Sections

El Arte del Acompañamiento

EL ARTE DEL ACOMPAÑAMIENTO DESDE UNA REFLEXIÓN, DE LA PINTURA DE SIEGER KÖDER --- "EMAÚS"

version inglés

by: Irving Gabriel Amaro Ramayo, CM

“Aquel mismo día iban dos de ellos a un pueblo llamado Emaús, que distaba sesenta estadios de Jerusalén” (Lc24,13).

Art -1.jpg

Introduccion

El acompañante es una persona que cuida la sensibilidad, la atención, que no tiene prisa, y que sabe que, aunque muchas cosas son importantes, y hay contenidos imprescindibles, y hay opciones urgentes..., la planta no crece tirando de ella, sino dejando que ella dé de sí misma lo que ella pueda dar y desarrollar. No tira de ella, la alimenta, la riega, espera, le sonríe...

Buenos días hermanos y hermanas: Deseo empezar con unas palabras de la Exhortación Evangelii Gaudim “El auténtico acompañamiento… siempre inicia y se lleva adelante en el ámbito del servicio a la misión evangelizadora” (173). En momento de mi servicio, tengo muchos sueños y anhelos para nuestra juventud de la familia Vicentiana: ver y tener a jóvenes con ilusión, anhelos, donde sientan que todos tenemos realizado el fortalecimiento de nuestra institución, para lograrlo es necesario que caminemos acompañados.

El acompañamiento es salud, bienestar, por esto cosas maravillosas, no podemos andar caminar solos. Así que además de acompañar a los jóvenes quiero animarles a esta tarea. Se que algunos cuentan con herramientas para realizarlo., otros las están buscando, y otros más cuentas con la buena voluntad, pero eso no basta..

¿Por qué utilizar una pintura? Porque algunos ven y otros miran. En este caso yo humildemente he mirado y he optado por hacer esta analogía. Considero que trabajar con analogías nos ayuda al desarrollo de argumentos, preguntas, aprender y a desaprender. Cuando me presente a los Asesores Nacionales y a la JMV de todos los países, hice con una analogía, la de la música: hoy invito a que la escuchemos y bailemos…:

“La música y el trabajo con los jóvenes. Los elementos base para la música son: el ritmo, la melodía y la armonía y otros más. ¿Qué pasaría si conjuntamos la vida, la cercanía, el espíritu, el carisma y los valores personales? ¿Qué podría resultar? El trabajo con la juventud tiene su propia melodía, diferente ritmo y se armoniza de diversas maneras, y en ocasiones tiene sus bemoles. Pero, si reunimos estos elementos y claro, otros más, pasaríamos de sonidos independientes a una bella pieza musical; es así cómo considero que pasa con el trabajo con los jóvenes. Hay que conjuntar varios elementos y lograr con los jóvenes y su realidad, una pieza musical que nos lleve a motivar la vida de JMV, con miras a contagiar a otros en el camino de la fe y el servicio. Para ello tendremos que dedicar tiempo de nuestra vida para lograrlo, tendremos que aprender a conectar: vida, habilidad, ritmo, melodía, etc.”

Los invito a todos a que vayamos a la pista de baile. No olvidemos nunca que la música une y rompe fronteras. Nuestro Papa ya está en la pista de baile, están en la primera fila no en el banquillo.

¿Por qué este pintor y no otros? Porque ésta pintura me transmite: un significado profundo, de nuestro Jesús vivo.

Esta exposición que expresa una pincelada, deseo que sea una herramienta útil para el desarrollo de la tarea del acompañamiento y sea realizado con amor, gusto y alegría.


¿Qué es el arte?

El arte consiste en la facultad de comunicar a los demás, los propios sentimientos, mediante el empleo de signos exteriores; y en particular en realizar y manifestar la belleza. "Es la expresión sensible de lo bello


¿Qué es el acompañamiento?

Hablar del término acompañamiento es amplio sin embargo quiero comenzar desde el termino latino “cum panis”, el que comparte el pan, el que está a tu lado, aquella persona cercana, que escuchar, dialoga y favorece relación interpersonal. Se puede decir que hay dos tipos de acompañamiento. Uno que es el acompañamiento de sanar heridas, permitir la integración personal, quién puede realizar esta tarea es gente especializada, en estos temas y el otro, pastoral que es propio de todas las personas

Hay pasajes bíblicos que podríamos destacar para hablar del acompañamiento: Discípulos de Emaús, El Buen Samaritano, El Buen Pastor, el Hijo Pródigo. En cada uno de estos pasajes se destaca la disposición de cercanía a pesar de las características de las personas, diferente cultura (samaritanos), rechazo de las costumbres (Hijo pródigo), sin embargo las actitudes de cercanía están presentes, los del dialogo, apertura, escucha, en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, “La alegría del evangelio”, puede iluminar algunos aspectos del trabajo de acompañamiento [1]. No es tarea sencilla.

El Ser humano es quién necesita acompañamiento desde su nacimiento. Si eso es así, cuanto más el joven, más necesidad. Una tarea no muy sencilla de llevar, Parafrasendo a Sócrates, “es algo muy serio confiar su alma a otro”, es estar a su lado, ayudarles a discernir y ayudarles solidariamente a caminar en la vida, como la analogía que usa Savater como si fuera la pared y la hiedra, sin la primera no crece la segunda, es cuando al joven se le ofrece apoyo y resistencia para salir adelante ante las situaciones de vida, de lo contarios es resultado es un desastre [2].

Se acompañante pastoral del joven significa: hacer que el joven “se siente”, es decir, permanezca concentrado en lo que hace durante un tiempo suficiente para que la curiosidad inicial, débil y transitoria, se fortalezca y asuma una dirección precisa [3].

¿A quién acompaña?

Un acompañante como su nombre lo indica puede acompañar a todo el ser humano, sin embargo ahora solamente quiero tomar al joven como el objetivo principal de la atención del acompañante. Al hablar de la juventud, podemos hablar de muchos rasgos de él. Sin embargo varía de acuerdo a la cultura, tiempo de nacimiento, lugar de desarrollo, educación etc. No quisiera entrar en muchos detalles para no olvidar el punto de partida y de llegada, el acompañante.

El joven recibe un bombardeo por parte de la sociedad consumista, que lo invita a la felicidad en el tener, más que en el ser. “La televisión ofrece modelos de vida, ejemplos y contraejemplos, viola todos los recatos y promociona (…)la abundancia de noticias a menudo contradictorias (junto al mar de dudas que la acompañan). «La televisión tiende a reproducir los mecanismos de socialización primaria empleados por la familia y por la Iglesia: socializa a través de gestos, de climas afectivos, de tonalidades de voz y promueve creencias, emociones y adhesiones totales» (J. C. Tedesco)…No hay nada tan subversivo como un televisor… Pero lo propio de la televisión es que opera cuando los padres no están y muchas veces para distraer a los hijos de que los padres no están... mientras que en otras ocasiones están, pero tan mudos y arrobados ante la pantalla como los propios niños”. Cuando llegan a la adolescencia y juventud son fruto de esta manera de vivir [4].

La cercanía y la escucha puede ayudarse de la entrevista, reuniendo el mínimos para lograr que sea serio y agradable: que el joven se sienta gusto en el ambiente, que haya intimidad evitando interrupciones, dar un tiempo favorable, para que se desenvuelva el joven. Algunas veces habrá que ponerse en los zapatos del joven para entender lo que nos esta diciendo; de acuerdo a la realidad de ellos será frecuente o no, en realidad no hay ritmo de ella; puede ser formales, informales, incluso semi informales.

¿Quién es Siegel Köder?

Sieger Köder nació el 3 de enero de 1925 en Wasseralfingen (Alemania) donde completó sus estudios secundarios. Prisionero en la segunda Guerra Mundial. Estudio para estudió para ser grabador y orfebre. Hasta 1951. Estuido Filología Inglesa. Después de 12 años enseñando arte y trabajando como artista, Köder hizo teología y se ordenó de sacerdote católico en 1971.

Desde 1975 hasta 1995, fue párroco en Hohenberg y Rosenberg. Después se retiró a un pueblo no muy lejos de Stuttgart, donde ahora vive. Los años de parroquia han inspirado la mayor parte de las pinturas de Köder. Hay una completa armonía entre ambas vocaciones: sacerdote y artista.

Su experiencia de la época nazi y el Holocausto judío se refleja constantemente en sus pinturas, donde pocas veces falta una referencia explícita o implícita al mundo judío. Las pinturas de Köder tienen también un profundo significado teológico. Casi nunca pinta el rostro de Cristo, mayormente está reflejado en el agua o en el vino. (Ejemplo lavatorio de pies y la última cena). Otras veces acostumbra a pintar a Jesús fuera del cuadro, en el mismo plano que el espectador como queriendo indicar que Jesús sigue vivo hoy en la persona del que mira el cuadro.

Usa sus pinturas como Jesús usaba sus parábolas. Siempre cuenta historias cargadas de simbolismo y color, poniendo de manifiesto la compleja condición humana y la profundidad de la fe cristiana [5].

Características de sus pinturas - Estilo.

Sieger Köder es un seguidor tardío de la corriente artística que dominó con fuerza las primeras épocas del siglo XX en Alemania, el expresionismo. se trata de una corriente de vanguardia que, inspirada sobre todo en Van Gogh desprecia la forma artística a favor del contenido. Su intención es expresar lo que el autor siente, sin ningún tipo de condicionamientos formales y estéticos. Pretenden que el espectador tenga un impacto emocional a través del colorido, las formas retorcidas, la composición agresiva, etc., así los cuadros expresionistas no tienen ningún respeto por la perspectiva, la composición o el tratamiento de la luz. Utilizan el color de una manera violenta, provocando formas, a veces distorsionadas o caricaturescas que provoquen en el espectador lo mismo que siente el autor. Además del color, a los expresionistas les gusta el simbolismo que concentra más contenido que la mera representación objetiva de las cosas. su forma de expresión es plana, lineal y muy rítmica, en busca de una simplificación absoluta de la forma y el color. en este sentido, pretendían recuperar las formas de expresión del arte primitivo o medieval.

¿Cómo ver los cuadros? [6]

Los expresionistas quieren crear emociones interiores. Por lo tanto, hay que ver los cuadros observando qué provocan en nosotros mismos. Detrás de cada cuadro Sieger Köder está contando una historia. Una historia sobre el ser humano, sobre ti mismo, a la vez, está contando una historia sobre Dios. Cada cuadro hace referencia a varios textos bíblicos explícitos. Conviene que observemos los cuadros mirando a nuestros propios sentimientos y a lo que Dios nos quiere decir a través del relato bíblico en el que se inspira el cuadro.

Reflexión sobre el acompañamiento.

Art -2.jpg

Pintura de Emaús.

Este cuadro representa el pasaje Bíblico, conocido como los discípulos de Emaús (Lc 24,13-35) donde nos narra la decepción de los discípulos. Dos caminantes que comparten su vida, abatidos, tristes, desilusionados, y desesperados, por lo que han vivido. El proyecto en el que habían creído era “Jesús será el libertador de Israel”, pero después de todo, esto no pasó. Regresan a su anterior vida, esto es porque no hay un acompañante que les ayude a reflexionar, analizar y proyectar lo que han vivido. Jesús toma la iniciativa sale a su encuentro, les escucha, se interesa por su desánimo pregunta ¿De qué hablan?, parte de su realidad, de sus sentimientos de su vivencia, de su tristeza, no se dan cuenta quién les acompaña. Jesús, como acompañante. Camina con ellos, les escucha, les hace preguntas, reconoce que la fe es un proceso, a veces largo. Cuando ellos lo reconocen el desparece. Ellos regresan a Jerusalén a prisa, quieren llevar el mensaje, la buena noticia: Jesús es vida, es esperanza, es decir su proyecto tiene sentido

En la pintura una luz que ocupa el lugar central, sin forma. Existen tres momentos en el cuadro, que describiré por separado. La parte central dos hombres alrededor de la mesa, con la mesa puesta: pan y vino. Encada unos de los momentos estarán subrayados algunas de las características del acompañante.

Primer Momento

Lado izquierdo del cuadro.

Art -3.jpg
Dos hombres, que en lo general del cuadro no se alcanzan a ver sus rostros y facciones. No se sabe si van caminando, pero se alcanza a apreciar que tienen un libro e la mano, en la obscuridad no es posible leer ningún texto, por más claro que pueda estar

Ampliando más la parte del cuadro de aprecia, que están lejos de las monte donde en la cima se ven unas cruces y la luna. El fondo de esta parte de cuadro es obscuro. La parte que tiene mejor claridad del cuadro.

Esto me hace pensar que el acompañante en ocasiones no ve con claridad lo que esta de tras de cada uno de los jóvenes. Sin embargo lo importante es la actitud de cercanía.

Escucha paciente. Saber escuchar sin prisas y sin frenos, no escatimar tiempo. Se necesita haber escuchado y callado mucho antes de decir alguna palabra significativa para el joven. Aceptar que cada uno de los jóvenes tienen su propio ritmo y apoyándola a que siga el proceso.

Art -4.jpg

La cruces significan el acontecimiento de Jesús Muerto. Lo que pensaban los discípulos respecto a Jesús, no sucedió, como habían pensado. Las cosas no tienen sentido. En las sobras de los se vislumbra que hay una tercer persona con una luz encima. La experiencia del resucitado aún no ha sido entendida por sus discípulos. “y conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado. Y sucedió que, mientras ellos conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió”( Lc 24,14-15)

Tiene una experiencia de fe que le hace estar al servicio de los jóvenes: quien se ha sentido amado y puede hacer sentirse amado a otros, darle un sentido de vida, transmitir la alegría de vivir. “Capacidad del corazón que hace posible la proximidad…” (EG 171).

Segundo Momento.

¿Los mismos hombres de atrás? Ahora sus vestidos se distinguen, son diferentes: azul
Art -5.jpg
y rojo, están al lado de la mesa cuadrada, cubierta con un mantel blanco. Muy cercanos a ella, como si no hubiera espacio en todo el cuadro. En la mesa hay tres vasos con liquido rojo, tal vez de vino ¿son dos personas y hay tres vasos? Pan partido en dos pedazos, corresponde al número de personas sentadas a la mesa, uno de ellos tiene el pan en la mano, son tres pedazos de pan, partidos.

Acogedor. Más allá de una manera educada de trato con la gente. Es recibir y tratar con cariño y delicadeza la vida de los jóvenes, saber sintonizar con el corazón yendo más allá de las palabras que se dicen y se escuchan y no forzar los silencios [7]. "¿De qué discutís entre vosotros mientras vais andando?" (jn 24 16)

Humilde. Reconocer que no es el protagonista de este trabajo, sino un instrumento para el crecimiento de los jóvenes. No eres el paño de lágrimas, pero saber decírselo, eres alguien que comparte la vida con ellos. Sus realidades, sueños e ilusiones.

Instrumentos de ayuda. No basta ser acogedor, poner la mesa, esperar a merendar, hay que ayudar al joven a tener en cuenta sus necesidades y sus realidades. Te ayudas de la técnica de la entrevista, realizada en un lugar adecuado, con un clima de acogida, que se logra con la cercanía y la escucha. Tener claro a donde se quiere llegar con el acompañado. Algunas preguntas que pueden ayudar ¿Qué buscas? ¿Por qué ahora? ¿Por qué conmigo? Sin olvidas hacer un plan de acompañamiento.

Actitudes. Las actitudes positivas frente a los jóvenes son las mejores: cercanía, aceptación, amistad; así como la autoridad para marcar los límites con ellos, saberles proponer opciones. A los adolescentes y jóvenes también se les ayuda cuando se marcan límites. El acompañante debe confiar, creer, demostrar sus cualidades, saca lo mejor de sí mismo y ayuda a los jóvenes a hacer lo mismo.

[a]Delante de la mesa.

Art -6.jpg

“Y, empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les explicó lo que había sobre él en todas las Escrituras…. Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado…” (LC 24, 27. 29)

Delante de la mesa algunos escritos, uno enrollado, otro como dos tablas escritas [8] y otros desenrollado, como si hubieran estado estudiándolos. Tal vez es la Torá [9]. El resplandor de la luz, formando un arco, umbral de la puerta. Posiblemente alguien estuvo ahí, o está ahí, pero el resplandor no nos deja ver quién es. ¿Tal vez, porque es tarde lo invitan a comer y luego se va? ¿Dejando la puerta abierta?, “le reconocieron al partir el pan” (Lc 24, 31.35).

Acompañante no es directivo, sino fraterno y libre; no es un “Yo sé y tu no”. “Saber reconocer la situación de cada sujeto ante Dios” (EG 172). Cabe mencionar que el acompañamiento en los adolescentes tiene tres momentos: El sueño, ayudándole a salir de la infancia y seguir hacia delante; el proyecto, le ayuda a ejercitar la voluntad y 3 la realización, teniendo claro que el objetivo es hacer adultos, todo este procesos se necesita acompañarlo.

Es un invitado. El acompañante es aquel a quien se le invita a participar en el mundo del otro, le permiten la entrada para que este cerca, conozca la vida de quién le invita, no para dirigirle que tiene qué hacer, y planearle cómo lo va hacer; debe de tener el profundo respeto. A la medida que él acompañado progresa, crece, disminuye la intensidad y la tarea del acompañante [10], porque está claro que deseamos.

Es Creativo. “El resultado pastoral no depende de la riqueza de los recursos, sino de la creatividad del amor” [11], con los medios que tiene, con la oportunidad que le brindan, las aprovecha para lograr acompañar en el camino de la vida.

[b] Dos posturas diferentes

Primera postura: El Hombre de Azul sigue cabizbajo, como que sigue
Art -7.jpg
pensando, su talit [12] sobre su cabeza, ensimismado en su costumbre, y tradición, comiendo el pan de una manera silenciosa y tímida, tal vez haciendo oración antes de tomar los alimentos, su mirada un poco perdida o tal vez mirando a los escritos.
Art -8.jpg

Respetuoso. El que desea acompañar es alguien que conoce ó se empeña en conocer y comprender los ambientes juveniles, que es capaz de escuchar, “cuantas veces sea necesario” (EG 169). La Escucha nos ayuda a encontrar el gesto y la palabra oportuna que nos desinstala de la tranquila condición de espectadores ante la realidad de los jóvenes (Cfr EG 171).

Segunda Postura: El hombre de Rojo mirando hacia la luz, una postura atenta, pero con un signo d admiración por la actitud de la mano derecha y con la izquierda deteniendo un vaso de vino y su brazo en los papeles. Posiblemente también estaba atento estudiando con ellos. Conserva en talit en los hombros, tal vez en vez de hacer oración, ya estaba conversando con otro, ¿pero quién es? Su postura erguida, serena, segura, parece optimista.

Ayuda a madurar. El acompañamiento pastoral no tiene como objetivo crear conductas infantiles, personas independientes. Se habla se comparte y después cada uno tiene sus distintas tareas. El Evangelio nos propone corregir y ayudar a crecer a partir de reconocer la maldad objetiva de sus acciones, pero sin emitir juicio sobre su responsabilidad y su culpabilidad. Es buen acompañante no consiente los fatalismos (no correr riesgo, no atreverse, acobardarse) o la pusilanimidad (falta de ánimo, valor para soportar desgracias, invitarles a que la opción es parte del paquete), (E.G. 172).

Para llegar a un punto de madurez, es decir para que las personas sean capaces de decisiones verdaderamente libres y responsables es preciso dar tiempo, con una inmensa paciencia”, No es posible hacer que el joven lleve nuestro ritmo, pero tampoco es que nosotros nos pongamos al ritmo de los jóvenes, que eso entonces estaría desvirtuando nuestra tara de acompañantes.

Tercer Momento

Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los
Art -9.jpg
Once y a los que estaban con ellos, que decían: "¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón!". Ellos, por su parte, contaron lo que había pasado en el camino y cómo le habían conocido en la fracción del pan”
(Lc 24,33-35).

Atrás del hombre de Rojo. Se ven los hombres con una vela grande que les alumbra, la traen en sus manos, existen otras manos en señal de alegría, de movimiento, ¿serán los mismos hombres del primer momento? A quienes no se les ve y parecen estáticos o son otros, ¿serán los del segundo momento? O ¿serán los mismos desde el primer momento?, pero que sus posturas y actitudes han cambiado, como resultado del segundo momento.

Acompañante es un educador. Es conocer lo que está pasando a su alrededor. Educar no es solamente transmisión de conocimientos, sino “que se acompaña de un ideal de vida y de un proyecto de sociedad” [13], el cual podría ser: vivificar la vida del joven para lograr su protagonismo en la sociedad.

Se deja ayudar. Conocer posibles colaboradores en la tarea de acompañamiento como pueden ser maestros, asesores jurídicos, psicólogos. Buscar colaboradores entre los que formamos la Iglesia, “¿una Iglesia capaz de llevar de vuelta a Jerusalén? Capaz de acompañar el retorno a casa? Compañía, escucha, calor en vez de lejanía, frialdad, rigidez, “Sirve una que vuelva a llevar calor, para encender el corazón” [14]. Realizar la tarea con otros, nos ayuda a realizar la tarea mejor.

Actualizado. Acompañante en la Era digital. Hoy el conocimiento está cada vez más está al alcance de los jóvenes por otros medios tecnológicos: Televisión, teléfono, celular-móvil, internet, redes sociales (face book, whats app, twitter, etc) pero este exceso de información también genera confusión; es importante organizar la esencia del mensaje, es darle criterios de valor al joven para ayudarle a discernir.

Necesitamos hombres y mujeres que, desde su experiencia de acompañamiento conozcan los procesos donde está presente la prudencia, la capacidad de comprensión, arte de esperar, la docilidad al Espíritu para cuidad entre todos a los ovejas que se nos confían, en este caso la juventud de nuestros países (EG 171).

Arte y Acompañamiento pastoral

Por señalar algunos elementos similares entre el artista y el acompañante:

  • Persona con paciencia, el tiempo es su aliado, va marcando un ritmo
  • Identifica lo que quiere hacer y mientras hace, sigue creando.
  • Persona apasionada, dedicada en lo que cree y lo que hace
  • Persona con habilidades: admiración, contemplación.
  • Persona con experiencia de lo que está realizando
  • Persona que saca lo mejor de sí mismo, es creadora, promotora
  • Persona creadora, pastiche.

El acompañamiento pastoral desde la "Evangelii Nuntiandi" [15] nos recuerda que "la fidelidad a un mensaje del que somos servidores y a las personas a las que hemos de transmitirlo intacto y vivo, es el eje central de la evangelización" (Núm 4). El encuentro es un anuncio y su inserción en un amplio proceso de crecimiento e integración de todas las dimensiones de la persona en un camino de escucha y respuesta (E.G. 166) ), surge a partir de una experiencia de fe y de servicio. Provocando un camino de formación y maduración y no precisamente una formación doctrinal (Cfr. E.G. 160 y 161), de manera fraterna, cercana, dialogante, cuantas veces sea necesario en este “Arte de acompañamiento” (EG169).

El Acompañamiento debe llevar más y más a Dios, en quien podemos alcanzar verdadera libertad. El acompañamiento sería contraproducente si se convierte en una terapia. Para ello es necesario recurrir a profesionales, para esta tarea.


Mediante este trabajo he querido resaltar la figura del acompañante: Persona que desea realizar este servicio y posee cualidades: cercana, escucha, dialoga, interroga, paciente «si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán en el hoyo» (Mt 15,14). Es quien tiene un sentido de vida; motiva a jóvenes vivir con otros la experiencia de vida y fe; a ver a Dios en los pobres y en los pobres a Dios, es un testimonio de vida, por sus actitudes con las que camina en ella. En definitiva el acompañante juvenil está convencido que el joven es quién debe tomar las decisiones necesarias para caminar en la vida. No es el acompañante quien da el camino, es quién acompaña ayudando al joven a ser artífice y protagonista de su propia historia.

FOOTNOTES

[1] Al referirse al predicador que necesita poner oído en el pueblo, para descubrir lo que los fieles necesitan escuchar EG 154.

[2] Savater, Fernando. “El valor de educar”, ed. Ariel, 14ª Edición, Barcelona, pág. 47

[3] cfr. Desiato, Massino. Reseña de “el valor de educar” de Fernando Savater, revista Educere, vol. 4 núm. 11 octubre-diciembre 2000, universidad de los andes, Venezuela, pp. 267-268,

[4] Savater, O.C. pág 32-33.

[5] https://app.box.com/s/ltgc9kt9i9daxv8rfqiy

[6] Ibidem.

[7] Cfr. Ubillus, José Antonio. “El rol del asesor en los grupos laicos de la FV” revista vicentiana julio-octubre 2002, Roma, pag. 468.

[8] Las dos tablas de la Ley, con las diez Palabras (mandamientos) es otro símbolo religioso característico del pueblo judío, esculpido o representado con frecuencia en las sinagogas. Recuerda que Yahvéh les dio la Torá ( la Ley ) en el Monte Sinaí y también la llamada a la obediencia y a la fidelidad a Dios. http://www.buzoncatolico.es/formacion/cultural/judiosvestidosytradiciones.html.

[9] Cuerpo total de las enseñanzas y leyes judías. A su vez, en hebreo, Torá significa ley, doctrina y también, instrucción y enseñanza. En su acepción más profunda, Torá es la raíz y núcleo espiritual y ,el mundo, su expresión física. http://www.tora.org.ar/

[10] Ubillus O.C. pág. 467.

[11] Spadaro, Antonio. “El sueño del papa Francisco”, El rostro futuro de la Iglesia, Publicaciones claretianas, 2013 pág. 57.

[12] El Talit es el chal que se emplea durante la oración. Generalmente es de lana blanca. Tiene flecos o borlas, en sus cuatros esquinas (Núm 15,37-41). Se coloca de modo que cubra la espalda y caiga hacia adelante sobre los hombros. Todo varón judío debe vestir su talit durante la oración común. Es costumbre obsequiarle uno de estos mantos al joven judío en la ceremonia de iniciación a la vida adulta (la fiesta de bar mitzvah). La bandera de Israel sigue el esquema básico de un talit: fondo blanco, con dos delgadas bandas celestes a lo largo de la misma, y el escudo de David en el centro. Cfr. http://www.buzoncatolico.es/formacion/cultural/judiosvestidosytradiciones.html

[13] Savater, O.C. pág. 43

[14] Spadaro, O. C. pág. 63

[15] Exhortación Apostólica "Evangelii Nuntiandi" Anuncio del Evangelio de Pablo VI (197

BIBLIOGRAFIA

Savater, Fernando. “El valor de educar”, ed. Ariel, 14ª Edición, Barcelona.

Spadaro, Antonio. “El sueño del papa Francisco”, El rostro futuro de la Iglesia, Publicaciones claretianas, 2013.


REVISTAS.

Desiato, Massino, Reseña de “el valor de educar” de Fernando Savater, revista Educere, vol. 4 núm. 11 octubre-diciembre 2000, pp. 267-268, universidad de los andes, Venezuela.

Ubillus, José Antonio. “El rol del asesor en los grupos laicos de la FV” revista vicentiana julio-octubre 2002, Roma.


DOCUMENTOS.

via pulchritudinis, Pontificio consejo para la cultura, camino privilegiado de Evangelización y de dialogo. Documento final de la Asamblea Plenaria, 2006.

Evangelii Gaudium, Exhortación Apostólica, La alegría del Evangelio, Papa Francisco, 2013.


PAGINAS WEB

http://definicion.de/arte/#ixzz32HPdvD00 http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/ayudadetareas/frecero/frecero3.htm http://www.slideshare.net/tomperez/qu-es-el-arte http://es.wikipedia.org/wiki/Arte https://app.box.com/s/ltgc9kt9i9daxv8rfqiy http://www.buzoncatolico.es/formacion/cultural/judiosvestidosytradiciones.html. http://www.tora.org.ar/ http://vocacionreligiosa.org/acompanamiento/ique-significa acompanamiento.html