Sections

9 de febrero de 1659

Consejo de la Compañía de las Hijas de la Caridad que se celebra en San Lázaro y trata tres puntos: primero, el consejo solicitado por una hija de la Caridad a la que sus hermanos le piden que les dé la casa que posee junto a las de ellos; segundo, qué hacer con una Hija nueva que está muy enferma; tercero, forma de instruir a las personas que lo piden. Respecto al primer punto, se apunta que hace poco que la hermana está en la Compañía y hay dudas de que permanezca en ella porque ha dado muestras de cierta ligereza de espíritu y vino enferma y sigue teniendo algunas molestias. El P. Antonio Portail señala que no es conveniente que las Hijas de la Caridad entreguen sus bienes, pues su caso es distinto del de las que entran en una congregación religiosa y hacen votos perpetuos. Todos están de acuerdo en recomendarle que no dé su casa y Vicente de Paúl dice que hay que tener por máxima en la Compañía no recomendar nunca a las hermanas que se deshagan de sus bienes. Sobre el segundo punto, acuerdan despedir a la hermana enferma teniendo en cuenta que, en su estado actual, no puede desarrollar las funciones propias de una Hija de la Caridad, que ya estaba enferma cuando ingresó, que ella ha dicho que está dispuesta a volver a su tierra cuando tenga fuerzas y que regresar a su tierra podría ayudarle a recuperarse. Vicente aclara que el hábito de no despedir a una Hija enferma se aplica cuando la enfermedad la ha contraído después de una vida dedicada a servir a los pobres en la Compañía. Respecto al último punto, Vicente dice que hay que enseñar la doctrina, pero también las buenas costumbres y los deberes de un buen cristiano.