en "La Mariscala", que partió del puerto de La Rochelle el 29 de octubre de 1655. Durante el viaje, el P. de Belleville enfermó y murió el 18 de enero, siendo arrojado su cuerpo al mar. La llegada del P. Dufour a Fort-Dauphin tuvo lugar el 13 de junio de 1656, siendo recibido como un ángel del cielo por el P. Santos Bourdaise. Ocho días después de su llegada, partió para reunirse con el P. Prevost, que se había quedado en la isla de Santa María. Allí el P. Dufour instaló una especie de hospital para los numerosos enfermos. El clima debilitó su resistencia física y murió tres meses después de desembarcar en Madagascar. Se había propuesto plantar una cruz en recuerdo de los doce apóstoles en cada uno de los doce pueblos de Santa María y ya había puesto once; la última se elevó sobre su tumba. En septiembre morirá igualmente el P. Prévost.

1792. En París, la Congregación de la Misión está incluida entre las afectadas por el decreto de la Asamblea Legislativa que suprime las órdenes religiosas. En los días siguientes una comisión del Gobierno se presentará en San Lázaro para retirar los títulos, registros y papeles de los archivos que, tres años antes, se habían librado del saqueo. Los misioneros recibirán la orden de abandonar el lugar. El superior general, P. Félix Cayla de la Garde, viajará a Alemania e Italia, para refugiarse finalmente en Roma. La Compañía de las Hijas de la Caridad no aparece en la enumeración de congregaciones y corporaciones, estableciéndose que la atención a los pobres y enfermos en los hospitales y casas de caridad se realizará por las mismas personas a titulo individual bajo la supervisión de los cuerpos municipales y administrativos. Poco tiempo después, la comunidad será disuelta oficialmente y las hermanas dispersadas.