Sections

9 de febrero de 1945

En Filipinas, tras el desembarco de los americanos, los japoneses van a dejar numerosas víctimas civiles antes de ser derrotados. Las tres casas de la Congregación de la Misión (la casa central de San Marcelino y la del barrio "Intra muros", ambas en Manila, y el seminario de Mandaloyong) sufrirán importantes daños materiales y, sobre todo, pérdidas humanas: trece sacerdotes y cinco hermanos en total. En la casa central, los soldados japoneses tenían encerrados en el refectorio, desde el 3 de febrero, a los seis sacerdotes y tres hermanos que componían la comunidad en el refectorio. Entre ellos estaban el P. José Tejada, visitador desde 1932, y el P. José Fernández, que por su celo era llamado "Cura de Manila". El 9 de febrero, ante el avance de los americanos, los guardianes, sobre las diez de la noche, sacan a los nueve con las manos atadas a la espalda y los ametrallan, arrojándose sus cuerpos al lago vecino el 4 de marzo. En el seminario de Mandalayong, son asesinados los sacerdotes Prisciano González y Crispín Gómez y el hermano Rafael Martínez, sin que puedan precisarse los detalles.