Sections

Enciclopedia:Efemérides/13 de mayo

1639. Carta de Vicente de Paúl al sacerdote de la Misión Roberto Sergis, que está en Toulouse, en la que Vicente, contrariado porque no le ha hecho al arzobispo las propuestas que él le había indicado y destacando la importancia de obedecer a los superiores, le dice que "hubiera sido conveniente que juzgase el Señor arzobispo, y nosotros hubiésemos respetado su juicio y voluntad y nos hubiésemos sometido a ella, lo mismo que hago yo ahora al suyo, aunque le diga con toda sencillez, padre, que ninguno de la Compañía ha puesto nunca ninguna dificultad en nada de lo que le he escrito, más que uno que me escribió sobre dificultades y no dejó de hacer lo que le había escrito y otro que, por su propio juicio, puso dificultades a firmar un acuerdo que yo había hecho, y que me envió muchas razones y excusas e hizo que otros me escribieran; a causa de lo cual tenemos un gran proceso en el Consejo, que no podemos sostener más que con riesgo de perder un establecimiento y con vergüenza".

1644. Carta de Vicente de Paúl al superior de Roma, P. Bernardo Codoing, en la que le señala que no espera que prosperen, salvo unas pocas, vocaciones sacerdotales de adolescentes y jóvenes menores de veinte años en los seminarios.

1648. En Túnez, muere el P. Julián Guérin, primer sacerdote de la Misión que Vicente de Paúl envío a Berbería. Nació en la diócesis de Bayeux en 1605, y, antes de entrar en la Congregación de la Misión, a los treinta y cinco años, había llevado una vida militar evitando los excesos y defectos tan habituales en los militares de la época. A partir de 1641, tras algunos meses de estancia en San Lázaro, se le encargó que socorriese en las miserias materiales y espirituales a la región de Lorena. Se dedicó a ello con tanta intensidad que su salud se vio comprometida, por lo que Vicente lo envío a Richelieu para que descansara y lo destinó a la casa de Saintes, donde dio muestras de una admirable caridad con los presos. Aprovechando que los tratados entre el Rey de Francia y el Gran Señor de Berbería autorizaban el envío de cónsules a los puertos del norte de África y que cada cónsul podía hacerse acompañar de un capellán, el 22 de noviembre de 1645, Julián Guérin desembarcó en Túnez, acompañado del hermano Francisco Francillon. Tras algunos meses de ministerio clandestino, su evangélica bondad alcanzó el corazón de los turcos; entonces, abiertamente, consoló, predicó, administró los sacramentos, convirtió, no solo a los cristianos y cismáticos, sino a los mahometanos e, incluso, al hijo del Bey de Túnez; rescató esclavos; y, apoyados por él, jóvenes y mujeres murieron como mártires de la castidad. El P. Guerín muere víctima de su dedicación a los afectados por la peste. Algunos meses antes, sobrecargado de trabajo, había pedido autorización para llamar a otro sacerdote al Bey de Túnez y este, cuya benevolencia había conquistado, le respondió que podía traer no solo uno, sino dos o tres si así lo deseaba. El 22 de noviembre de 1647 llegaba a Túnez el paúl recién ordenado sacerdote Juan Le Vacher, que atendió al P. Guérin en su agonía y posteriormente morirá martirizado, el 29 de julio de 1683, en Argel.