Sections

8 de octubre de 1642

Carta de Vicente de Paúl, desde París, a los sacerdotes de la Misión Juan Brunet y Esteban Blatiron, que están en Alet: "Ya les he dicho que la Providencia de Dios les llama a Roma para fundar una nueva casa...". Es una forma cortés de repetirles que su decisión de abandonar la casa de Alet es irrevocable. Han pasado tres años desde que el P. Blatiron vino a este lugar para instalar la Misión y un seminario, a petición del obispo y amigo de Vicente, Nicolás Pavillon. Este joven obispo, en su preocupación por la reforma cristiana de su pequeña diócesis, ha hecho tantos encargos pastorales a los misioneros que la vida de la comunidad se ha resentido. Tras la partida de los Paúles, el obispo enviará una carta a Vicente reconociendo humildemente su falta; pero los Sacerdotes de la Misión no regresarán hasta treinta y seis años después.