Sections

4 de enero de 1659

Carta de Luisa de Marillac a la superiora del Hospital de Nantes, sor Nicolasa Haran: "Para agradar a Dios, no es necesario sentir siempre alegría y consuelo. Dado que el Hijo de Dios ha realizado la salvación del mundo con tristezas y dolores, es muy razonable que, si queremos tener parte en sus méritos, nos superemos para aceptar sus sufrimientos".