Sections

9 de febrero de 1798

Es fusilado en Besançon el sacerdote paúl Francisco Martelet. Profesor en el seminario de Mans, se negó a hacer el juramento exigido por la Constitución Civil del Clero y enseñó a sus alumnos el alcance del mismo. Tuvo que exiliarse. Tras la caída de Robespierre, se instaló en Saint-Omer, desarrollando funciones sacerdotales durante dos años de manera clandestina. Traicionado, fue encerrado el 21 de octubre de 1797 en Jussey, su lugar de nacimiento. Los jueces de su tierra no quisieron condenarle y los de Vesoul le sugirieron que mintiera para ser liberado. Él respondió que "más vale morir por la verdad que vivir en la mentira". Tras cuatro meses de prisión y quince interrogatorios, Francisco Martelet muere, a sus treinta y ocho años, fiel a su fe.