Sections

Enciclopedia:Efemérides/17 de mayo

1610. En París, Vicente de Paúl, que desde hace poco es capellán de la Reina Margarita, recibe un beneficio que piensa que le sacará de la escasez. El Arzobispo de Aix, Hurault de l'Hôpital, le cede la abadía de San Leonardo de Chaumes, en la diócesis de Saintes. Sobre el papel, las rentas de este monasterio cisterciense son considerables. En realidad, el nuevo abad va a ganar sobre todo derechos litigiosos y una serie de procesos que mantener.

1652. Conferencia de Vicente de Paúl en San Lázaro sobre Pentecostés, en la que se trata de los motivos que nos obligan a desear los efectos del Espíritu Santo en nuestras almas, algunas de las operaciones del Espíritu Santo y los medios para disponerlos a recibirlas y corresponder.

1658. Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros paúles sobre la observancia de las reglas. Vicente expone que las reglas impresas no difieren de las que han venido practicándose en la Congregación y sostiene que, al igual que la misma, son obra de Dios, pues es una regla de san Agustín que cuando no se puede encontrar la causa de una obra buena hay que atribuírsela a Dios. Tras la conferencia, se procede a la entrega de un ejemplar a cada sacerdote antiguo, dejándose para el día siguiente a los estudiantes y aclarándose que se mandará hacer una edición en francés en lugar de latín para los hermanos coadjutores. Vicente, ante la debilidad de sus piernas, le encarga la entrega al P. Antonio Portail. A medida que cada uno se acerca, recibe el ejemplar de rodillas y besa la mano de Vicente, las reglas y el suelo, mientras Vicente exclama: "¡Qué Dios le bendiga!".

1675. En París, se firma un contrato entre el Arzobispo de Reims, Carlos Mauricio Le Tellier, en nombre de su hermano Louvois, y el superior general de la Congregación de la Misión, P. Edmundo Jolly, por el que la Congregación se compromete a asegurar con al menos doce sacerdotes el servicio religioso del Hôtel Royal des Invalides. El P. Jolly, que no era partidario de ello, ha aceptado ante la todopoderosa voluntad del Rey Sol; a cambio Luis XIV se compromete a mantener la casa de San Lázaro en posesión de la Congregación en contra de las reclamaciones de los Caballeros de Nuestra Señora de Monte Carmelo y de San Lázaro de Jerusalén. Pronto las Hijas de la Caridad se unirán a los Sacerdotes de la Misión en la atención a los casi trescientos inválidos que acogía el establecimiento.